EL PAíS › MACRI TRASLADó EL ACTO DE HOY A OLIVOS, LUEGO DE LA INSTALACIóN DE UN ACAMPE EN PLAZA DE MAYO

Locro y pastelitos lejos de las protestas

El Gobierno había organizado el festejo del 25 de Mayo en la plaza detrás de la Casa Rosada, pero lo cambió por “un tema organizativo”. “Nos parecía lindo abrir las puertas de Olivos”, justificó Peña. Habrá 400 invitados, entre ministros y referentes como Margarita Barrientos.

 Por Werner Pertot

El presidente Mauricio Macri asistirá hoy al tradicional Tedeum en la Catedral Metropolitana y luego se mostrará comiendo locro con dirigentes sociales en la Quinta de Olivos. El Gobierno cambió el lugar en el que celebrará el 25 de mayo, que pasó de ser en la plaza detrás de la Casa Rosada, donde está en monumento a Juana Azurduy, a Olivos. Las versiones sobre el motivo difieren: mientras circulaba que se había trasladado el acto para evitar las protestas que habrá en Plaza de Mayo, el Balcarce 50 indicaron que se hizo por “un tema organizativo”.

Los hechos se sucedieron de esta manera:

1. Desde ayer, el Frente Popular Darío Santillán y otras organizaciones instalaron un acampe en Plaza de Mayo. Reclaman un aumento de sueldo para las cooperativas que dependen del Gobierno de la Ciudad y trabajo para los desocupados. “El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta ha incumplido el compromiso que planteó tras el acampe en jefatura de Gobierno”, sostuvo José María, dirigente del Polo Obrero. “Volvemos a la calle a exigir que resuelvan el problema del empleo”, indicó.

2. La agenda de Macri se modificó ayer mismo: en el plan original, iba a ir de la Catedral a Casa Rosada y el acto por el aniversario de la Independencia se trasladó de Plaza Colón, donde está monumento de Juana Azurduy, detrás de Casa Rosada, a la Quinta de Olivos.

Pese a esta secuencia, en el Gobierno negaron que la decisión se deba a las protestas. “Nunca estuvo fijo en ese lugar. Se evaluó y después se decidió otra cosa. El lugar era absolutamente incómodo. No es por las protestas, si vivimos con protestas”, indicó un alto funcionario a Página/12. Señaló que hubiera bastado con unas vallas y algunos policías para evitar cualquier inconveniente.

En una conferencia de prensa, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que el cambio de lugar “es un tema organizativo”. “Nos parecía lindo abrir las puertas de Olivos y fue una decisión de la familia presidencial para agasajar a los invitados, muchos de ellos de las organizaciones sociales”, sostuvo.

El nuevo plan es que Macri compartirá un locro y pastelitos de membrillo y batata con un grupo de dirigentes sociales, encabezado por Margarita Barrientos, del barrio Los Piletones. También estarán sus ministros entre otros 400 invitados. En el Gobierno destacaban la “austeridad” del acto en comparación con los espectáculos masivos que hicieron los gobiernos kirchneristas en Plaza de Mayo, con artistas internacionales, multitudes y fuegos artificiales. El acto, en este caso, será detrás de los muros de Olivos y para un grupo de selectos invitados. No está previsto que el presidente ensaye pasos de baile.

Antes de eso, Macri asistirá al Tedeum en la Catedral Metropolitana, que no se perdió durante sus ocho años como jefe de Gobierno, excepto en 2012, cuando pretextó “un compromiso familiar” para no escuchar a Jorge Bergoglio. El año pasado, tras ir a la Catedral, Macri consideró “lamentable” que la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner fuera a otras provincias a escuchar el oficio (en esa oportunidad, había sido en la Basílica de Luján). La última aparición de un presidente en la Catedral Metropolitana fue en 2014, con la anterior mandataria.

Hoy Macri irá al oficio religioso a las 11 junto con su esposa, Juliana Awada, y el gabinete en pleno. Una señal de distensión con la Iglesia luego de las críticas que le hicieron al Papa desde distintos sectores del PRO. Peña indicó ayer que no ve “ningún tipo de conflictividad” entre el Gobierno y la Iglesia y sostuvo que el macrismo está de acuerdo con el Papa en promover el “diálogo, paz y salir de una lógica de una Argentina de confrontación”.

En la Catedral, estarán, además, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, y la vicepresidenta Gabriela Michetti. A Macri lo recibirán bandas militares de las tres Fuerzas Armadas, mientras cruza la explanada y camina por Rivadavia hacia la Catedral. Allí el presidente escuchará al arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y luego partirá raudo hacia Olivos.

Compartir: 

Twitter
 

Cooperativistas se movilizaron a Plaza de Mayo y anoche acampaban en reclamo al gobierno porteño.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.