DEPORTES › EL PARTIDO DEBUT DE ASTRADA FUE UN TEDIOSO EMPATE

Academias eran las de antes

Los hinchas canallas tendrán que cargarse de paciencia en vista
a la ansiada recuperación del equipo. Hubo entrega física, pero
la pelota siguió siendo maltratada ante el peor del campeonato.

 Por Alejo Diz

1 CENTRAL: Castellano (6); Villagra (5), Raldes (6), Fassi (5), Eluchans (5); Coudet (5), Andrés Díaz (5), Ledesma (6), Encina (5); Vitti (4), Ruben (5). DT: Leonardo Astrada.

1 RACING: Campagnuolo (6); Barroso (4), Cabral (4), Menghi (4), Shaffer (4); Romero (5), Torres (5), De la Fuente (5), Moralez (6); Villanueva (4), Luna (5). DT: Diego Simeone.

Goles: PT: 30m Ruben (C). ST: 13m Valdemarín (R).

Cambios: ST: Desde el inicio Valdemarín (5) por Villanueva (R), 8m Pallaro por Andrés Díaz (C), 11m Moreira por Coudet (C), 32m Mirosevic por Moralez (R), 38m Vecchio por Vitti (C) y 40 Capria por Luna (R).

Arbitro: Javier Collado

Cancha: Central

Expulsado: ST: 42m Shaffer (R)

Con Leonardo Astrada parado dentro del corralito de técnico, Central jugó como lo hacía con Angel Zof. Y fue lógico. Porque el cimbronazo emocional que contagia un cambio de cuerpo técnico, no garantiza más que un plus físico. Pero lo de Central con la pelota en juego no pasa por el despliegue que brinden sus jugadores, sino por el trato que ofrezcan del balón. Y al momento de tocar, los canallas se pierden, como lo hace también el Racing que ahora intenta guiar Diego Simeone. Lo que sucedió en el campo de juego fue muy ordinario. Quizás los auriazules mostraron mayor equilibrio en el rendimiento de sus tres líneas. Pero se repartieron los puntos y ninguno mostró síntomas de recuperación.

La propuesta no traía mayores promesas. Y cumplieron. Central y Racing protagonizaron un partido soporífero, de juego intrascendente, con arqueros en protagónicos secundarios y jugadores tratando la pelota con torpeza. En Racing el desconcierto era colectivo y los desaciertos brillaban en defensa. En Central los aciertos, pocos por cierto, eran colectivos (cada jugador atendía su lugar en el campo) y las desinteligencias aparecían en ofensiva, donde nadie lastimaba.

¿Qué se vio de diferente? Nada. El Central de ayer fue el mismo que empató con Argentinos. Se vio un Vitti de pies confusos, un Ruben en soledad y un equipo incapaz de suplir con lo colectivo la ausencia de talento individual. Racing, que ofreció una ingenua defensa compuesta por jugadores no mayores de 21 años, fue desprolijo y acusó un desorden que alarmaba al ver a sus jugadores corriendo detrás de la pelota.

El primer tiempo fue flojo en situaciones. Pero, a la postre, mejor que el segundo. Hasta la media hora, los equipos se sacaron ventajas en el juego aéreo: porque Central ganaba en área rival y Racing lo hacía en terreno auriazul. Pero todos los cabezazos se fueron desviados.

En el primer cuarto de hora el canalla insinuó algunas intenciones. Fue cuando Coudet llegaba profundo por derecha, Villagra se animaba a proyectarse y Vitti se la devolvía a un compañero. En ese breve tramo, el Chacho lo tuvo con disparo cruzado y desviado tras sorprender por su lateral, y Vitti se cayó en el área cuando iba a definir por supuesta infracción de Romero.

Pero, en verdad, ninguno llegó al arquero rival tirando tres pases en continuado. Para que Ruben llegue al gol fue necesario un grosero yerro del juvenil fondo albiceleste: Mengui le pegó de punta para rechazar, la pelota rebotó en la espalda de Cabral y le quedó servida al goleador pisando el área menor.

En el segundo tiempo desapareció la movilidad de Coudet, Encina no tenía final en sus gambetas y Vitti terminó por caer preso de sus caprichos de fulbito que tanto irritan al hincha. Pero Racing jamás reaccionó. Se duplicaron las infracciones, la pelota vivió enredada en los pies de los jugadores y los técnicos enloquecíeron por ver un apagado espectáculo.

Antes de que los dirigidos por Simeone enloquecieran, llegó el gol del empate: centro de Romero por la derecha y cabezazo suave de Valdemarín para poner la pelota sobre el segundo palo y dejar a Castellano sin chances. El gol --el primero que marcó el equipo bajo la dirección del Cholo Simeone-- dejó sin resto motivador a los canallas. Racing buscó la victoria en algunos tímidos contragolpes. Pero ya nadie cruzada la mitad de la cancha. Central tiró su primer tiro al arco a falta de seis minutos para el final y Racing lo buscó con un zapatazo de Torres. Jugaron muy poco para llevarse los tres puntos. Como los canallas fueron los que se habían puesto en ventaja, del otro lado celebraron la igualdad con mejor ánimo.

Compartir: 

Twitter
 

Un barullo de área, típico del partido que se vio ayer en el Gigante de Arroyito. En el primer tiempo hubo escasas situaciones de gol. Y en el segundo tiempo fueron menos.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.