SOCIEDAD › TARDE DE ROCK EN EL SEGUNDO ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DEL COLEGIO ECOS EN SANTA FE

Un festival para el homenaje y los reclamos

Fueron Gieco, Spinetta, Los Auténticos Decadentes. Fueron Divididos y la Bersuit Vergarabat. Fueron muchos otros músicos, hubo familiares de las víctimas, chicos del colegio, sobrevivientes. El recuerdo se combinó con los reclamos por mayor seguridad vial.

 Por Emilio Ruchansky

Han pasado dos años desde la tragedia en Santa Fe, la de esos 9 alumnos y su profesora del colegio Ecos del barrio de Villa Crespo que fallecieron en un choque cuando regresaban de realizar una ayuda solidaria en una escuela de Chaco. Sin embargo, a esta altura del partido, los familiares de las víctimas sobrellevan el dolor y la impotencia sabiendo que lograron que la suya no fuera una desgracia más, en un país donde muere un promedio de 22 personas por día en accidentes de tránsito. Y ayer lo hicieron notar armando un megafestival solidario en el que tocaron músicos como León Gieco y Luis Alberto Spinetta y bandas como Divididos, Los Auténticos Decadentes y Bersuit Vergarabat. Y todos bajo el lema: “Conduciendo a conciencia”.

¿Por qué este accidente y no otro puso el tema en la agenda política y cultural?, fue la pregunta, áspera si se quiere, que nadie respondió mejor que Alba Ecker, madre de Federico, un estudiante fallecido y también de Malené, una ex alumna que sobrevivió. “Supimos preguntar por las condiciones que permitieron que pasara esta tragedia”, dijo la señora, que recordó que también murió el conductor, que esa noche se emborrachó para festejar que River le había ganado a Boca, y su acompañante.

¿Por qué le vendieron alcohol al chofer en una estación de servicio? ¿Por qué la empresa lo obligaba a viajar sin descanso? ¿Por qué no hicieron nada en el puesto de peaje donde lo vieron borracho, casi al punto de un coma alcohólico? ¿Por qué puede manejar camiones un chico de 23 años sin experiencia? Toda estas preguntas se hacía anoche en el estadio Pepsi Music esta madre que, como todos los familiares, llevaba una remera negra con el nombre de su hijo. Y las respuestas fueron apareciendo, al igual que algunas soluciones posibles.

“Ahora, por primera vez, conseguimos que exista la Agencia Nacional de Vialidad y que los conductores de micros nuevos de larga distancia usen un limitador de velocidad”, enumeró Ecker. Ella misma, junto a otros padres, fue a revisar que estos limitadores fueran colocados en micros usados. Claro que hay grandes intereses en el medio, porque más allá de la conciencia vial, la exagerada cantidad de camiones que recorren las rutas beneficia a un enorme circuito, desde las caucheras que proveen neumáticos hasta los empresas de combustible. Este tráfico podría evitarse si se usaran más los trenes de carga, pero ya son demasiadas preguntas.

Mientras tanto en los camarines, Spinetta y Ricardo Mollo (voz y guitarra de Divididos) difundían el mensaje acorralados por las cámaras de tevé, al punto de estar uno sostenido sobre la espalda del otro. “Hay que desterrar la idea de que la vida no vale nada”, indicó Mollo. “Es una cuestión de decadencia en todos los aspectos, tanto en salud como en educación”, dijo el Flaco, como haciendo el coro. En varios momentos, ambos coincidieron al mencionar palabras como “conciencia” y “violencia”. Luego hablaron, de nuevo en simultáneo, sobre la letra de la canción escrita por Gieco (y publicada ayer en la tapa de Página/12) que cantaron músicos y familiares de la víctimas sobre el final de recital.

“En esa letra está todo lo que hay que decir”, aclaró Spinetta, principal músico y promotor de esta movida, junto a Nito, guitarrista de Los Auténticos Decadentes. Ambos tienen sus hijos en el colegio y como dijo el Flaco: “La tragedia nos tocó de cerca, lo suficiente como para abandonar el ego, los shows y los discos y ofrecer nuestra ayuda”. Es que ayer también se conmemoró el Día del Estudiante Solidario, instituido por el Ministerio de Educación de la Nación luego de la tragedia. Y por eso, salvo los muchachos de prevención, no cobraron ni los artistas ni los sonidistas ni los plomos ni los técnicos. Para entrar había que donar un alimento no perecedero para esas escuelas que los chicos de Ecos apadrinan en Corrientes, Chaco y Jujuy.

Para Nito, de Los Auténticos Decadentes, fue un chapuzón de agua fría. “Mi hija estaba en tercer año y no fue en ese micro porque no había lugar”, le comentó a Página/12 el músico. “Después se suspendieron esos viajes, salvo uno que se hizo hace poco, aunque se siguieron mandando cosas. Fue algo que nos cambió a todos, yo empecé a darme cuenta de lo grave que era porque tuve que tomar algún micro cuando estamos de gira con la banda. Y ahí me di cuenta de que los choferes manejan fisurados, que duermen como pueden.”

Por el escenario se intercalaban padres, músicos y actores. Fueron galardonados Federico D’Elía y Martín Seefeld, que desde su programa de radio incluyeron la temática vial; Gastón Pauls, que condujo varios programas sobre el tema en el Canal Encuentro, y Ernestina Pais, que prestó su cara y su voz para varias de las campañas de concientización encaradas por los familiares de las víctimas. La primera banda en tocar fue Divididos, presentada por una madre que entre lágrimas decía: “Si mi hijo estuviera vivo estaría saltando entre el público, Divididos era su banda preferida”.

El siguiente en la larga lista fue Gieco, que empezó exigiendo que “la seguridad vial sea una política de Estado” y pidió “tomar conciencia y propagar conciencia”. Después rockeó duro, a tono con la banda que lo acompañaba: D-Mentes. Afuera, mientras ordenaba las donaciones en las cajas, Malené, que sobrevivió a la tragedia en la que perdió a su hermano Federico, contaba orgullosa que en abril del año pasado había estado en Ginebra, Suiza, durante una reunión de jóvenes convocada por la ONU. “No es uno el responsable, son muchos”, afirmó sobre la desgracia que le quitó las ganas de volver al Chaco. “Todavía no estoy preparada”, reconoció, con los ojos pidiendo silencio ante tantas preguntas.

Compartir: 

Twitter
 

Para entrar al festival había que donar un alimento para las escuelas que los chicos de Ecos apadrinan en Corrientes, Chaco y Jujuy.
Imagen: Leandro Teysseire
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.