EL PAIS › MARCHA A PLAZA DE MAYO DEL BLOQUE NACIONAL PIQUETERO

Pan, trabajo y que se vayan

Pidiendo la renuncia de Duhalde y una asamblea constituyente, los piqueteros, algunos caceroleros, asambleas barriales y las Madres culminaron la movilización desde el interior.

 Por Laura Vales

El Bloque Nacional Piquetero marchó a la Plaza de Mayo en reclamo de la apertura de puestos de empleo y la reestatización de empresas privatizadas. La protesta se realizó bajo la consigna “por pan, trabajo y que se vayan todos”. Las organizaciones que integran el Bloque –el Polo Obrero (del Partido Obrero), el Movimiento Territorial de Liberación (vinculado al Partido Comunista), el Movimiento Sin Trabajo (del Movimiento Socialista de Trabajadores) y el Teresa Rodríguez– exigieron desde el palco la salida del gobierno de Eduardo Duhalde y la convocatoria a una asamblea constituyente.
El acto en la Plaza de Mayo cerró una marcha iniciada el lunes desde distintos puntos del interior del país. En las filas de desocupados, que se movilizaron junto a seccionales gremiales afines al Bloque y los trabajadores de las fábricas tomadas Brukman y Zanon, hubo delegaciones de Tartagal, Bahía Blanca, Mar del Plata, Tucumán y San Lorenzo, entre otras localidades.
El reclamo de los manifestantes engloba cuatro puntos básicos: “La eliminación de los Consejos Consultivos (organismos que se encargan en cada municipio de distribuir los planes de empleo), la entrega de 130 mil kilos de alimentos, la libertad de Emilio Alí y Raúl Castells y la reestatización de todas las empresas privatizadas”, enumeró Beto Ibarra, del MTL.
Los piqueteros ya han dejado este petitorio en distintas reuniones mantenidas con el Gobierno en el último mes. Ayer no hubo entrevistas con ningún funcionario, sino que se solicitó una audiencia con Duhalde para el lunes que viene.
Los piqueteros tuvieron la adhesión de un alto número de asambleas barriales. Al llegar a la plaza junto al Bloque caminaban delegaciones de los vecinos de San Telmo, Boedo-San Cristóbal, Plaza Flores, Parque Chacabuco, Parque Lezama y Belgrano-Núñez.
A las tres y media de la tarde medio centenar de ahorristas que venían de escrachar bancos en el microcentro entraron a la Plaza, cantando “piquete y cacerola, la lucha es una sola”. Hebe de Bonafini, junto a un grupo de Madres de Plaza de Mayo, llegó poco después y se ubicó en la primera fila de la concentración, frente al escenario.
Las columnas más numerosas fueron la del Polo y la del Movimiento de Jubilados y Pensionados que encabezaba Nina Peloso, esposa de Raúl Castells. El sector de Castells, sin embargo, se retiró minutos después de llegar. Roberto Martino, del Teresa Rodríguez, los acusó de haber pretendido instalar como orador a Julio Piumato, secretario de prensa de la CGT rebelde, y dijo que el sector de Castells abandonó la protesta ante la oposición a que Piumato hablase. Ido el sector de Castells, quedaron las líneas piqueteras de los partidos de izquierda.
El acto tuvo una decena de oradores, entre dirigentes piqueteros y sindicales del interior y la Capital. Arriba del palco, la lectura de la mayoría de los que hablaron fue que hay un proceso revolucionario abierto, que el gobierno de Duhalde sigue atado a las políticas dictadas por FMI y que en este marco el conflicto social va a resolverse con mayor represión.
“Vamos a pelear por tirar abajo este plan del FMI, único camino para que haya trabajo”, planteó Gustavo Giménez, del MST. “Esta marcha nos ha hecho vibrar en la frecuencia de la rebelión popular argentina”, dijo Néstor Pitrola, del PO, antes de advertir que el FMI “quiere un régimen de la represión, de la Gendarmería defendiendo a las petroleras. Están preparando un golpe de Estado, que es hacer morir a trabajadores y desocupados en todas las provincias”.
Una parte sustancial del acto fue destinada a criticar al otro sector piquetero que encabezan Luis D’Elía (CTA) y Juan Carlos Alderete (CCC). Roberto Sessa, del MTL, planteó que “no tiene que haber más lugar en las rutas para los que prostituyeron los cortes de rutas y las protestas y las convirtieron en una tregua con el gobierno de Duhalde”. “Los gordos de La Matanza, la CGT y el Frenapo lo único que quieren es llevar agua para el molino de la patronal”, sostuvo el orador anterior. “Que se vayan todos quiere decir también que se vaya la burocracia sindical de (Hugo) Moyano, (Rodolfo) Daer y (Víctor) De Gennaro”, dijo Edgardo Quiroga, secretario general de la CGT San Lorenzo.
Los dirigentes del Bloque anticiparon que la semana entrante definirán un nuevo plan de lucha con cortes de ruta por tiempo ininterrumpido. El Polo Obrero, el MTL y el MST anunciaron también que el domingo participarán masivamente en la asamblea nacional de asambleas barriales que se realizará en Parque Centenario.

Compartir: 

Twitter
 

Los piqueteros y desocupados exigieron alimentos y la libertad de Alí y de Raúl Castells.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared