EL PAíS

De su vida y sus años en la política

 Por Nicolás Lantos

–¿Cómo fueron sus comienzos en política?

–En el año ’85, un compañero de colegio me dijo: “En el Luna Park toca Teresa Parodi”, y yo fui, tenía 15 años. Cuando llegamos estaba hablando Antonio Cafiero, era un acto de la Juventud de la Renovación. A partir de ahí comencé a ir a reuniones barriales, en Llavallol, me empecé a interiorizar. Mis viejos, docentes, no eran militantes ni venían de la política. Luego comencé en el Colegio, en el ’86 milité en el Centro de Estudiantes, en el ’87 me presenté en una lista como secretario y ganamos, en la ENAM, la escuela con mayor matrícula en Lomas de Zamora.

–Llegó al peronismo de la mano de la Renovación, ¿cómo transitó los ’90 cuando quedó en manos de Carlos Menem?

–En ese entonces comencé a transitar por el peronismo local, en el municipio, en el centro doctrinario. Después ya con Eduardo Duhalde gobernador, trabajé en la provincia de Buenos Aires. Durante un tiempo me dediqué a la actividad privada, pero también hice función pública.

–¿Cómo fue su relación política con Duhalde?

–Cuando él era gobernador trabajé en su administración, aunque no era un cargo jerárquico, ministro ni nada. Trabajé cuatro o cinco años en el Ente Energético, en las obras de luz y gas de la provincia. Pero lo conocí más como hincha de Banfield, porque nos sentábamos cerca en la cancha, que como dirigente político. No reniego de lo que fue en su momento Eduardo Duhalde, llegó a ser presidente, incluso trabajé en su gobierno por tres meses. Y la verdad es que fue una gran experiencia; yo era un joven militante y en ese momento pensaba que era la mejor opción. Después, cuando llegó Néstor, me hizo ese click de saber por qué había entrado en política.

–¿Qué sucedió entonces?

–En 2003, después de la gran crisis que tuvo la Argentina, sentí ganas de trabajar en Lomas de Zamora, de reconstruir la ciudad. Yo ya tenía 33 años, dos hijos y me dieron ganas de cambiar el lugar donde vivía. Ese año fui candidato a primer concejal suplente. Después tuve algunos cargos en el municipio hasta que en 2007 fui primer candidato a concejal y luego secretario de Gobierno. Desde ese lugar me dediqué a trabajar la matriz administrativa del municipio, que tenía muchos déficit. En el año 2009 el intendente de ese momento decidió dejar la política y retirarse y asumí por dos años. Con esa experiencia, en dos años hicimos la transformación más importante de Lomas de Zamora de los últimos treinta años, y en 2011 ganamos por el 67 por ciento de los votos. Creo que fue porque logramos generar una sensación de pertenencia, cada persona que se acercó a trabajar lo hace con el orgullo de ser de Lomas. Tuvimos grandes logros. ¿Falta? Seguro. Pero saben que me desvivo cada día por esto.

–En el medio tuvo que cursar una enfermedad grave...

–Sí, en el medio de todo eso yo tuve que vivir una enfermedad, que a mí me hizo entender muchísimo más por qué estaba en política. Yo me curé para seguir con esto: Dios me dio una segunda oportunidad, con el apoyo de grandes médicos, de mi familia, de los vecinos, y no la quiero desaprovechar. Y esto es lo que hago: devolver todo lo que me da la vida.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • De su vida y sus años en la política
    Por Nicolás Lantos
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.