EL PAíS › EL PRESIDENTE DEFENDIO EL PROYECTO DE LOS DNU Y CRITICO A LA PRENSA

Una batalla que aún no terminó

“(El proyecto de Cristina) fue una verdadera pieza jurídica”, dijo Kirchner, quien pidió “un periodismo más autocrítico”. La oposición volvió a rechazar la iniciativa que el jueves obtuvo media sanción en el Senado.

Néstor Kirchner defendió ayer el proyecto de reglamentación de los decretos de necesidad y urgencia (DNU) con la misma táctica que su mujer e impulsora, Cristina Fernández: cuestionando la cobertura que los medios de prensa hacen del tema. “(El proyecto de Cristina) fue una verdadera pieza jurídica y, aparte, les marcó la verdad a algunos periodistas que se mueven corporativamente, se defienden entre ellos. Hay tan poca honestidad intelectual que ni siquiera reconocen sus propios errores de lo que van escribiendo”, sostuvo el Presidente, en una jornada en que la oposición fue muy dura con el proyecto oficial. “Más que frenar o atenuar el abuso de los decretos de necesidad y urgencia, se lo consolida”, señaló ayer el socialista Rubén Giustiniani.

Durante la firma de un acuerdo para la construcción de obras cloacales en Mar del Plata, Kirchner enfiló sus dardos hacia periodistas y dueños de medios de prensa, a quienes les pidió que dejen de hacer “lobby”, además de mostrar preocupación por cierta tendencia “monopólica”.

“Nosotros queremos tener un periodismo más autocrítico, que estudien más, que investiguen más, que dejen de hacer lobby.” Y, ponderando la actitud de su esposa en el Congreso, hizo especial hincapié en el diario La Nación.

“Yo sé que el que escribe en el diario La Nación tiene que ser opositor. Porque esto de la libertad de prensa... Si la empresa, quiere hay libertad de prensa. Miren si un periodista va a escribir algo que está en contra de lo que piensa el dueño de la empresa periodística”, agregó. “En el caso de La Nación –aseguró– son opositores y apoyaron la dictadura del ’76 y todas esas cosas están claras, y uno lo recuerda permanentemente.”

Más adelante, Kirchner se enojó porque “cuando sube la inflación dicen que sube, y cuando baja dicen que se retrae la economía”, y por el análisis que se hace respecto de la variable de las tasas de desocupación y el crecimiento económico, preguntándose: “¿Cuándo van a tener una posición objetiva? ¿O los mandan a escribir esas cosas?”.

“No pasa por el éxito o por el fracaso de un presidente determinado, pasa porque los argentinos vayamos construyendo éxitos permanentes que nos den la posibilidad de tener el país que nos merecemos”, concluyó.

Anteayer, en una larguísima exposición, Cristina de Kirchner defendió el proyecto atacando a sus detractores y también a varios periodistas, a los que mencionó con nombre y apellido.

La reglamentación de los DNU, que obtuvo anteayer media sanción del Senado, establece que si una comisión bicameral –creada ad hoc– no se expide sobre la validez de un decreto durante un plazo de diez días hábiles, las Cámaras quedarán habilitadas para abocarse al tratamiento del mismo. Y si no hay derogación de ambas Cámaras, el decreto se mantendrá firme, lo que para algunos opositores acentúa el presidencialismo en desmedro del sistema republicano.

“Más que frenar o atenuar el abuso de los decretos de necesidad y urgencia, se consolidó justamente ese abuso”, señaló ayer el socialista Rubén Giustiniani. El senador recordó algunas cifras sobre el uso de los DNU desde el retorno a la democracia. “Del ’83 a la fecha, el presidente Alfonsín dictó 10 decretos de necesidad y urgencia, el presidente Menem en 10 años dictó 600, y el presidente Kirchner, en 3 años, lleva proporcionalmente más decretos de necesidad y urgencia que el propio Menem: más de 200”, alertó.

Por su parte, el titular del bloque de senadores de la UCR, Ernesto Sanz, habló de “una reforma constitucional sin haber convocado a una Convención Constituyente. “Este gobierno –remató– está concentrando un poder sin límites.”

En el mismo sentido se expresó otro senador radical, Luis Petcoff Naidenoff, quien consideró que “la Cámara alta dio un paso en falso” y perpetró “un retroceso institucional”. El legislador cuestionó además a Cristina de Kirchner por su “contradicción insalvable”, ya que mientras en anteriores gobiernos se oponía a los DNU, anoche “los justificó sin explicar su cambio de posición”.

En defensa del proyecto oficial salió el senador de Santa Cruz, Nicolás Fernández. “Llena un vacío constitucional forzoso. Es imposible no defender el proyecto de ley que reglamenta los decretos de necesidad y urgencia porque la falta de reglamentación indicaba la inexistencia del control y esto tiene hoy en la República Argentina un punto final que abandona la idea de vivir fuera de la ley”, agregó.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.