PIRULO DE TAPA

EXCAVADORA

La casa de la calle Ofelia Nieto, en el popular barrio madrileño de Tetuán, se había convertido en un símbolo para el movimiento de los indignados, nacido en 2011 para denunciar la corrupción, el ajuste y la especulación bancaria e inmobiliaria. Centenares de simpatizantes se movilizaron durante dos semanas en agosto de 2013 para evitar su demolición, que responde a un nuevo plan de urbanismo de la alcaldesa derechista de Madrid, Ana Botella. Ayer, en el día en que el presidente Mariano Rajoy anunciaba un programa para evitar los desahucios, llegó la policía, sin aviso y con una excavadora. En cuestión de horas, la construcción quedó demolida. Y las tres familias que la habitaban, en la calle.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.