SOCIEDAD › PEDIDO DE CAPTURA PARA DANIEL CABRERA POR NO HABER VUELTO A LA CáRCEL

Tractorcito, en el punto de partida

Cabrera gozaba de salidas transitorias y no regresó a la prisión. Venía denunciando que la Justicia no le permitía estudiar y trabajar. En su haber ya tiene varias fugas.

 Por Carlos Rodríguez

“Si yo no vuelvo, no es, técnicamente, una fuga, es un abuso de confianza.” Con esas palabras, la última vez que habló con PáginaI12, Daniel Agustín Cabrera, más conocido como Tractorcito, demostraba tener dando vueltas en la cabeza la posibilidad de declararse “en rebeldía”, según sus propias palabras, lo que significaba no regresar a las ocho de la noche a la Unidad Penitenciaria 19, de Ezeiza, como lo tenía que hacer tres veces por semana, dado que gozaba de salidas transitorias. La oficina de prensa del Servicio Penitenciario Federal (SPF) confirmó ayer que el detenido se retiró “el viernes 20 de junio (a las ocho de la mañana) y todavía no regresó”. En una nota titulada “Daniel Cabrera, el hombre condenado a ser Tractorcito”, publicada el 25 de mayo pasado, este diario había adelantado que el famoso ladrón de bancos tenía dificultades, por trabas burocráticas, para “estudiar y trabajar”, como decía querer hacer para poder “rehacer su vida”. Ahora, con su actitud desesperada –“estaba muy mal, muy bajoneado”, argumentó su mujer–, si lo vuelven a detener va a perder sus salidas transitorias y su reinserción social va a quedar de nuevo presa, en manos de sus carceleros.

“El hecho de no presentarse no es, exactamente, una fuga. El estaba saliendo con autorización de una unidad como la 19, que es una colonia, donde los presos tienen cierta libertad de acción. La fuga es otra cosa, pero de todos modos cometió incumplimiento de una responsabilidad, de una obligación que tenía y si lo vuelven a capturar, va a tener dificultades hacia adelante. Ya no va a gozar de salidas transitorias y seguramente va a volver a una cárcel de máxima seguridad.” El procurador penitenciario, Francisco Mugnolo, abogado y conocedor de las cuestiones penitenciarias, opinó sobre la situación que afronta Cabrera desde ahora.

Fuentes de la Policía Federal confirmaron que la orden de captura de Tractorcito ya está en todas las comisarías del país. “Aunque técnicamente no sea una fuga, la situación es igual: donde lo encuentren lo van a detener”, le comentó a este diario una fuente policial. Mugnolo afirmó que hay dos momentos muy duros para el preso: “Cuando lo detienen, porque ingresa con ansiedad y angustia, hasta que se va adaptando al hecho de estar detenido. Y también es un momento de crisis cuando comienza a estar cerca de su libertad. En la Argentina, el proceso de readaptación de un detenido es muy difícil, porque no hay suficiente apoyo ni vigilancia para seguir su evolución, para ayudar a su reintegro a la sociedad”.

Ernesto Vissio, abogado y amigo de Cabrera, con quien iba a trabajar en su estudio, todavía no puede creer que se haya ido por su voluntad: “Tal vez le pasó algo, porque no hay motivos para que viole sus salidas transitorias. Habría que averiguar si le pasó algo antes de pedir la captura sin más ni más”. Liliana, la esposa de Cabrera, sólo admitió que él está “muy bajoneado, muy mal, porque el juez de ejecución penal (Esteban Ignacio Viñas) le negó el régimen de ‘prisión discontinua’ que le hubiera permitido trabajar y estudiar, como él quiere”.

Ella dijo que sólo espera que todo “se solucione pronto y que entiendan la situación que vivimos”. La “prisión discontinua” le permitiría a Cabrera estudiar y trabajar, porque tendría salidas desde el lunes a la mañana hasta el viernes por la noche. Sólo debía pasar en prisión los fines de semana. Además de trabajar con Vissio, en su estudio, Cabrera se había inscripto para estudiar Derecho en la Universidad Argentina John F. Kennedy. “Estoy seguro de que no se fugó, porque no había motivos. Es una persona muy inteligente, ya había cambiado de vida, tenía dónde vivir, dónde trabajar. Tenía todo para ganar”, insistió Vissio.

A Cabrera lo habían condenado a 33 años de cárcel por robar bancos. Luego de una dura batalla judicial, le rebajaran la pena a 25. En diciembre pasado comenzó sus salidas transitorias. Ahora, otra vez, puede volver al punto de partida.

Compartir: 

Twitter
 

Tractorcito frente a su casa, donde vivía con su pareja.
Imagen: Marisela Mengochea
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.