EL PAIS › EL CASO DE LAS “AMENAZAS” EN TWITTER

Por una joda

La ministra Bullrich intentó vender el caso como uno de terrorismo islámico en Argentina.

Dos jóvenes de 21 años fueron detenidos en la madrugada de ayer, en un domicilio del barrio de Chacarita, por difundir a través de Twitter “mensajes amenazantes” con consignas similares a las del terrorismo islámico. A través de la cuenta @HassanAbuJaaf, los jóvenes difundieron mensajes en árabe donde mencionaron al presidente Mauricio Macri bajo el hashtag “Pray for Argentina” (oren por Argentina, en inglés), y dieron datos sobre la supuesta facilidad que podrían encontrar grupos terroristas para atacar distintos objetivos en la ciudad.

La ministra Patricia Bullrich convocó a una conferencia de prensa urgente para mostrar la rapidez y eficacia de su cartera. Sin embargo, las propias fuerzas de seguridad no descartaron que en verdad se trate de “dos jóvenes aburridos que no sabían qué hacer”. La madre de uno de los jóvenes fue más contundente: “Es una irresponsabilidad de dos estúpidos que no tenían nada que hacer”, afirmó.

La cuenta @HassanAbuJaaf tenía pocos seguidores, pero cosechó muchos retuits en las últimas horas, lo que motivó a la jueza María Servini de Cubría a tomar intervención. Ordenó un allanamiento en donde se encontraban los chicos, que se concretó en la madrugada de ayer con la participación de agentes de la AFI, de la división Cibercrimen de la Metropolitana y Ciberterrorismo de la Policía Federal.

Tras la medida judicial y la detención de los dos jóvenes, Bullrich montó un escenario mediático para explicar detalles del operativo: “Queremos transmitirle tranquilidad a la gente y que sepa que hay un gobierno nacional, una Justicia y una policía trabajando en un solo equipo para evitar que estas cosas pasen. A los que utilizan las redes sociales para intimidar o amedrentar, sepan que los vamos a buscar uno por uno. No vamos a permitir que se genere incertidumbre ni miedo en la población”.

Por su parte, el jefe de la División Cibercrimen de la Metropolitana, Carlos Rojas, le bajó el tono a la situación: “En principio diría que son dos muchachos aburridos y que no sabían qué hacer y querían generar algún tipo de caos”, planteó, aunque agregó que aún no se tiene certeza acerca de “qué es lo que los motivaba: si aburrimiento o si había alguna cuestión política o religiosa detrás”.

“Olvidate, es una joda”, advirtió en una entrevista televisiva la madre de uno de los chicos que quedaron detenidos en una dependencia policial de la Comuna 4. “Es una irresponsabilidad de dos estúpidos que no tenían nada que hacer”, afirmó la mujer, quien descartó que su hijo y el amigo tengan vinculación con fanáticos islamistas y criticó la atención que el Ministerio de Seguridad dedicó al caso. “Esto es una payasada, por dios, es lamentable que pierda tiempo gente de la seguridad en estos dos pibes que no tienen nada que ver”, señaló Nora Donda.

El hijo de Donda se llama Miguel y tiene 21 años, mientras que el otro joven, Joel, atiende un kiosko. “Mi hijo está todo el día jugando al GTA”, dijo, al referirse al famoso juego de acción para computadoras. “Si lo viera, le diría que es un pelotudo.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared