EL PAíS › EL GOBIERNO, DECIDIDO A MANTENER LA CONVOCATORIA AL DIáLOGO CON LAS ENTIDADES AGROPECUARIAS

Pocas sorpresas para la Casa Rosada en Leones

En el Gobierno evaluaron como previsibles las palabras de los ruralistas, aunque esperaban un discurso menos agresivo de parte del presidente de Coninagro. Confían en retomar las negociaciones que se habían iniciado con Biolcati.

 Por Daniel Miguez

Pese a los duros discursos que pronunciaron ayer algunos de los directivos de las entidades agropecuarias en el acto de la ciudad cordobesa de Leones, desde el Gobierno dejaron trascender que no se levantará la convocatoria al diálogo prevista para el martes próximo.

Ese día, los ruralistas serán recibidos por la ministra de Producción, Débora Giorgi, quien seguramente no se apartará del acuerdo preliminar al que habían llegado el martes pasado el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, y el ministro de Planificación, Julio de Vido.

Una fuente cercana a De Vido le dijo ayer a Página/12 que “de los diez puntos con demandas que presentó Biolcati se llegó a un acuerdo en ocho. Sabemos que tienen muchos problemas internos entre ellos, pero esperamos que no sean tan irracionales para pretender obtener el 100 por ciento de sus reclamos. Eso no existe en ninguna negociación”.

En la Casa Rosada, aun después de los discursos de ayer, rescataban la actitud que mostraron hasta la semana pasada tanto Biolcati como el titular de CRA, Mario Llambías, y el líder de la Federación Agraria de Gualeguaychú, Alfredo De Angeli, los dos dirigentes con los que más diálogo mantenía el presidente de la Sociedad Rural sobre la marcha de las negociaciones con De Vido. “Evidentemente el que quiso romper fue (el presidente de la Federación Agraria, Eduardo) Buzzi, con el comunicado que sacó el miércoles diciendo que el Gobierno dilataba el llamado al diálogo, luego de que Biolcati les llevara los puntos del acuerdo con De Vido.” Por eso tampoco sorprendió en la Casa Rosada el discurso de Buzzi, que acusó al Gobierno de utilizar el dinero de las retenciones para “beneficiar a amigos que hacen diferencias económicas”.

Menos sorpresa aún provocó en el Gobierno que Biolcati tuviera que mostrarse más duro que lo habitual para no aparecer concesivo antes sus colegas más intransigentes. Hasta parecían entenderlo, luego de que el miércoles pasado el Gobierno, ante la exigencia de diálogo de Buzzi y la negativa de Biolcati a admitir que se estaba dialogando, decidiera confirmar oficialmente cómo se desarrollaron las negociaciones entre De Vido y Biolcati desde el 5 de enero hasta el martes pasado.

Hasta ese martes, en el Gobierno no dudaban de que las entidades aceptarían la oferta que llevaba Biolcati y hasta habían puesto día y hora tentativos para el encuentro. Hubiera sido el jueves pasado a las seis de la tarde. Los recibiría el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y la presidenta Cristina Fernández de Kirchner participaría del tramo final de la reunión, como broche de oro. La marcha atrás decidió al Gobierno a que sea Giorgi la nueva interlocutora de los ruralistas.

“El año pasado las otras tres entidades no podían zafarse de la interna de la Federación Agraria entre Buzzi y De Angeli. Ahora no pueden encuadrar a Buzzi. Así es muy difícil. Ahora, si quieren convertir su problema sectorial en un tema de campaña y alargarlo hasta las elecciones, que no le mientan más a la gente”, comentaba ayer a este diario otro funcionario.

En cambio, en el Gobierno no esperaban un discurso tan agresivo como el del presidente de Coninagro, Carlos Garetto, quien, como si fuera un candidato político en campaña, sorpresivamente transformó el problema de los ruralistas en “una lucha muy larga por la libertad y la dignidad de los argentinos”.

“Nosotros queremos dialogar y creemos que podemos llegar a acuerdos que los benefician. La situación no es la misma que el año pasado, ni para el campo ni para el país, pero si ellos siguen con la misma lógica de confrontación, planteando que el acuerdo es todo o nada, hasta su propia gente les va a empezar a dar la espalda”, sostuvo la misma fuente, que celebró la poca convocatoria que tuvo el acto de las entidades agropecuarias de ayer.

Respecto de la reunión del martes próximo con Giorgi, distintas fuentes de Gobierno coincidieron en señalar que se realizará tal como estaba prevista, pese a que algunos de la Casa Rosada parecían querer supeditarla al tono que tuvieran los discursos de ayer. Un funcionario explicó así a Página/12 la decisión de mantenerla: “Ni locos la levantamos. No vamos a ser nosotros quienes rompamos el diálogo. Si no quieren llegar a un acuerdo, que el costo lo paguen ellos”.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió ayer a los gobernadores de Entre Ríos y de Misiones, con quienes firmó acuerdos de ayuda financiera.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.