EL PAíS › DENUNCIO UN PLAN DE ESPIONAJE INTERNO DE LA SIDE

Kirchner abre el paraguas

La senadora peronista disidente aseguró que una carpeta de la SIDE contiene instrucciones para hacer seguimientos de Néstor Kirchner a fin de detectar hábitos, comitivas, entorno, infraestructura y posibles puntos débiles. Se trataría de espionaje interno contrario a la ley.

 Por Martín Granovsky

A la denuncia de Adolfo Rodríguez Saá de que alguien intenta matarlo –una denuncia que aún no está acompañada de ningún dato– se agregó una carpeta presentada por Cristina Fernández de Kirchner. Se trataría de instrucciones de la SIDE a sus agentes para reunir información detallada sobre ella y su marido, Néstor Kirchner, otro de los candidatos peronistas que no se alinean ni con Carlos Menem ni con Eduardo Duhalde.
El texto, al que tuvo acceso Página/12, instruye a los espías sobre cómo vigilar al matrimonio. “Es lo que en la jerga se llama ambiental”, explicó a este diario un experto en inteligencia que pidió reserva de su nombre.
Las indicaciones son meticulosas. Por ejemplo, en el capítulo llamado “Del entorno” (de Kirchner) pide a los agentes que señalen:
- “Personas que lo acompañan: cargo, antecedentes y datos personales. Antecedentes penales (si los tuviera), forma de conducirse (respetuosos, condescendientes, violentos), móviles en que se desplazan (chapa, tipo, aspecto, polarizados, etc.). Apreciación”.
- “Espectro social que lo circunde (comerciantes, empresarios, obreros, empleados estatales, empleados privados, etcétera). Comportamiento de los mismos. Apreciación”.
- “Si son dirigentes políticos, determinar: si hacen uso de dinero discrecionalmente o se conducen de forma austera. Establecer la extracción partidaria de cada uno. De ser posible, detectar situaciones de desconfianza, malestar o incompatibilidad de éstos con Kirchner”.
El Gobierno descree de la veracidad del instructivo. En diálogo con el programa “Aire comprimido”, el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, pidió “diez minutos, un papel A4, una buena impresora y hago uno más lindo”. Fernández dijo que le suena “raro”, que eso “no pasa en ningún país del mundo”. Según el secretario, “es el típico concepto del barrio, del que manda a seguir a un tipo y lo pasa: no me van a decir a mí que le van a dar un instructivo por escrito para hacer una cosa de esas características cuando en este país la ley de Inteligencia claramente lo impide”.
Cristina Kirchner dijo que las instrucciones fueron elaboradas cuando Carlos Soria aún era secretario de Inteligencia e insistió ante Página/12 en que el papel corresponde a la SIDE, y dio tres nombres. Uno, el de Gustavo Mango, director de Reunión, o sea encargado de juntar información en la secretaría. Otro, Marcelo Pérez, delegado de la SIDE en Santa Cruz. El tercero, Néstor Fragale, alias “El Perro”. Los tres nombres no tienen por qué ser verdaderos. La SIDE acostumbra usar nombres de fantasía que en general tienen que ver con las primeras dos letras del apellido. En principio, sin embargo, Mango es Mango. Y no es peronista ni radical, sino que pertenece a “la casa”, como llaman los espías a las oficinas de la calle 25 de Mayo.
El miércoles a la noche, en “La Cornisa”, Adolfo Rodríguez Saá recomendó preguntar a Carlos Menem o Eduardo Duhalde quién podría estar detrás de un magnicidio, y Cristina Kirchner, con su carpeta a cuestas, aseguró que un alto prelado de la Iglesia católica también le había advertido que cualquier cosa podría pasar en la campaña, incluso un magnicidio (ver también página 4). La palabra se usaba antes para el asesinato de presidentes o primeros ministros (desde John Kennedy a Olof Palme), pero la muerte del presidenciable mexicano Luis Donaldo Colossio o los ataques contra concejales del Partido de los Trabajadores de Brasil obliga a una cierta ampliación de significado.
“Alguien quiere que en lugar de discutir valores sociales (la educación, la pobreza, la exclusión, la economía) toda la Argentina se ponga a discutir de seguridad, y no hay por qué regalarle el valor de orden a la derecha”, dijo Cristina Kirchner a este diario. “Cuando uno mira el instructivo de la SIDE se da cuenta de que todos estamos en libertadcondicional”, afirmó. Dijo estar muy preocupada también por las distintas olas de delito y el aprovechamiento político de esos delitos.
Las instrucciones de la SIDE ordenan informar sobre “todo desplazamiento que realice el gobernador al interior provincial, o al resto del país, detallando día, hora y lugar del acto, funcionarios que lo acompañarán desde Río Gallegos, funcionarios que lo reciban (si es posible determinarlo), agenda política, medio de desplazamiento elegido, lugar y tiempo de estadía y (de ser posible) tenor del mensaje que tenga preparado”. Otro dato que se pide es un informe “acerca de compañía telefónica que provee servicio a la comitiva (Unión, CTI, etcétera) y si utilizan medios alternativos de comunicación (VHF, HF, teléfono satelital, etcétera)”.
En otro apartado el texto pide indicar si se utilizan ómnibus, un dato que Kirchner indicó como “ridículo”. “En Santa Cruz hay solo 14 centros poblados”, dijo. “Si son chicos, no hace falta ómnibus porque la gente va caminando a los actos, por su cuenta. Y en Río Gallegos no se usan.”
El instructivo incluso solicitaba informar sobre la identidad de los choferes. Más aún. Ordenaba “determinar si los concurrentes reciben algún tipo de plan de ayuda (ATN, planes sociales, etc.), determinando en todos los casos si son de origen provincial o nacional; o si les pagan en efectivo (antes o durante el acto) o son obligados mediante algún tipo de presión de perder un puesto en el Estado provincial”.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Fernández de Kirchner, preocupada por la campaña sucia contra su marido. “Alguien quiere que en lugar de discutir valores sociales hablemos sólo de seguridad.”
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.