EL PAIS › EL PRESIDENTE CHINO, VISITANTE ILUSTRE DE LA CIUDAD

Con Ibarra habló de subtes

 Por Santiago Rodríguez

Hace tiempo que en China ven a Buenos Aires como escenario de posibles inversiones y por eso Aníbal Ibarra no dejó pasar la visita del presidente de ese país, Hu Jintao, a la Argentina. Además de conferirle la distinción de “visitante ilustre” de la ciudad, el jefe de Gobierno porteño se reunió ayer con el mandatario y lo puso al tanto de las dos obras de infraestructura en las cuales los chinos están interesados en participar: la construcción de las nuevas líneas de subte y los trabajos en el arroyo Maldonado para evitar las inundaciones. Al encuentro político entre Ibarra y Hu Jintao lo sucedió otro de carácter técnico entre el titular de Subterráneos de Buenos Aires, Edgardo Kutner, y empresarios chinos para avanzar en los detalles de su eventual intervención en los proyectos.
La prolongación de la línea E de subterráneos hasta el Aeropuerto de Ezeiza –contemplada en una de las cartas de intención que suscribió el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, con una empresa privada de China– no es el único atractivo que los chinos encuentran en Buenos Aires. De hecho, una compañía de ese país compró los pliegos de la licitación que convocó la administración porteña para adquirir 55 vagones para la línea H, por valor de 25 millones de dólares. Empresarios chinos también empezaron a interiorizarse en los últimos meses en los planes del Gobierno de la Ciudad referidos a la construcción de las líneas F, G e I.
La ampliación de la red de subterráneos y también las obras proyectadas en el arroyo Maldonado fueron el tema central de la reunión que Ibarra mantuvo con Hu Jintao. La comitiva que dispuso que lo acompañara habla de la importancia que el jefe de Gobierno le asignó al encuentro: fue con su vice, Jorge Telerman; el jefe de Gabinete, Raúl Fernández; la secretaria de Hacienda, Marta Albamonte; el subsecretario de Comunicación, Daniel Rosso; el subsecretario de Relaciones Internacionales, Roberto Laperche, y la directora de esa área, Marcela Gorosito; y Kutner.
Los funcionarios porteños se sentaron a uno de los lados de la mesa en U que Hu Jintao dispuso en suite del cuarto piso del Hotel Hilton y los chinos enfrente. El mandatario se reservó para sí e Ibarra la cabecera.
Ibarra logró poner punto final al clima de solemnidad con que arrancó la reunión –y que sólo fue alterado en un momento en que a uno de los chinos le sonó su celular con la melodía de Para Elisa– cuando le propuso a Hu Jintao enviarle una pareja de tango para que le enseñara a bailar. Los chinos rieron al escuchar la traducción. “Le agradezco mucho la oferta, alcalde, pero no sé si me animo”, respondió entonces el mandatario y en tono informal comentó que el tango, el fútbol y el asado son tres cosas argentinas bien consideradas en China.
Para esa altura Ibarra ya le había descripto una “ciudad pujante y sin default” que ofrecía oportunidades de negocios. Y Hu Jintao le había endulzado sus oídos diciéndole que hace una década “realicé una visita a Buenos Aires y me llevé gratos recuerdos del buen clima y la belleza. Diez años después encuentro claras mejoras. Me congratulo de los avances urbanos y económicos logrados en la ciudad”. En el gobierno porteño quedaron satisfechos. Después del encuentro entre Ibarra y Hu Jintao, empresarios chinos estuvieron con Kutner evaluando los proyectos de los nuevos subtes y la semana próxima llegará el titular de la Corporación China de Obras Ferroviales, Quin Jiaming, para avanzar en el tema.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared