EL PAíS › OPINION

La discriminación cool

Por Sergio Widder *

Precedido de un enorme despliegue publicitario, comenzó a emitirse el programa Mosca y Smith en el Once. El primer capítulo presentó un compendio de los peores prejuicios que anidan en el inconsciente colectivo de la sociedad argentina, pero no desde un abordaje crítico, sino como parte del divertimento; desde esa perspectiva, una sucesión de estereotipos negativos referidos a los judíos, los peruanos, los bolivianos y los coreanos se presentan naturalmente, como integrantes de nuestra cotidianidad, y se narran en tono de mofa, sazonados con expresiones insultantes y despectivas. Subyace a lo largo del programa un concepto peyorativo de todos los grupos mencionados, una actitud claramente xenófoba que puede ilustrarse con la caracterización de uno de los personajes, Valdivieso, “ladino, como todos los peruanos” al decir de los autores.
En su primer capítulo, los protagonistas tenían que resolver un homicidio ocurrido en un cine pornográfico del Once. En sólo una hora de programa, mientras se realizaba la pesquisa, se dijo que en ese barrio se encuentran los judíos de un lado, los coreanos del otro, y en el medio la ley (ambas comunidades quedan al borde de la legalidad), no quedó claro si el restaurante coreano sirve rata o pollo (en defensa de los autores hay que decir que el socio del coreano en el restaurante es el comisario de la zona), el judío vendía perfumes truchos y hablaba como si recién llegara desde Europa oriental (aunque tuviera unos 60 años), y el asesino resultó ser el mencionado Valdivieso, movido por el deseo de deshacerse del ex esposo de su actual pareja, para poder casarse y obtener documentos argentinos.
La utilización de la televisión como vehículo para estos prejuicios, y la audiencia a la que está dirigido el programa (mayormente jóvenes y adolescentes) constituyen elementos particularmente sensibles. Los realizadores no ignoran estas circunstancias; por el contrario, su consagración como publicistas evidencia que saben muy bien cómo puede impactar su producto en el espectador.
Es posible que para alguna gente ciertas escenas de la serie resulten cómicas por su capacidad para poner en ridículo el sufrimiento, minimizando la abyección. Sin embargo, la mera existencia de discursos ideológicos funcionales al racismo o a la xenofobia, bajo el formato que sea, aparece como una amenaza que repercute sobre las personas que son objeto de descripción negativa, estigmatizándolas y contribuyendo a la consolidación y a la circulación de los prejuicios que conforman un trato diferencial caracterizado por la humillación y la exclusión. La difamación permanente de determinadas minorías va minando la imagen social de sus miembros, favoreciendo la infravaloración de los seres humanos por su origen o procedencia.
No promovemos ni sugerimos ninguna clase de censura. Es probable que Mosca y Smith sigan desparramando su racismo cool. Sería deseable que eso no ocurra. Lo que hicieron hasta ahora, a nosotros, no nos pareció divertido.
* Centro Simon Wiesenthal.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.