EL PAíS › EL MINISTRO DE VIDO SE REUNIO CON EMPRESARIOS

Seduciendo al establishment

 Por F. C.
Desde Nueva York

Uno de los motivos principales del viaje del presidente Néstor Kirchner a los Estados Unidos es la búsqueda de inversiones y ganarse la confianza del establishment norteamericano. En ese sentido hay que ubicar su decisión de desayunar hoy en Wall Street y tocar la campana en la apertura de la ronda. En esa dirección, ayer, el ministro de Planificación, Julio De Vido, tuvo un primer acercamiento a los hombres de negocios estadounidenses, del que también participaron empresarios argentinos. La movida tuvo una buena respuesta –hubo unos cuarenta empresarios de firmas norteamericanas importantes– aunque De Vido no pudo evitar que a la hora de las preguntas lo consultaran sobre la crisis energética y lo que llamaron “el control de precios”.

El desayuno de trabajo se hizo en una sede distinguida. El Hotel Waldorf Astoria, sobre Park Avenue, el mismo que a la noche elegiría George Bush para agasajar a los presidentes con una cena de gala. La entidad convocada era Bussines Council for International Understanding y allí había representantes de las energéticas Occidental Oil and Gas Corporation, Occidental Petroleum, Duke Energy International, también de ABN Amro Bank, Barrick Gold, Wall Mart, Bear Staerns, Maratón Asset y demás. Del lado argentino estaban, entre otros, el Banco Galicia, el Grupo Dolphin y el Banco Hipotecario. El encuentro fue organizado por el cónsul Héctor Timerman.

La intención de De Vido era poner al tanto a los empresarios estadounidenses de las últimas normas aprobadas por el Gobierno, según entiende, en la línea de “seguridad jurídica” que siempre reclama el empresariado. “Estas normas acá no se conocen”, había explicado el ministro. De hecho, los empresarios se ubicaron en una gran mesa rectangular y en cada lugar los esperaba un cuadernillo bilingüe: “Nuevas normas que instrumentan oportunidad de inversión en la Argentina”. El ministro de Planificación habló sobre propuestas como el régimen de iniciativa privada, el de asociación público-privada, biocombustibles, promoción del hidrógeno y energía eléctrica.

Los empresarios no son de conservar la atención durante mucho tiempo. Algunos de los norteamericanos, mientras la exposición se extendía dando detalles de la recuperación argentina y de las muy buenas posibilidades de retorno de una inversión que ofrecía el país, se dedicaron a chequear los mails que recibían en sus blackberrys, los celulares con pequeños teclados que son furor por aquí.

Al momento de las preguntas hubo referencia a la posibilidad de crisis energética. De Vido la negó pero también mencionó la debacle que había sufrido el país en 2001 y que “lo dejaron estar”. “Pero ahora Argentina está en marcha y el crecimiento es ininterrumpido”, subrayó. Cuando uno de los norteamericanos habló sobre los inconvenientes que planteaba una política de control de precios, De Vido enseguida lo cruzó. “En Argentina no hay control de precios, hay acuerdos”, dijo. Aunque reconoció que esos acuerdos no siempre eran igual de amistosos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.