EL PAíS › EL COMPLEJO ARMADO DE BLOQUES Y SUBBLOQUES DE LA COALICION CIVICA

La CC tiene su Grupo de los Ocho

Ocho diputados del ARI plantearon sus diferencias con la conducción de la coalición que lideró Carrió en los comicios y anunciaron que armarán un bloque propio. Nueve socialistas tampoco integrarán la bancada.

 Por Werner Pertot

La Coalición Cívica ya tiene su Grupo de los Ocho. Se trata de ocho diputados que, si bien no rompieron todavía con la CC, mantendrán un bloque separado en Diputados. El bloque único de 35 bancas que Elisa Carrió diseñaba con Adrián Pérez como jefe tendrá una segunda merma, ya que los nueve diputados socialistas tampoco serán de la partida. En el Senado, tampoco habrá unidad: los dos fueguinos tendrán un espacio propio con “buena relación con Giustiniani”. Del resto, prefieren ni hablar.

En silencio, los aristas resisten la orden de Carrió de que exista un bloque único tanto en Diputados como en el Senado. Además de Rubén Giustiniani, que ya ocupaba una banca por el socialismo, a la Cámara alta accedieron por Capital María Eugenia Estenssoro y Samuel Cabanchik, a quienes los fueguinos ven como “de centroderecha”. Desde el sur del sur, ya tienen claro lo que harán sus senadores, José Martínez y María Rosa Díaz: “Tierra del Fuego no se definió como Coalición Cívica, así que somos ARI puro. Vamos a tener muy buena relación con Giustiniani, pero no somos CC”, indicaron a Página/12. Si bien descartaron que vaya a existir un bloque único, plantearon que “eso no implica que no podamos trabajar juntos. Pero vamos a mantener la identidad”.

En Diputados, un grupo de ocho legisladores comenzó a reclamar “mayor autonomía” con respecto a las decisiones de Carrió y mantendrá un bloque separado del que se forme con Patricia Bullrich. Esta es la decisión de Eduardo Macaluse, Marta Maffei (que termina su mandato a fin de año), María América González, Delia Bisutti, Carlos Raimundi, Lidia Naim, Leonardo Gorbacz, Emilio García Méndez y Verónica Benas (que llega al Congreso desde el ARI Santa Fe). Más cerca de Carrió se muestran Elsa “Tata” Quiroz, Marcela Rodríguez y Susana García, entre otros.

Los socialistas, por su parte, tampoco formarán parte de la bancada de la CC. “Vamos a tener un bloque propio. Se va a tener un interbloque y se juntarán los jefes de cada bloque”, remarcó el titular del PS Capital, Roy Cortina. “Después de la experiencia del Frepaso y de la Alianza, queremos ser muy prudentes”, consideró ¿Por qué no fueron al lanzamiento de la mesa ejecutiva? “Nunca nos integramos a la CC”, respondió el diputado electo. Si bien Margarita Stolbizer se muestra cerca de Carrió, tampoco es seguro que sus “margaritos” no formen un bloque propio.

“Lo que queremos es debatir con tranquilidad cuál va a ser la continuidad del bloque ARI en el próximo período. Y queremos garantizar la autonomía, la democracia en las decisiones y, sobre todo, la orientación de la fuerza”, planteó Macaluse a este diario. Lo que principalmente les preocupa es si seguirán por lo que algunos llaman “el camino de López Murphy”, o si retomarán el perfil de centroizquierda del ARI originario. En ese sentido, no les seducen las nuevas figuras de la CC, como Alfonso Prat Gay o Santiago del Sel, ni la incorporación de los radicales.

De los ocho aristas, González y Raimundi se ven tentados a formar un interbloque con Claudio Lozano. La primera fue su compañera de fórmula en las elecciones porteñas y el segundo se mostró con él en plena campaña. Raimundi confirmó ayer que no integrará ningún interbloque con los otros miembros de la CC. “Yo no puedo hacer un planteo de dividir mal a la sociedad, después de que hubo un resultado tan claro”, disparó en dirección a Carrió. “El primer planteo de Carrió después de las elecciones es: ‘Me voy al mar tres meses’, pero ¿qué pasó ahí que de eso se pasó a formar una suerte de gabinete paralelo antes, inclusive, que la persona que gana la elección?”, cuestionó Raimundi, quien viene participando de los encuentros que tienen los disidentes en el Hotel Bauen con distintos referentes del interior. Quizá no fue adrede, pero en ese mismo hotel se solían encontrar los ex ARI que dieron el salto al kirchnerismo, comandados por Fernando Melillo y Graciela Ocaña.

Los aristas disidentes juran y perjuran que no piensan pasarse a las filas K. Pero se enojan cuando Carrió los corre con su desempeño en la elección: “Con este resultado, cada uno sabrá dónde debe estar”, les envió como mensaje en una entrevista con Página/12. “No se puede actuar como si hubiera ganado. Su respuesta es para el PJ. Si es por el resultado, entonces tendríamos que estar con Macri en la Ciudad o con Cristina en Nación”, ironizaban en el ARI, donde el diálogo con López Murphy dejó más de un herido. Tampoco cayó bien su frase de que “hay que dejar de humillar a las Fuerzas Armadas”. No hubo disidencias públicas, para no enturbiar la campaña, pero contestaron con un hecho: la visita del bloque completo al Espacio de la Memoria de la ESMA el lunes previo a las elecciones.

Compartir: 

Twitter
 

Carrió obtuvo el segundo lugar en las elecciones y aspira a cerrar un bloque de 35.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.