EL PAíS › EL GOBIERNO SALIO A FRENAR LA SUBA DEL DOLAR APUNTANDO A BANCOS Y EXPORTADORAS

La batalla del verde recién comienza

En la primera intervención fuerte en el funcionamiento del mercado desde que se liberó el tipo de cambio, el Banco Central dispuso una medida que obliga a los bancos a desprenderse de unos 800 millones de dólares. También está estudiando acortar los plazos de liquidación de divisas por parte de los exportadores. Ayer el BCRA compró y vendió, cerrando el dólar a 2,45.

 Por Claudio Zlotnik

En una muestra de la preocupación que genera la disparada del dólar, desde el Gobierno lanzaron una fuerte ofensiva contra los sectores que, suponen, están atesorando divisas presionando sobre el tipo de cambio: los bancos y los exportadores. Frente a los primeros, el Banco Central endureció su política y Mario Blejer, presidente de la entidad monetaria, ordenó que los bancos se desprendan de entre 700 y 800 millones de dólares, al imponerles límites a la tenencia de divisas. En forma simultánea, y también como una forma de autopreservación, Eduardo Duhalde adelantó que se acelerarán los plazos de las compañías exportadoras para liquidar sus dólares. El efecto de la medida para los bancos fue un leve retroceso en la cotización de la moneda estadounidense, que ayer cerró a 2,45 pesos en la mayoría de las casas de cambio.
Esa medidas se produjeron al final de una semana en la cual el dólar llegó a venderse por encima de los 2,50 en las agencias. Si bien en un primer momento tanto el Central como el Ejecutivo se empeñaron en quitarle dramatismo a la situación, la entidad emisora asumió que, de perseverar, la escalada del dólar redundaría en una nueva ronda de remarcaciones de precios. La medida que pone límites a la compra de dólares por parte de los bancos se tomó luego de que el Central vendiera en el mercado, sin demasiado éxito, más de 200 millones de dólares en tres días. Ayer por la mañana, una vez conocida la circular respectiva, el BC se dio el gusto de comprar billetes a las entidades financieras. En total habría adquirido entre 30 y 40 millones de dólares, aunque durante la tarde se vio obligado a desprenderse de unos 40 millones para contener la ola de compras de el público minorista y de empresas.
No bien se difundió la norma restrictiva, varios bancos elevaron sus quejas. Según pudo saber este diario, los bancos americanos Citi, BankBoston y el alemán Deutsche se habrían negado a cumplir con la exigencia del Central. El principio de rebelión fue abortado cuando el BC lanzó un comunicado telefónico advirtiendo que “las entidades financieras que no cumplan con el envío de la información requerida no podrán operar en (el mercado de) cambios”. Por las dudas, inspectores del Central visitaron las principales entidades financieras para constatar “in situ” algunos números de los balances.
La medida tomada con los bancos ya existe en Brasil y en varios países de América latina. Consiste en que las entidades financieras no pueden tener más del 5 por ciento de su patrimonio en divisas. Con tal de tomar recaudos, Blejer dictó una norma bien restrictiva, contabilizando en aquel 5 por ciento no sólo a los dólares billete sino también a los títulos de deuda del exterior, al oro y a las operaciones de cambio pendientes de liquidación. Como en su conjunto los bancos sobrepasan ese techo impuesto, deberán desprenderse de los dólares sobrantes. Una vez que esto suceda, la medida servirá para limitar la compra de dólares por parte de las entidades.
La iniciativa es importante ya que en los últimos días los técnicos del Central detectaron que los bancos especulaban con un alza del dólar: retenían parte de los billetes que liquidaban los exportadores y los que el propio BC distribuía entre las entidades para calmar la carrera alcista de la moneda estadounidense. Y recién los colocaban entre las casas de cambio cuando el mercado volvía a empujar al dólar y, a su vez, reaparecía el Banco Central. Se había formado un círculo vicioso.
Pese a que la norma obliga a los bancos a vender sus dólares, al menos ayer, Blejer prefirió comprárselos a entre 2,30 y 2,35 pesos –y no a un precio inferior–, evitando así ocasionarles pérdidas financieras a las entidades.
Además de poner la lupa en el sistema financiero, el Gobierno tomará medidas con los exportadores. No debe olvidarse que con sus ventas al exterior, esas compañías dominan la oferta de dólares. Pero especulando con que el dólar podría seguir escalando, las compañías vienen reteniendo billetes. “Estamos modificando las disposiciones para que (los exportadores) tengan la obligación de liquidar rápido. Las viejas disposiciones hacían que tengan que liquidar cada 180 días, lo que es un exceso”, dijo el mandatario en declaraciones radiales. Duhalde no dio precisiones sobre los futuros cambios, pero el sector que liquida seis meses después de la operación es el industrial. El agro debe hacerlo entre 15 y 120 días después de que se embarcó la mercadería. Los empresarios no tardaron en salir al cruce del jefe de Estado. Enrique Mantilla, de la Cámara de Exportadores (CERA), advirtió que si se achican los plazos de liquidación “las exportaciones se van a reducir” (ver aparte).
Dos meses después de liberado el tipo de cambio, el Gobierno se decidió a pulsear con los dueños de los dólares. Ya lo había intentado hace un mes, cuando ordenó a los bancos a que le vendan al Central sus dólares a 1,40 y luego dio marcha atrás. Pero ahora los funcionarios saben que el éxito de la nueva estrategia es vital para frenar la marcha alcista de la moneda estadounidense.
Por ahora, la incertidumbre hizo que ayer se vuelvan a formar largas hileras frente a las casas de cambio del microcentro de pequeños inversores en busca de unos pocos dólares. Antes del fin de semana, también las empresas se largaron a hacer compras promedio de 80 mil dólares, según consignaron en distintas agencias. Ante esta situación, y como parte del paquete lanzado para distraer la atención sobre el dólar, el BC volvió a licitar Letras en pesos por 50 millones, al 35 por ciento anual (ver aparte).

Compartir: 

Twitter
 

La city siguió dominada por la ansiedad del chiquitaje, que formó largas colas para comprar y vender dólares.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.