PSICOLOGíA › INFIDELIDADES EN LA WEB

“Ten una aventura”

 Por Sergio Zabalza *

Dicen algunos que la fidelidad estaría perdiendo su sitial de privilegio entre los requisitos que sustentan una relación de pareja. Sin embargo, existen sitios en Internet cuya condición de funcionamiento es la fidelidad. “Ten una aventura”, proponen algunos websites: ofrecen contactos entre personas ya comprometidas, cuya demanda consiste en la garantía de que un encuentro no arrastrará derivaciones impredecibles. Entonces, lejos estamos del acceso a la madurez que supondría cierta relativización de los celos. Porque más que propiciar aventuras, estos dispositivos parecieran asemejarse a prácticas de control. Lo cierto es que este siglo encuentra a las personas mucho más vulnerables ante cualquier sospecha que insinúe la pérdida de exclusividad. Desilusiones y escándalos se desatan a partir de la información que circula en las redes sociales. Una simple foto puede originar disgustos mayúsculos. Y ni hablar de los mails que “quedan abiertos”: sorprendente modalidad de confesión inconsciente, muy propia de nuestros días, en que el ciberespacio filtra información más allá de nuestras intenciones manifiestas.

¿Qué hay entonces tras esta cauta infidelidad que se auspicia en la web? ¿No será que, en realidad, padecemos un exceso de satisfacción? El imaginario que hoy determina las relaciones entre las personas se acompaña de un muy raro empuje. Aquella frase de Luca Prodan, “No sé lo que quiero pero lo quiero ya” ilustra las expectativas que prevalecen en la actual subjetividad. Es que, sea en su versión trágica o feliz, el amor, desde siempre, se apoya en dos dimensiones: el deseo y la satisfacción. No hay uno sin la otra. Y sin embargo, ambos transitan por carriles tan divergentes que rara vez encuentran un cauce común. Mientras la satisfacción precisa la posesión del objeto, el deseo es hijo de la carencia. Si la satisfacción es correlativa de la seguridad, el deseo se alimenta de la contingencia. Si la seducción es compañera del deseo y la palabra, a la satisfacción le basta el mutismo de la saciedad. Es que mientras el deseo apuesta a lo nuevo, la satisfacción es conformista y conservadora.

Por eso, celebro cualquier dispositivo que propicie el encuentro entre las personas, sobre todo si éstas albergan algún resquicio para la sorpresa o la contingencia. De lo contrario, la “aventura” de los cautos infieles haría necesaria la creación de un sitio para los que quieren ser infieles a los infieles, y así sucesivamente, en una suerte de infinitización que atestiguaría el carácter imposible de la satisfacción que rechaza el deseo. ¿Qué dosis de vértigo, riesgo o emoción puede haber cuando, desde el vamos, está descartado lo imprevisible del encuentro?

Es aquí donde se produce el espejismo que algunos traducen como superación o desestimación de la fidelidad. El ansia de satisfacción es tan grande que ya no importa con quién estamos. Los síntomas están a la vista: hastío, aburrimiento, vacío, soledad, depresión, impulsiones, angustia e... insatisfacción. Para que algo cobre valor es necesario abrir la vía del deseo. Alguien nos enamora cuando su decir o presencia nos revela una carencia que desconocíamos en nuestro ser. Eso es la herida de amor, sin la cual no hay aventura que se sostenga en el tiempo. El deseo no son nuestros caprichos: hoy esto, mañana aquello. Consentir al deseo supone elegir, y elegir siempre implica perder algo. La única y verdadera fidelidad es con nuestro deseo.

* Psicoanalista. Hospital Alvarez.

Compartir: 

Twitter
 

 
PSICOLOGíA
 indice
  • ACERCA DE LA FIGURA DEL SOBREVIVIENTE
    La condición posthumana
    Por Alejandro Kaufman
  • INFIDELIDADES EN LA WEB
    “Ten una aventura”
    Por Sergio Zabalza

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.