EL PAíS › MARCHA AL RECTORADO DE LA UBA Y MAS AMENAZAS

En el Pelle, nadie se rinde

Otras tres intimidaciones de bomba obligaron a desalojar el colegio Carlos Pellegrini. El rector hizo una denuncia judicial para que se investigue. Los estudiantes piden garantías para cursar.

La Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini ya lleva 35 amenazas de bomba. En medio de un extendido conflicto desde la asunción del rector Juan Carlos Viegas, las denuncias se cruzan en una lucha de poder, intentos de desestabilizar la institución, violencia con los alumnos y falta de diálogo entre los integrantes de la comunidad educativa. Esta semana el punto de inflexión fue el desalojo por la fuerza del bar de la escuela en el que los alumnos se encontraban reclamando que se les adjudique su administración. A las 8 de la mañana de ayer una nueva amenaza obligó a desalojar a los estudiantes cuando estaban por realizar una asamblea y decidir las medidas a tomar tras el levantamiento de la toma –con dictado de clases– del colegio. Por la tarde los alumnos realizaron una marcha hacia el rectorado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) para pedir “el cese de desalojos del colegio, la separación de los preceptores que le pegaron a estudiantes durante el conflicto y que se pueda concluir el ciclo lectivo normalmente”.

“Los chicos están retornando a clases progresivamente, pero hoy tuvimos dos nuevas amenazas de bomba y estamos viendo con la Justicia cómo se puede investigar y resolver definitivamente esta cuestión que nos preocupa”, aseguró Viegas. Según la visión que el rector le contó a Página/12, “hay un intento de desestabilizar la institución”. Por este motivo ya efectuó una denuncia judicial por “coacción”, ya que las permanentes amenazas de bomba “están impidiendo la labor en la escuela” y se podría poner en peligro la finalización en tiempo y forma del ciclo lectivo. La máxima autoridad del colegio fue designada por el rector de la UBA, Rubén Hallú. En ese momento también contaba con el apoyo del gremio Ctera enfrentado a la Asociación Gremial Docente (AGD) que lo había rechazado. Ayer circularon versiones sobre una posible renuncia de Viegas que fue desmentida rotundamente por él mismo: “Esto es una tarea que yo he tomado con mucha responsabilidad. No se juega con un cargo de este nivel y yo no soy de los que se van cuando las cosas se ponen difíciles.”

El titular del centro de estudiantes, Julián Asiner, explicó que decidieron levantar “la ocupación de la escuela”, pero pidió “garantías para concluir el ciclo lectivo normalmente”, dado que el colegio “es desalojado permanentemente por la policía ante las amenazas de bomba”. Desde la Red de Padres aseguraron que “hay un manejo de ciertos sectores que quieren dejar a la comunidad toda del Pellegrini muy mal parada” y reiteraron el pedido de renuncia de Viegas y todos los vicerrectores a cambio de “autoridades idóneas”. “Estamos muy preocupados por las decisiones que se están tomando”, le aseguró a este diario Estela Martín, miembro del grupo de padres.

Después de los hechos de violencia, alumnos, docentes de AGD y padres habían exigido el despido de los dos preceptores de Ctera que participaron en el desalojo del bar, acusados de haber agredido a dos jóvenes. A través de un comunicado, el gremio expresó su “absoluto repudio de los hechos de violencia sucedidos en el establecimiento” y sostuvo la necesidad de “investigar y esclarecer las amenazas de bomba en el marco del Estado de Derecho”. Argumentando “falta de condiciones para desarrollar las tareas”, el sindicato se había declarado en estado de asamblea abandonando el dictado de clases. Los estudiantes explicaron que se trata de “una pelea entre dos camarillas” que se disputan el control de colegio: El rector, representante de la Facultad de Ciencias Económicas y Ctera a través del vicerrector.

Compartir: 

Twitter
 

Los estudiantes del Carlos Pellegrini fueron desalojados ayer por la policía.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.