SOCIEDAD › UN COMERCIANTE Y TRES ASALTANTES MUERTOS DURANTE UN FEROZ TIROTEO CON LA POLICIA

Una masacre en Acassuso

Ernesto Mata fue baleado luego de que cinco delincuentes asaltaran su casa. La autopsia no la realizarán los peritos de la Bonaerense.

 Por Horacio Cecchi

El martes por la noche, en Acassuso, el asalto a la casa del comerciante Ernesto Mata derivó en una masacre, luego de que tres de los delincuentes, escudados con rehenes, desataron un intenso intercambio de disparos. Como resultado murieron los tres asaltantes y, horas más tarde, el comerciante, herido de un balazo en la cabeza. El golpe tuvo lugar a siete cuadras de la avenida Santa Fe (continuación de Maipú y de Cabildo) y a cuatro del hipódromo del Jockey Club. Zona de alto poder adquisitivo en el partido de San Isidro, propensa a invertir en custodios y a ser objetivo de bandas organizadas y no tanto. Las preguntas más obvias son: quiénes y por qué asaltaron a Mata, quién avisó al 911, por qué se iniciaron los disparos y quién baleó al comerciante. Las preguntas serán obvias. La autopsia, no: será realizada lejos de San Isidro y de sus departamentales, en la morgue judicial de Lomas de Zamora, y participarán forenses enviados por la Procuración bonaerense. Por si acaso.

El asalto ocurrió el martes alrededor de las nueve y media de la noche, cuando Ernesto Mata llegaba a su casa en su Jeep Cherokee 4x4. Tres de los cinco asaltantes lo abordaron y otros dos permanecieron en el Peugeot 405 en que habían llegado. Con Mata entraron en la casa de Libertad 723 y Necochea. Dentro se encontraban su mujer, un hijo y una hija adolescentes. Una versión sostiene que la chica avisó al 911 y otra sostiene que fue un vigilador. Lo cierto es que mientras los ladrones estaban adentro, llegaban los móviles que recorrían la zona. En ese momento, los dos asaltantes que quedaron en el Peugeot escaparon, mientras que uno de los del interior, vestido de traje y supuestamente el jefe, salió y haciéndose pasar por el padre intentó decir a los policías que no hacía falta su presencia en el lugar. “¿Qué pasa? Está todo tranquilo”, dijo. Pero cuando le pidieron que se acercara, sacó un arma y disparó. Luego entró. Los tres salieron con la chica y el padre como escudos.

Cuando llegaban a la esquina, en dirección al Peugeot, la chica, en un reflejo impensado, se escapó de los brazos de su captor y corrió hacia los policías mientras se desataba un feroz tiroteo (no está claro si su carrera motivó los disparos o fue como reacción a ellos). Los tres delincuentes fueron acribillados, y Mata cayó herido de un disparo en la cabeza. Trasladado al Hospital de San Isidro, falleció durante la mañana de ayer. Según la policía, los asaltantes tenían tres pistolas 9 milímetros, una de ellas aparentemente robada a un federal, y una calibre 45, aparentemente robada al Ejército.

El fiscal a cargo, Ariel Apolo, está interesado en conocer el origen del proyectil que dio muerte a Mata. Y ordenó que la autopsia fuera realizada por peritos forenses desvinculados del caso, como ordena la resolución de la procuradora general bonaerense, María del Carmen Falbo. Para ello, la pericia se realizará en la morgue judicial de Lomas de Zamora por peritos enviados directamente por la Procuración.

Compartir: 

Twitter
 

El frente de la casa de Libertad 723 y las marcas en la 4x4.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.