EL PAíS › ENERGICA DEFENSA DEL OPERATIVO DE RESCATE

Una reivindicación para el SAME

Ibarra dedicó un tramo importante de su alegato a reivindicar el trabajo de los profesionales del SAME ante la tragedia de Cromañón. “Sólo el canibalismo político impide hacer un reconocimiento al trabajo de esta gente”, dijo. Los responsables del servicio de emergencias fueron denunciados por los familiares de las víctimas de Cromañón y son investigados por el juez Julio Lucini por el presunto mal manejo de la emergencia.
Ibarra admitió que la noche del 30 de diciembre, en las puertas de Cromañón, “había una situación de caos”. Dijo que un eventual vallado –reclamado por los críticos al operativo– era responsabilidad de la Policía Federal, pero concedió que hubiera sido imposible hacerlo dado que “había 4000 personas dentro de Cromañón, otras mil afuera y familiares que iban al lugar, ¿cómo hacer un vallado sin que se produzcan situaciones de violencia?”, se preguntó.
Ante las críticas porque las ambulancias del SAME trasladaron a los hospitales gente ya fallecida, y porque no se clasificó a las víctimas con la denominada “triage” –rojo para los pacientes graves, amarillo para los moderados, negro para los fallecidos–, Ibarra dijo que fue una decisión del director del SAME: “Todos los afectados eran rojos, por lo cual había que trasladarlos a todos”, dijo. “Fue así que en una hora y media se trasladaron 800 personas a hospitales públicos y privados.” “Era imposible clasificarlos –argumentó– ya que al ser intoxicados, para establecer diferencias de gravedad era necesario hacer un análisis de sangre.” Admitió que algunas ambulancias pudieron trasladar a personas ya fallecidas: “Llevaban de a tres o cuatro personas, no podían ponerse a bajar a los fallecidos que subían los propios rescatistas”, justificó.
Ibarra también se ocupó de las críticas por no asistir con oxígeno a las víctimas en el lugar del hecho. “Cada ambulancia tiene tres equipos de oxígeno. Había 45 ambulancias, es decir, 135 equipos. Si atendían a las víctimas en el lugar, ¿quién los trasladaba al hospital?”.
Su papel como titular del Comando Operativo de Emergencias (COE) también ocupó un tramo de su defensa. Dijo Ibarra que el COE debe constituirse pero en una etapa posterior a la emergencia. “En ese momento actúa cada una de las fuerzas: los bomberos saben que tienen que apagar el incendio; la policía, que debe garantizar el orden, y el SAME, que tiene que asistir a las víctimas. No necesitan ordenes del COE en ese momento.”
Ibarra cuestionó a la comisión porque para investigar el operativo “no citó a ningún miembro de la Policía Federal y sólo a dos oficiales del centenar de bomberos que estuvo en el lugar”. “Tampoco convocó a especialistas en emergencias: sólo citó a tres docentes de la UBA, doce familiares y dos voluntarios de la Cruz Roja.”

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.