EL PAIS › OPINION

Una denuncia marxista

 Por Héctor Recalde *

En su momento –sin dejar de lamentarnos por la trágica muerte del doctor Alberto Nisman– formulamos las más severas críticas por la inconsistencia e irresponsabilidad de su libelo.

Hete aquí que, a través de la resolución del juez Daniel Rafecas, nos enteramos de que en la caja fuerte de la Unidad Fiscal AMIA existía otro documento sellado y firmado por el doctor Nisman entre diciembre de 2014 y enero de 2015 que era el opuesto contradictorio al escrito que imputaba varios delitos a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al canciller Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque y a otras personas. El documento en cuestión, que fue adjuntado a la causa por la secretaria de la Unidad Fiscal AMIA, la doctora Soledad Castro –y del que tenían conocimiento al menos cinco fiscales del organismo—, era muy elogioso hacia la política del gobierno nacional en la búsqueda de lograr el objetivo de sentar a los acusados ante el juez, y de este modo, permitir avanzar la causa hacia el juicio oral.

Esta actitud nos recordó aquella afirmación que con soltura decía: “Estos son mi principios; si no le gustan tengo otros”. El autor era Groucho Marx (2/10/1890-19/8/1977). Lo lamentable es que quien asumiera igual actitud fuera el fallecido doctor Nisman.

A partir de esta terrible anomalía en términos institucionales, cabe preguntarse, ¿con qué fundamentos van a apelar? ¿Con los del escrito elogioso o el otro?

Es hora de actuar conforme a derecho, sin ninguna interferencia, provenga ésta de donde provenga; con la ambivalencia del fiscal ha quedado al desnudo que la desestimación de la denuncia no es opinable, tiene la fuerza de la ley y la contundencia de los hechos.

* Diputado nacional, Frente para la Victoria.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.