EL PAíS › LA ASAMBLEA DE GUALEGUAYCHU SE VA A TOMAR SU TIEMPO PARA CONTESTAR

Con alegría y algo de desconfianza

“Lo recibimos con euforia, pero con mucha cautela. Nos han mentido tanto que la gente todavía está dudando”, afirmó Pedro Pavón, de la asamblea de Gualeguaychú, ante el anuncio de los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez de que se frenará la construcción de las papeleras. La frase de Pavón resume el sentimiento general de los vecinos de Gualeguaychú y de Colón: una mezcla entre alegría y desconfianza. Aunque se mostraron esperanzados, los ambientalistas no resolvieron levantar ayer los cortes. En cambio, anunciaron que debatirán entre hoy y mañana la posibilidad de suspender las medidas de fuerza, que lleva ya 36 días en el puente San Martín, que conduce a Fray Bentos, y 21 en el puente Artigas, que conecta con Paysandú. “Hay voluntad de que esto se resuelva, pero queremos ver cuál es la respuesta de las empresas y qué se va a hacer en esos 90 días”, detalló Carlos Serrati, de la asamblea de Colón.

El vicegobernador de Entre Ríos, Pedro Guastavino, se comunicó con los asambleístas para insistir en que levanten la protesta, pero le respondieron que iban a esperar que llegase una comunicación formal.

“Estábamos en el corte cuando llegó la noticia y la idea general es que hasta que no haya comunicación oficial, no lo vamos a tratar”, puntualizó Ana Angelini, una de las abogadas de la asamblea. “No sabemos en qué condiciones sería la paralización, si dejarían de pasar camiones, si se va a hacer el informe de impacto ambiental, hay muchas cosas que pensar y no queremos apresurarnos”, sostuvo Angelini.

El anuncio de los presidentes encontró a Gualeguaychú en una ruidosa jornada de protesta, con una marcha por las calles céntricas de la ciudad de unos quinientos percusionistas, que se acercaron desde distintas partes de Santa Fe. La batucada general fue acompañada por los bocinazos de una caravana de autos que provenían de Buenos Aires y Santa Fe en apoyo del reclamo de las papeleras. “El gobierno argentino debe confirmar que no pasará ningún material de las empresas, porque si no de nada sirve la paralización de las obras por 90 días. El día 91 retoman los trabajos y todo lo que se haga será en vano”, razonó Gustavo Rivollie.

Otro vecino, Osvaldo Moussou, agregó que “hay una punta para negociar, aunque lo nuestro sigue siendo no a las papeleras”. “Nosotros hemos tenido mucho cuento del Uruguay. Tabaré todavía les tiene que pedir a las empresas, y no sabemos si las papeleras paran”, se atajó. Estas reacciones contrastaron con la del secretario de Cultura de la municipalidad local, Javier Villanueva, que se mostró más conciliador y planteó que “durante el fin de semana va a primar el tema del pedido” de los mandatarios. “Estamos contentos, es una señal que hace rato venimos buscando, la han dado quienes deben hacerlo”, reflexionó Villanueva.

En Colón, la impresión era similar. “Estamos en los umbrales de un posible acuerdo, pero vamos a esperar que se formalice el reclamo”, destacó Serrati, que permaneció en el corte durante toda la tarde. Al anochecer, tocaron algunas bandas locales, hubo una proyección de fotografía del río Uruguay e hicieron un asado a la canasta para todos los vecinos, donde cada uno aportó sus achuras. Tras la comida, hicieron una asamblea, en la que se confirmó el piquete. “Se levantará el corte, siempre y cuando Uruguay disponga parar la construcción”, dijo Serrati, no sin cierta desconfianza ante una posibilidad que hasta ayer los vecinos veían como muy lejana.


Informe: Werner Pertot.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.