EL PAíS › PéREZ CORRADI SIGUIó AYER SU INDAGATORIA ANTE SERVINI DE CUBRíA

Un trámite que pierde brillo

La declaración del acusado de ser autor intelectual del triple crimen de General Rodríguez no rinde lo que el Gobierno esperaba. Sus historias serán difíciles de corroborar y dejó se ser la estrella fulgurante del mundo mediático-judicial.

 Por Raúl Kollmann

El devaluado ex prófugo Ibar Esteban Pérez Corradi dedicó ayer otras nueve horas a describir cómo se hizo el ilegal negocio del tráfico de efedrina. Pérez Corradi ya admitió ante la jueza María Romilda Servini de Cubría y el fiscal Juan Pedro Zoni que él compró efedrina a los dueños de una droguería, aunque sigue sin estar del todo claro de qué manera se la hacía llegar a los cárteles mexicanos. En principio, por lo que se deduce de la indagatoria, Pérez Corradi no fue proveedor de Jesús Martínez Espinoza el narco mexicano que instaló un laboratorio en Maschwitz. Sin embargo, la justicia norteamericana sostuvo que tenía capacidad de enviar hasta una tonelada de efedrina por mes a alguno de los cárteles de México.

La crisis por la tarifa de gas le restó espectacularidad a los megaoperativos de traslados de Pérez Corradi hasta Comodoro Py. El show de cascos, chalecos, escudos, pasamontañas, drones, perros y hasta francotiradores destiñó bastante con el correr de los días también porque Pérez Corradi aportó menos espectacularidad de la pensada: sólo dijo que La Morsa era Aníbal Fernández, pero resultó que es una versión que le dio el asesinado Sebastián Forza, de manera que no habrá forma de corroborarlo. En otras palabras, el supuesto arrepentido rindió menos de lo que se esperaba.

Respecto de la llegada de efedrina a la Argentina, Pérez Corradi intentó vincular al ex jefe de la Aduana Ricardo Echegaray. Su testimonio en ese punto también careció de solidez: “La gente que traía la efedrina me dijo que en la Aduana estaba todo arreglado con Echegaray”.

Hasta ahora, Pérez Corradi admitió que le compraba efedrina a Alfredo Abraham, condenado por tráfico de ese precursor, y Josué Fucks, todavía prófugo, titulares de FASA, la droguería que importaba la efedrina y que llegó a traer casi 10 toneladas del total de 20 que se introdujeron en el país. Después de la euforia de la intermediación con los cárteles mexicanos, que tuvo picos máximos en 2007 y 2008, en 2010 solo ingresaron 24 kilos de efedrina, todos para jarabes para la tos.

Pérez Corradi expone en forma precisa, se muestra muy seguro y con gran personalidad. “No es un cachivache, como le llaman los presos, por ejemplo, a Martín Lanatta. Pérez Corradi muestra cierta faceta de empresario y financista. Tiene otra formación”, le contó a este diario un testigo de la indagatoria. La gran duda es cuánto podrá ser verificado porque todas sus historias datan de 2007 y 2008.

Según cálculos del juzgado, la indagatoria de Pérez Corradi llevará dos jornadas más, como mínimo. Se supone que en esas sesiones finales se defenderá de la acusación de que fue el ideólogo del triple crimen de Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón. El fallo del tribunal oral de Mercedes señaló explícitamente que él y Lanatta manejaban una parte del negocio de la efedrina y Forza, Bina y Ferrón quisieron disputarles el mercado. Por ello, Pérez Corradi los mandó a matar y usó como mano de obra a los Lanatta y los Schillaci.

Una vez que termine la indagatoria, la jueza Servini de Cubría tendrá diez días para resolver la situación procesal de Pérez Corradi. La lógica hasta ahora es que lo procese por tráfico de efedrina y por el triple crimen de General Rodríguez. Encima, lo espera un pedido de extradición de Estados Unidos por haber mandado a ese país unas 1.800 pastillas de Oxicodona, es decir opio.

Por lo que se ve hasta el momento, Pérez Corradi dejó de ser una estrella fulgurante del mundo mediático-judicial. En pocos días se desinfló y dejó de ser la palabra santa que el Gobierno esperaba.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Pérez Corradi fue trasladado a los tribunales de Comodoro Py para declarar ante Servini de Cubría.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.