SOCIEDAD › POLéMICO VETO PARCIAL DEL JEFE DE GOBIERNO A LA LEY QUE LIMITA ALTURAS A LAS CONSTRUCCIONES EN ESE BARRIO

Macri movió la torre en Caballito

La ley protegía de construcciones de altura a 50 manzanas del barrio. El veto afecta a seis manzanas que rodean al Hospital Durand. En el gobierno dicen que se trata de una “modificación técnica” que “no permite construcciones mayores a 13,50 metros de altura”.

 Por Eduardo Videla

Mauricio Macri está en Beijing, pero dejó su sello en Buenos Aires: ayer fue publicado en el Boletín Oficial el veto parcial a la ley que limita la altura de las construcciones en un sector del barrio de Caballito. La modificación afectó al área que rodea al Hospital Durand, ubicado frente al Parque Centenario. Organizaciones vecinales y legisladores cuestionaron la decisión del jefe de Gobierno, que modifica una norma sancionada por unanimidad –incluso por el bloque del PRO–, después de una audiencia pública. Una organización vecinal convocó a una protesta para el martes próximo. Desde el gobierno porteño, sin embargo, aclaran que se trata de una corrección técnica, que “no permitirá construcciones mayores a los 13,50 metros de altura”, como habían dispuesto los legisladores. Para revertir el veto de Macri, los vecinos deben conseguir que las dos terceras partes de la Legislatura ratifiquen la ley original.

La Legislatura había aprobado el 22 de mayo último la ley que protegía a 50 manzanas de la zona norte de Caballito de la construcción de edificios en torre. La norma impone un tope de cuatro pisos, salvo sobre las avenidas San Martín y Gaona, donde se permitían construcciones de hasta ocho pisos. La norma alcanzaba a tres zonas del barrio: un sector que va desde Plaza Irlanda hasta Honorio Pueyrredón, delimitada por Luis Viale por un lado y Vallese, Oroño, Planes, Rojas y Aranguren, por otro; las avenidas San Martín y Gaona, desde Beláustegui a Virasoro; y el polígono que rodea el Durand, comprendido por Díaz Vélez, Acoyte, Avellaneda y Acevedo.

El sector afectado por el veto comprende las seis manzanas que rodean el Hospital Durand y las que están sobre Díaz Vélez.

La diputada de la CC Teresa de Anchorena afirmó que “con el veto de dos artículos de la ley se deja de preservar un polígono residencial de Caballito y se podrán construir edificios de mayor altura, lo que va a afectar significativamente la calidad de vida de esa zona”, opinó.

“Este veto provoca que se generen nuevos espacios para millonarios negocios inmobiliarios, justamente en una de las zonas más buscadas para la construcción, que es Acoyte y Díaz Vélez”, advirtió Eduardo Epszteyn.

El diputado nacional por el socialismo, Roy Cortina, manifestó que con el veto “Macri favorece los intereses de las empresas constructoras, en detrimento de la calidad de vida de los vecinos”.

Gustavo Desplats, dirigente de Proto Comuna Caballito –una de las organizaciones que batalló contra la construcción de torres en el barrio– dijo que se trata de “una decisión irracional” del gobierno porteño, que interpretó como “una represalia contra nuestra denuncia por la instalación de un showroom de la empresa de Nicolás Caputo, el amigo de Macri, en terrenos fiscales”. La agrupación convocó para el martes próximo a las 19.30 a una concentración de protesta en Rivadavia y Acoyte, con una fogata y lanzamiento de pirotecnia.

En tanto, la organización vecinal SOS Caballito denunció a las nuevas autoridades de control de obras designados por el jefe de Gobierno de estar “en connivencia” con firmas constructoras.

El reclamo de los vecinos empezó hace dos años, cuando el auge de la construcción de torres atacó el paisaje de una zona de casas bajas de Caballito y produjo el colapso de algunos servicios públicos como el de cloacas. A fines de 2006, el entonces jefe de Gobierno, Jorge Telerman, frenó por decreto la construcción de nuevos edificios en torre. Meses después, el Ejecutivo reglamentó la exigencia de un estudio de prefactibilidad como requisito para autorizar una nueva construcción de altura.

Desde el gobierno, el arquitecto Héctor Lostri, subsecretario de Planeamiento Urbano, respondió a las críticas afirmando que “el veto no permitirá construcciones de mayor altura”. “Se le había puesto a esa área la zonificación R2bs, categoría residencial, que limita la posibilidad de habilitar bares y comercios vinculados con la medicina, en un sector cercano a un hospital”, explicó. Con esa categorización, la altura máxima permitida era de 13,50 metros. Ahora, agregó Lostri, se le adjudicó la categoría E3, que permite la habilitación de comercios. “Pero además se tiene en cuenta la altura en relación con el ancho de la calle, por lo cual, en calles angostas, la altura de las construcciones será aún menor”, agregó.

Compartir: 

Twitter
 

Vecinos de Caballito preparan una protesta para el martes, en Acoyte y Rivadavia.
Imagen: Arnaldo Pampillon
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.