SOCIEDAD › AYER FUE EL PRIMER DIA DE CARCEL DE SU CONDENA A PERPETUA

Carrascosa, solo y deprimido

Está en la DDI de San Isidro, esperando el traslado. No recibe privilegios pero tiene celda propia. Su abogado dice que “nunca lo escuché tan abatido” y afirma que es porque piensan “que fue capaz de matar a su esposa”.

“Desde que lo conozco a Carlos (Carrascosa), nunca lo escuché tan abatido como ahora. No creo que sea porque está preso. Lo que lo lastima, sobre todo, es el hecho de que piensen que fue capaz de matar a su esposa”, María Marta García Belsunce. En un breve contacto telefónico, Diego Ferrari, uno de los abogados de Carlos Carrascosa, dio su parecer sobre el estado de ánimo de su representado, luego de pasar la noche que va del viernes al sábado. Fue su primera noche en una celda unipersonal de la Delegación Departamental de Investigaciones de San Isidro, donde seguirá hasta que haya un lugar para él en alguna de las cárceles que dependen del Servicio Penitenciario Bonaerense. En la semana que comienza, los abogados del viudo presentarán una apelación ante la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, con la remota idea de lograr su excarcelación.

“Se lo notaba muy callado, aunque siempre es una persona de pocas palabras. Estaba abatido, de eso no hay duda”, comentó a Página/12 una fuente policial de San Isidro. “El viernes, cuando llegó a la DDI, no dijo una palabra, completó los trámites de rigor y se fue al calabozo”, agregó el vocero. Otra fuente de la DDI sostuvo, por su parte, que Carrascosa “no cuenta con ningún tipo de privilegio, de eso no hay ninguna duda. Se le está dando el mismo tratamiento que a cualquiera de los detenidos”.

El hecho de “no tener ningún privilegio”, como se dijo, significa que podrá tener visitas una vez por semana, como ocurre con todos los detenidos que están en la DDI de San Isidro, en Tomkinson y Segundo Fernández. Las paredes de la celda donde está Carrascosa son de concreto y están sin pintar, igual que el resto de los calabozos. El color que predomina es el gris. La celda tiene una tarima, también de concreto, y un baño con agua caliente y fría. Carrascosa está solo en su celda, no comparte el lugar con ningún otro preso.

Horas antes de su detención, el viudo había declarado ante un medio de prensa que no tenía “la menor idea” acerca de si su detención, en la mañana del viernes, era inminente. Carrascosa tenía sus dudas, aunque uno de los abogados, Diego Ferrari, lo había tratado de alentar. “Hablé con él poco antes de la detención y, cuando me preguntó si iría preso, le dije que creía que no, porque el único argumento posible era el peligro de fuga, que en su caso estaba totalmente descartado. Al final, igual lo detuvieron.” En ese punto triunfó el pedido del fiscal Diego Molina Pico, quien planteó que debía cesar la libertad del viudo.

La detención se produjo por decisión de los miembros del Tribunal Oral 6 de San Isidro María Etcheverry y Luis Rizzo, quienes dictaron la orden de captura. Cerca de las cuatro de la tarde del viernes, dos patrulleros y una camioneta policial entraron al barrio privado CUBE, en Escobar. Carrascosa estaba alojado en la unidad 80, propiedad de su amigo Héctor Liñeiro, quien le abrió la puerta de su casa luego de la condena que recibió, en 2007, por el encubrimiento del crimen de María Marta.

El mal momento lo compartió no sólo con Liñeiro, sino también con una prima y una sobrina suyas que habían llegado en estos días, procedentes de Corrientes, de donde es oriundo Carrascosa. Los policías le leyeron sus derechos, se hizo el acta de detención y lo sacaron esposado del ountry. “Cuando llegó a la DDI se lo veía muy bajoneado y, por los datos que tengo, sigue en ese estado. Era un golpe que, al parecer, no esperaba”, comentó ayer una fuente policial bonaerense consultada por este diario.

En julio de 2007, Carrascosa fue condenado a cinco años y medio de prisión por encubrimiento agravado del crimen de su mujer, pero quedó en libertad cuando sus abogados presentaron un hábeas corpus. Ahora, Casación revocó esa condena y la absolución por el crimen. Luego lo condenaron a perpetua por el crimen. Los abogados están estudiando el fallo y esta semana apelarán ante la Suprema Corte provincial. Todo hace pensar que la excarcelación, esta vez, queda muy lejos.

Compartir: 

Twitter
 

El viudo de María Marta García Belsunce será trasladado cuando encuentren lugar en un penal.
Imagen: Rolando Andrade
 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.