EL PAíS › MEMORIA ACTIVA HIZO HINCAPIé EN EL JUICIO POR EL ENCUBRIMIENTO DEL ATENTADO

Con críticas a la dirigencia comunitaria

La agrupación de familiares de las víctimas de la AMIA se encontró ayer con que, por primera vez, habían vallado Plaza Lavalle, donde hacen tradicionalmente su acto. Hubo fuertes críticas a la dirigencia de la comunidad judía y al Gobierno.

 Por Ailín Bullentini

“A 22 años del atentado a la AMIA nos falta verdad, nos falta justicia.” La sentencia, repetida ayer en loop frente al Palacio de Tribunales, resume el posicionamiento de Memoria Activa, el colectivo de familiares de las víctimas de la AMIA, en el nuevo aniversario del atentado, transitado a la par del primer año del juicio por el encubrimiento del estallido que desde agosto de 2015 se desarrolla en Comodoro Py. “El juicio por el encubrimiento es lo único que nos queda”, evaluó ayer Gerardo Mazur, fundador de la organización, quien calificó al ataque como “una tragedia argentina”. Del homenaje, que encontró a la Plaza Lavalle vallada, también participaron la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida, el escritor Mempo Giardinelli, el humorista Roberto Moldavsky y Rodrigo Borda, uno de los abogados que representa a Memoria Activa en el proceso oral por el encubrimiento.

Los familiares que integran Memoria Activa se encontraron ayer por la mañana con una sorpresa que paradójicamente no los sorprendió para nada: por primera vez desde que públicamente agregan un grito de “presente” tras cada uno de los nombres de las 85 víctimas de la voladura de la AMIA, encontraron la Plaza Lavalle, en donde cada 18 de julio a las 9.53 de la mañana homenajean a sus muertos, vallada. “La resignificamos y colgamos de las vallas algunos de los dibujos urgentes que varios ilustradores hicieron de las jornadas del juicio”, informaron desde el escenario sobre los cinco dibujos a carbonilla que participaron del homenaje de ayer.

Tras la lectura de los 85 nombres y los toques de cuatro shofar –instrumento litúrgico judío– Mazur se preguntó si era “necesario agregar algo más” al sintagma “22 años del atentado a la AMIA”. “Para nada. Cada uno de los que estamos aquí sabemos lo que esos años significan: un dolor intenso e irreparable, desde hace muchísimo tiempo. Amia es una tragedia argentina”, respondió. Arremetió contra funcionarios y representantes de instituciones públicas, a los que calificó de “especialistas en cerrar puertas y ventanas para no dejar orificio por el que pueda asomarse la Justicia” y destacó el camino recorrido por Memoria Activa en su “inclaudicable y desigual lucha contra la impunidad”. “Entendimos que la memoria es rebeldía. No nos van a callar”, advirtió.

Memoria Activa recordó la voladura de la AMIA en un homenaje atravesado por el juicio por el encubrimiento del atentado que impulsó especialmente y que desde hace casi un año se desarrolla en Comodoro Py. En ese proceso están siendo juzgados el ex titular de la DAIA Ruben Beraja, el ex comisario Jorge “Fino” Palacios, el ex juez Juan José Galeano y el ex jefe de la SIDE Hugo Anzorreguy, entre otros. El ex presidente Carlos Menem también está acusado por el encubrimiento. Borda remarcó el hecho juzgado como “una particularidad de la impunidad” que atraviesa la causa AMIA, “no solo relacionada solo con ausencia de castigo a los responsables de poner la bomba sino con algo mucho más grave: los funcionarios responsables de juzgarlos y de prevenir nuevos ataques fueron partícipes de encubrirlo”, planteó.

En ese marco, Memoria Activa, en un discurso que pronunció Diana Malamud, exigió al Gobierno nacional que “se haga cargo del esclarecimiento” del atentado de manera “rápida, efectiva, independiente, imparcial y transparente”; reclamó una autocrítica a las organizaciones de la comunidad judía, a las que repudió por su “bochornoso y sucio silencio ante la presencia de militantes neonazis la semana pasada en la Casa Rosada; y se quejó de la “nula prensa y visibilidad” que recibe el juicio por encubrimiento en la sala AMIA de Comodoro Py.

Almeida llevó el “fuerte abrazo solidario de todas las Madres” de la línea fundadora y, frente al Palacio de Tribunales, exigió que la Justicia “se saque la venda de los ojos de una buena vez y vea lo que pasa, descubra a quienes la engañan”. “No vamos a bajar los brazos hasta que se aclare este horror. Vamos a seguir luchando por la justicia y la verdad, porque memoria es lo que nos sobra”, concluyó.

Giardinelli celebró que sean “muchos” los ciudadanos que no claudican “En este país en el que la justicia es una caricatura”: “Somos muchos los que no esperamos justicia, pero sí la reclamamos, la perseguimos, la exigimos y continuaremos haciéndolo por el dolor que nos provoca comprobar que desde hace 22 años el Estado es incapaz de esclarecer, juzgar y condenar a los culpables”.

Moldavsky sumó su reclamo y sentó su postura desde el humor. Comparó a Memoria Activa con la “vieja bobe que siempre dice la verdad pero nadie quiere escuchar”, Insistió en que “Justicia es conocer a los encubridores” del atentado, algo de lo que “seguramente no se hable en el acto oficial”, sospechó y aseguró que ahí, en la Plaza Lavalle, en ese homenaje, “no hay tranzas políticas, aportes dudosos e intereses mezquinos”.

“A 22 años del atentado a la AMIA nos falta verdad, nos falta justicia”, repitieron los familiares de Memoria Activa una última vez ayer, para culminar el homenaje: “Exigimos y exigiremos lo que nos adeudan. Tenemos frente a nosotros al enemigo más poderoso: El poder y su impunidad. A quienes trataron de jugar con nuestros muertos les decimos que en este juicio no va a haber hada madrina que los salve”.

Compartir: 

Twitter
 

“No vamos a bajar los brazos hasta que se aclare este horror”, dijo Taty Almeida.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.