EL PAíS

Felices fiestas, pero sin más causa de pesificación

La Corte Suprema tratará este miércoles de cerrar el tema, apuntando a que la pesificación a 1,40 más CER no es confiscación, y a la vez cerrarles la puerta a las demandas de los bancos. No tocarían el tema constitucional. Sería el final para nada menos que 50.000 causas sobre cuentas congeladas.

 Por Irina Hauser

La Corte Suprema intentará este miércoles tener un fallo que salde la discusión sobre la pesificación de los depósitos bancarios y permita cerrar las 50 mil causas que se acumularon en el tribunal. Los reclamos de los ahorristas serían rechazados pero todavía los jueces supremos no lograron consensuar los argumentos que elegirán para hacerlo. Como idea de fondo apuntarían a demostrar que con la pesificación a 1,40 más el índice CER y los intereses no se produciría un efecto confiscatorio. A la vez buscarán una fórmula que impida que los bancos inicien demandas. Es probable, además, que eludan una definición sobre la constitucionalidad.

Hace casi un mes, la Corte fijó como fecha tentativa la última semana del año para tomar una definición sobre los casos que quedaron pendientes tras el fallo de octubre de 2004, conocido como “Bustos”, que convalidó la pesificación pero dejó en el aire los depósitos inferiores a 70 mil pesos. Ese línea divisoria quedó trazada porque Raúl Zaffaroni se diferenció de la mayoría con un voto que decía que a los ahorristas “chicos” había que devolverles dólares.

La Corte ya está habilitada, en función de la nueva ley que redujo su composición, a firmar fallos con mayoría de cuatro votos. Sin embargo, para casos tan trascendentes como el de la pesificación intentan que las sentencias exhiban una postura unificada, lo que no invalida que cada uno redacte un voto separado donde haga gala de su artillería académica. El último plenario de 2006 está convocado para este miércoles.

En las últimas semanas estuvieron analizando básicamente dos alternativas para resolver los planteos contra la pesificación decretada en 2002 por el gobierno de Eduardo Duhalde:

- Una de ellas sostiene que, teniendo en cuenta que por cada dólar pesificado se obtiene 1,40 peso más el CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) y el interés del dos por ciento anual, el resultado ronda los 2,86 pesos, una cifra que se acerca al valor de mercado del dólar y no causaría –alegan– un perjuicio a los ahorristas. Aunque subsista una diferencia de algunos centavos, argumentan, no sería confiscatoria. Esta teoría en un comienzo fue alentada por Juan Carlos Maqueda y luego reimpulsada por Carlos Fayt. Desde esa perspectiva sugirieron concluir que, a esta altura, la pesificación es abstracta.

- Otra propuesta, de Ricardo Lorenzetti, presidente electo de la Corte, recomienda elevar el interés al cuatro por ciento. Sería un modo de acercar más o igualar el monto compensatorio a la cotización del dólar, que ahora está a 3,07 pesos. Pero, además, sería el camino para evitar que los bancos les exijan una diferencia a los clientes que ya recuperaron su plata a través de los amparos. Hasta la actualidad fueron devueltos algo más de 23 mil millones de pesos.

Lorenzetti no integraba la Corte que avaló la pesificación dos años atrás, pero en un trabajo académico opinó que se había vulnerado el derecho de propiedad. Fayt votó, en aquel entonces, en disidencia: consideraba que la pesificación era inconstitucional y que había que redolarizar los ahorros con una fórmula progresiva. También decía, un poco en broma y un poco en serio, que había que aplicar la “cronoterapia”, es decir la solución por el paso del tiempo. Los actuales supremos que apoyaron la declaración de constitucionalidad del caso “Bustos” fueron Elena Highton de Nolasco y Maqueda, y sólo parcialmente Zaffaroni. Carmen Argibay todavía estaba en La Haya. Enrique Petracchi está excusado de intervenir porque estuvo afectado por el corralito.

Maqueda, en las últimas conversaciones a puertas cerradas de la Corte, se mostró más proclive a repetir aquel criterio de constitucionalidad. El resto, en cambio, quiere evitar pronunciarse sobre ese punto. Hasta hace unos días parecía haber una mayoría dispuesta a declarar todo abstracto y archivar los juicios. Pero al menos un ministro planteó que es una conclusión incorrecta mientras siga vigente una pulseada entre partes, con intereses a todas luces contrapuestos. “La gente sigue peleando porque le digan que tiene razón”, señalaron fuentes del tribunal.

Este martes Sus Señorías tendrán reuniones informales para pulir una idea conjunta que aspiran a firmar en el acuerdo previsto para el día siguiente, el 27, aunque nadie descarta que quede postergado. Todo indica que parte de la discusión estará centrada en la tasa de interés a aplicar sobre los depósitos. En principio, varios creen que la Corte tiene facultades para modificar ese índice.

En voz baja, uno de los supremos advirtió que todavía tienen algunos dilemas sin resolver. Por ejemplo, cómo se procederá con los ahorristas que lograron el reintegro de sólo una parte de sus depósitos en la moneda de origen o, también, qué margen de reclamo tendrán los bancos que devolvieron depósitos a sumas superiores a tres pesos. Es un asunto complejo y, añadió el mismo supremo, “esta vez no queremos dejar ningún flanco sin resolver”.

Compartir: 

Twitter
 

El tribunal quiere cerrar un tema pendiente desde octubre de 2004, cuando se falló en la causa “Bustos”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.