EL PAíS

MANTEO

Luego de que se denunció que tres marinos recién ingresados terminaron hospitalizados por el “recibimiento” que les dieron en la base de Puerto Belgrano en diciembre del 2004, la ministra de Defensa, Nilda Garré, ordenó ayer la prohibición de todas las “acciones compulsivas”. Sostuvo que estas manteadas son “aberrantes”, fundadas en un “anacrónico machismo” y ordenó que si se repite debe ser informado a la opinión pública “de manera inmediata”. Los cinco integrantes de la Agrupación de Comandos Anfibios fueron obligados a quedarse sentados en una zanja por la que pasaba agua a más de cien grados centígrados. Sufrieron quemaduras de primer y segundo grado en piernas, glúteos y en la zona genital y terminaron internados en el Hospital Naval. Entre las víctimas estuvieron el teniente de fragata Bernabé Cardozo, los cabos segundos José Volggi y Gerardo Cancina Quezada y los cabos primeros Eloy Salva y Juan Urzagasti. Cardozo; informó del hecho en una actuación secreta (APCA JBY Nº 1/04), donde explicó que la manteada fue ordenada por el jefe del departamento de cursos de la Escuela de Infantería de Marina, Alejandro Pereyra, y el comandante de Anfibios, Alberto Beltrán. El sumario pasó al juez militar, capitán de navío (RE) Rafael Molini, que tomó más de 50 declaraciones.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.