EL PAIS

La izquierda prepara un “acto unificado” para el 1º de Mayo

Partidos políticos, organizaciones sociales, piqueteros y dirigentes gremiales unificarán esfuerzos para celebrar juntos el Día del Trabajador. La consigna será “contra el Gobierno y el imperialismo”. Coincidencias.

 Por Miguel Jorquera

Después de varias y “trabajosas” reuniones, partidos políticos de izquierda, delegados de gremios en lucha y agrupaciones piqueteras acordaron la realización de un “acto unitario” en la Plaza de Mayo para conmemorar el Día Internacional de los Trabajadores. Bajo la consigna “contra el Gobierno y el imperialismo” las organizaciones convocantes impulsan un plan de lucha por un sueldo de 1700 pesos, aumento a 350 pesos de los subsidios para desocupados, la universalización de los planes sociales, la reducción de la jornada laboral a seis horas y la aplicación del 82 por ciento móvil para los jubilados.
La iniciativa de los trabajadores de subterráneos de organizar una manifestación “unitaria” el primero de mayo tuvo rápida aceptación en todas las fuerzas de izquierda, pero las negociaciones no fueron fáciles. Tras seis reuniones, plantones, enojos, desaires y regresos a la mesa de negociación, la mayoría de los participantes refrendó el documento, redactado ayer, que se leerá en el escenario que se montará de espaldas a la Casa Rosada.
Así, el Partido Comunista, el Movimiento Socialista de los Trabajadores, el Partido Obrero, el Partido Comunista Revolucionario, el Movimiento de Trabajadores por el Socialismo; delegados de Subtes, de Líneas Aéreas Federales (Lafsa), Zanon y del hospital Garrahan; organizaciones piqueteras como la Corriente Clasista y Combativa, el Polo Obrero, el Movimiento Territorial de Liberación, Teresa Vive, el Frente de Trabjadores Combativos y el Movimiento de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón; además de otras agrupaciones sociales y estudiantiles marcharán el próximo domingo a partir de las 15 horas sobre Plaza de Mayo.
La primera de las discusiones se planteó alrededor de si lograrían consensuar todos los puntos esgrimidos por las distintas organizaciones, o si cada una de ellas dispondría de un tiempo limitado para expresar su postura desde un escenario en Plaza de Mayo. Finalmente, lograron sintetizar todas las aspiraciones en un documento que lleva como consigna central “contra el Gobierno y el imperialismo” y que encabeza una serie de reivindicaciones laborales: “aumento de salario acorde a la canasta familiar de 1700 pesos; aumento a 350 pesos para los desocupados y universalización de los planes sociales; y 82 por ciento móvil”.
La presencia de distintas comisiones internas y delegados de gremios que mantienen conflictos salariales también dejó constancia, en una de las consignas del documento, porque muchas de estas luchas se dieron al margen de sus propias estructuras sindicales: “fuera los burócratas traidores de las organizaciones del movimiento obrero”. Los trabajadores de Subterráneos incluyeron la reducción de la jornada laboral a seis horas, una de las reivindicaciones que le arrancaron a la empresa Metrovías “generando una importante cantidad de nuevas fuentes laborales”. Convocando incluso, a un todavía incipiente movimiento que estudia su implementación y su repercusión en el mercado laboral que “bajaría notablemente la tasa de desocupación”.
La convocatoria también denuncia la “represión” a distintas luchas sociales y reclama la “libertad de los presos políticos”, para quienes solicita la implementación de una “amnistía” y el “desprocesamiento” de los que afrontan causas penales por participar de esos movimientos reivindicativos. El “castigo a los responsables políticos y materiales de los asesinatos de (Maximiliano) Kosteki y (Darío) Santillán”, es uno de los puntos que incorporó el movimiento piquetero que ya ha sumado numerosos mártires desde su irrupción en la vida política argentina. Tampoco faltaron en el documento los reclamos políticos. Las consignas dejan en claro la férrea negativa de los convocantes al pago de la deuda externa y al posible acuerdo entre el presidente Néstor Kirchner y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que “sometería” al país a los designios del organismo de crédito. Otro de los puntos abarca la políticainternacional del gobierno nacional, exigiéndole el “retiro de las tropas argentinas de Haití” (donde forman parte de una misión de Cascos Azules de la ONU) y repudia la futura presencia en nuestro país del presidente estadounidense George W. Bush, que llegará en noviembre para participar de la Cumbre de las Américas en la ciudad de Mar del Plata.
Para algunos de los convocantes, la movilización es auspiciosa con vistas a la unidad de la izquierda en las elecciones de octubre. Para otros, en cambio, sólo es un paso en “la unidad de acción”. Lo cierto es que ésta es la primera vez en muchos años, que la izquierda coincide mayoritariamente en un solo acto por el primero de mayo.

Compartir: 

Twitter
 

Jorge Altamira, del PO, y Vilma Ripoll y Patricio Echegaray, de IU, son algunos dirigentes que compartirán palco el 1º de Mayo.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.