EL PAíS › ORDENAN NUEVOS ESTUDIOS MEDICOS PARA LA MADRE SUPERIORA DE GENERAL RODRIGUEZ

Una monja con un “descenso cognitivo”

La madre Alba, a quien se investiga por encubrimiento de José López, podría ser declarada incompetente si se confirma el diagnóstico del cuerpo médico forense. En el convento se secuestraron el martes otros dos teléfonos celulares.

El juez federal Daniel Rafecas y el fiscal Federico Delgado intentan establecer el rol de la madre Alba Día de España Martínez, la superiora del monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima de General Rodríguez, donde fue detenido el ex secretario de Obras Públicas José López. Las monjas que ya declararon como testigos dijeron que fue ella quien avisó que vendría el ex funcionario y que lo esperaban desde las ocho de la noche. El martes, el juez secuestró del convento el teléfono celular de la religiosa y ordenó que se le realicen a la mujer, de 95 años, nuevos estudios médicos, porque los que ya se hicieron señalan que la monja tiene un “descenso cognitivo” que le impediría afrontar un proceso penal.

Marcela Albin y María Antonia Casas, dos religiosas de clausura que viven en el monasterio, contaron que la madrugada de los bolsos esperaban a López desde temprano. “A las ocho de la noche voy a la casa de la madre (Alba), a su habitación, como todos los días, a colocarle el oxígeno y otras cosas que necesita por su salud y ella me dice que va a venir el ‘señor José’ (...). Se hacía tarde y a eso de las 23 o 00 la madre Alba nos dijo que no lo esperemos más, que nos fuéramos a descansar”, declaró Albin. Las religiosas dijeron que la madre Alba era quien tenía el vínculo tanto con López, como con su mujer María Amalia Díaz, quien será indagada el próximo lunes. Ese mismo día también debe presentarse la monja Inés, de quien la fiscalía sospecha que puede estar comprometida en el encubrimiento a López.

Junto con Inés, la otra religiosa en situación comprometida es la madre Alba. Pero si el psicodiagnóstico y el examen neurocognitivo que pidió Rafecas no contradice el informe que ya tiene el juez, la superiora podría ser declarada incompetente. El estudio del médico forense Leandro Ghioldi sostuvo la mujer tiene un “descenso cognitivo que la compromete psíquicamente a la hora de enfrentar un proceso penal”.

El martes, en un nuevo allanamiento al convento fueron secuestrados dos celulares, uno de ellos, perteneciente a la madre Alba, también habría pertenecido al fallecido obispo de Mercedes Luján Rubén Di Monte, quien con quien López tenía relación.

Los aparatos secuestrados -ambos analógicos- se suman a otros nueve que el fiscal Delgado mandó a analizar por el cuerpo de investigadores de la policía judicial del ministerio Público Fiscal de la Ciudad.

Hasta ahora, el fiscal pudo saber que la noche en la que fue detenido López un celular de su mujer tomó contacto en al menos once oportunidades con un celular perteneciente a la madre Alba.

“Las monjas no se limitaron a monitorear la llegada de López al convento, también lo recibieron y ayudaron a ingresar el dinero a la casa. Se manejaron con mucha tranquilidad teniendo en cuenta que a centímetros de la puerta había un fusil apoyado en el piso de la galería”, dijo Delgado en un escrito. Las dos religiosas que declararon aseguraron no haber visto el arma hasta que fue advertida por un policía.

Compartir: 

Twitter
 

El monasterio al que José López llevó nueve millones de dólares.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.