EL PAíS › DURA RESPUESTA DE FERNANDEZ AL REPORTAJE DE DUHALDE EN PAGINA/12

Este Presidente “no se inmola”

El ex presidente acusó a Kirchner de abrir muchos frentes e “inmolarse”. El jefe de Gabinete le contestó ayer que nadie “piensa en morir en la pelea, sino en ganarla”.

 Por Martín Piqué

Según el diccionario, el verbo inmolar significa “sacrificar una víctima, sacrificar, sacrificarse”. Una simple palabra, pero con connotaciones complejas si de quien se habla es, nada menos, que del Presidente. Ayer, en una entrevista de Página/12, Eduardo Duhalde advirtió que Néstor Kirchner “se está inmolando”. “Creo que Kirchner se está inmolando. Todos los días va al choque con una cosa, con la otra. Y no le puede dedicar mucho tiempo a la política, porque una cosa es decir lo que quiere hacer, pero después faltan los actos administrativos”, dijo Duhalde. Esa opinión no pasó desapercibida en el Gobierno. “El que se inmola es alguien que prefiere morir en la pelea y Kirchner, cuando actúa, no piensa morir en la pelea, sino en ganarla”, contestó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en obvia respuesta a Duhalde.
Para el Gobierno, la entrevista que Duhalde otorgó a este diario mostraba un espíritu “conciliador”. Una de las frases que más impactó en la Rosada fue una definición que Duhalde usó para describirse a sí mismo. “Yo no tengo futuro político, soy una cara visible de lo que yo mismo condeno”, se describió el ex presidente. Esa expresión causó agrado en el entorno de Kirchner, donde la interpretaron como una prueba de “generosidad y franqueza” de parte de Duhalde. “Es un aporte extraordinario, está reconociendo que está en retirada”, analizaba un miembro del Gabinete en diálogo con Página/12.
Pero a pesar de que festejaron el tono del reportaje de Duhalde, en la Rosada no pasaron por alto la mención de la “inmolación”. “El Presidente no es alguien que discursea y no ejerce actitudes. Con ese discurso hay que ser cuidadoso, porque es muy parecido a lo que alguna vez llevó adelante Elisa Carrió cuando decía que estábamos abriendo demasiados frentes”, aseguró Alberto Fernández. Sin embargo, el jefe de Gabinete –que conoce muy bien a Duhalde– diferenció al bonaerense de la líder del ARI. Cuidadoso de las alianzas, Fernández exaltó la actitud “responsable” de Duhalde en oposición a las críticas de la ex diputada, con quien tiene una pésima relación que empeoró aún más cuando Lilita dijo que no pasaba un examen de lectoescritura.
Dejando aparte esas salvedades, el Gobierno hizo saber que no comparte las advertencias de Carrió y Duhalde. Ayer, funcionarios de primer rango insistían con que el Presidente seguirá actuando como hasta ahora, abriendo “varios frentes” al mismo tiempo. “Lo que se le cuestiona a Kirchner como acto de inmolación es que tenga franqueza y transparencia en cada acto que hace. No es que se pretenda inmolar, lo que hace es ir a buscar la definición de los temas. Además, no es que Kirchner se meta en dificultades, es que estamos rodeados de problemas. Y cuando el Presidente ve uno, lo enfrenta”, respondió un ministro cuando este diario lo consultó por las declaraciones de Duhalde.
La exposición del Presidente responde a una estrategia que cada funcionario repite como loro: la necesidad de privilegiar la gestión por sobre cualquier otra cosa. Esta política responde a la necesidad de mantener el respaldo de la opinión pública por no tener una organización propia que la respalde. En la Rosada reconocen esa dependencia y actúan en consecuencia. Y –dato no menor– saben que los roces con la provincia de Buenos Aires se apaciguan cuando el debate se concentra en la gestión.
Todo lo contrario sucede cuando el tema es el PJ. “Tenemos un problema político: el conflicto con la provincia de Buenos Aires. Pero lo vamos a superar. Tenemos claro que lo mejor del duhaldismo es Duhalde. Y lo peor, los duhaldistas”, describía ante Página/12 un miembro del Gabinete. Cerca de Kirchner reconocen que en los últimos días Duhalde ha mezclado señales de paz con indicios de guerra. La consigna es “no retroceder”, pero confiando en que la sangre nunca llegará al río. “No vamos a ser complacientes. La foto de San Vicente no sale gratis. Por eso apareció el grupo Mausoleo”, revelaban ayer desde Balcarce 50.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández fue vocero del disgusto en la Casa Rosada.
Sin embargo, reconoció que Duhalde es “responsable.”
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.