EL PAíS › GUILLERMO MONTENEGRO SERá EMBAJADOR EN URUGUAY

Al otro lado del río

 Por Santiago Rodríguez

Cuando empezó a vislumbrarse que Mauricio Macri podía ganar las elecciones y comenzaron las especulaciones en torno de quiénes lo acompañarían en la primera línea de su gobierno, todos lo daban como número puesto para alguna de las áreas vinculadas con su gestión en la ciudad de Buenos Aires en los últimos ocho años. Algunos lo tenían como una fija para el Ministerio de Seguridad y otros arriesgaban que podía quedar al frente de una agencia encargada de luchar contra delitos complejos. Guillermo Montenegro, de él se trata, deberá conformarse con un cargo de mucha menor relevancia: el presidente electo decidió ayer enviarlo como embajador argentino en Uruguay. “Lo mandaron al exilio”, graficó un dirigente del sector macrista en el que juega el aún ministro de Seguridad porteño.

La interna por la Jefatura de Gobierno porteño entre Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta marcó una divisoria de aguas en el macrismo, que los triunfos posteriores no terminaron de borrar. Montenegro se alineó con Michetti y son varios los que atribuyen a eso que su destino sea ahora Montevideo. Dicen que Macri y el influyente Marcos Peña les están pasando la factura a quienes contradijeron su definición de que el sucesor en la Ciudad debía ser Rodríguez Larreta. Ponen también de ejemplo al saliente ministro de De- sarrollo porteño, Daniel Chain, otro de los que acompañó a Michetti en su aventura porteña. Chain, parte del selecto grupo de ex directivos de Socma que Macri reclutó para su desembarco en la política, ocupará dos lugares, pero ninguno en la primera línea de la administración macrista: será secretario de Obras Públicas en la órbita del Ministerio del Interior y, en simultáneo, presidirá la empresa estatal de Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA).

Hernán Lombardi, compañero de fórmula de Michetti en las primarias para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, quedará al frente del Sistema Nacional de Medios Públicos. Aunque sumará el manejo de Tecnópolis y el Centro Cultural Néstor Kirchner, muchos lo imaginaban en un cargo similar al que ocupa en la Ciudad: el Ministerio de Cultura en el que Macri puso, en cambio, a Pablo Avelluto, quien conduce los medios públicos porteños.

Frente a quienes sienten que han sido relegados, hay michettistas que recurren a otros casos para argumentar que no hay nada en particular contra ese espacio. “Frigerio también apoyó la candidatura de Michetti y Macri lo puso al frente del Ministerio del Interior”, ejemplifican. Entre los que jugaron a favor de la vicepresidenta electa en la interna porteña y tendrán una silla en el gabinete, mencionan también a Jorge Triaca, designado para conducir la cartera de Trabajo.

Entre los que no se consideran perjudicados en el reparto de lugares de la próxima administración, la explicación puntual para el caso de Montenegro es otra y tiene que ver con el caso de las escuchas ilegales. Recuerdan que mientras varios ex funcionarios porteños deberán enfrentar un juicio oral por ese hecho y el propio Macri aún está procesado, Montenegro –que hasta su designación en el gobierno porteño era juez federal– consiguió despegarse del caso y fue sobreseído. “Ahí hay una vieja cuenta pendiente que ahora está siendo saldada”, dicen sobre la razón por la cual Montenegro tendrá que hacer las valijas e irse a Montevideo.

Compartir: 

Twitter
 

Sin lugar en el gabinete, Guillermo Montenegro irá a Montevideo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.