EL PAIS

El 17 de Octubre de ayer y hoy

Fortunato Malimacci *

“Hay varios actos en comparación a otros años. Se trata de tener una mayor presencia pública. Llama la atención que el lugar central no lo ocupa la clase obrera, otrora la columna vertebral del movimiento. Prima el poder territorial, el aparato, por sobre lo orgánico y lo colectivo. Es evidente que la simbología peronista sigue siendo eficaz para intentar captar al electorado, aunque no con la envergadura de antes. Luego del lockout campestre, las divisiones se profundizaron, aunque Kirchner intente rearmar el partido con importantes alianzas. Debe revisar su estrategia, porque puede resultarle perjudicial dejar de lado a otros actores importantes de la sociedad como la CTA. Es necesario desarrollar plenamente una política social que logre movilizar activamente a las masas populares, siempre atraídas por la emocionalidad peronista. El peronismo, que en una época se caracterizó por incluir a toda la ciudadanía dentro de un proyecto social, debe recuperar ese originario poder de inclusión.”

* Titular de Historia Social Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


Ricardo Sidicaro *

“En un buen momento para pensar sobre el futuro, es sorprendente que se dediquen a pensar con tanto ahínco en un pasado que carece de relación alguna con la Argentina actual. Los actos del PJ sólo representan la confrontación entre caudillos. Este 17 de octubre tiene la particularidad de desarrollarse en vísperas de una elección legislativa, por lo que opera como un importante capital político en la lucha que sostienen las facciones para captar los votos. El peronismo fue y es un movimiento donde prima de manera absoluta la dirección, por tanto lo que importa es la confiabilidad de aquel que porta el liderazgo. La fuerza del kirchnerismo radica en la adhesión de los gobernadores alineados y, como foco decisivo, en el apoyo de los intendentes bonaerenses al catapultarse como mediadores que captan a la trama popular. Kirchner luego del conflicto agrario se movió con astucia y pudo recuperar relaciones estratégicas que estaban en peligro.”

* Titular de Análisis de la Sociedad Argentina en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.


Pino Solanas *

“Es relevante recordar que el 17 de octubre fue el inicio de una revolución que desplegó los valores fundamentales de la justicia social, la independencia nacional y la soberanía económica con una profundidad insoslayable. Se inicia un proceso de defensa de la Nación sin parangón. La nacionalización del Banco Central y del banco público, del comercio exterior, la recuperación de todas las empresas de servicios, fueron algunas de las medidas que llevaron al país a su verdadera independencia. El pueblo tuvo un genuino sentido de pertenencia que se tradujo en un real acceso a la vida pública. Al fallecer Perón y no quedar en pie una organización consolidada, todos los que vinieron se subieron al caballo y se colocaron la camiseta sólo por ambición de poder. Hoy día, lo que se llama peronismo, en verdad, es pejotismo. Las consecuencias de esta revolución postergada están a la orden del día: 40 por ciento de trabajadores en negro, 12 millones de pobres, 5 millones de indigentes y nuestro patrimonio en manos ajenas.”

* Referente de Proyecto Sur, cineasta.


Horacio González *

“Las jornadas que más recuerdo son las de mi juventud sesentista. Recuerdo un aniversario donde hubo mucha represión, fruto de la ilegalidad a la que estábamos condenados. Tuve que refugiarme en el Bar La Perla. Por alguna razón cada 17 de octubre me devuelve a mi falansterio peronista de los ’60, quizás porque en aquella época se articuló el peronismo con la izquierda y el socialismo, de una manera que muchos intuimos como propia. El 17 de octubre fue la fundación de la Argentina moderna para la Sociología nacional y popular. El acontecimiento tiene la forma de un icono abierto que nos obliga a replantear los lenguajes conmemorativos, donde se involucran los símbolos más arraigados de la historia cultural de los pueblos. Los iconos, desde una perspectiva política, son seductores en su aspecto ritual, aunque pienso que el secreto es hacerlos realmente seductores desde prácticas imaginativas. Es así como el icono pierde su elemento conservador y se lo transforma en una alegoría, que nos recuerda que el 17 de octubre fue el día donde se pudo cruzar el Riachuelo, a pesar de que los puentes estaban levantados.”

* Director de la Biblioteca Nacional.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.