SOCIEDAD › RECONSTRUYEN EL ASPECTO FISICO DE UN HOMINIDO

Foto de un antepasado

Una investigación publicada en la revista Science revela que el Adipithecus, que vivió hace 4.400.000 de años y fue hallado en 1994 en Etiopía, era más parecido al hombre actual que a los monos.

 Por Pedro Lipcovich

El mono es más evolucionado que el hombre. En todo caso, y contra lo que se suponía, los monos actuales cambiaron más que el ser humano con respecto a su antepasado común. Antes que imaginar que el hombre desciende del mono, es mejor suponer que el mono desciende de un animal que se parecía más al hombre que a los otros primates actuales. Esta es una de las conclusiones de un conjunto de trabajos publicados en la revista Science y dedicados, todos, al Ardipithecus ramidus, un homínido fósil que data de 4.400.000 años y que viene siendo estudiado desde que se lo descubrió, en 1994. Desciende de otro homínido que vivió hace más de seis millones de años llamado Sahelanthropus y que –se confirma hoy– es el primer ancestro conocido de nuestra especie. Quizá la hipótesis más especulativa es la que, a partir del conocimiento de que los caninos del Ardipithecus eran más chicos que los de los monos actuales, infiere que los machos eran poco agresivos y que se ganaban a las hembras no por fiereza sino por habilidad.

La serie de trabajos publicados en Science reconstruye el aspecto físico y el hábitat del Ardipithecus ramidus, del que, a partir de 1994, se obtuvieron fragmentos de 110 individuos, en un yacimiento arqueológico de Etiopía. El más completo es un esqueleto parcial de una hembra que pesaba 50 kilos y medía 1,20 metro. En el yacimiento se encontraron también muchos fósiles de pájaros, lo cual corresponde a la hipótesis de que el Ardipithecus vivía en un hábitat boscoso y no en una llanura. Era capaz de caminar.

El cráneo del Ardipithecus fue reconstruido a partir de pedacitos de hueso esparcidos; por microtomografía computada se obtuvieron 5 mil imágenes para rearmarlo. Se pudo así deducir que su cerebro tenía 300 o 350 centímetros cúbicos, similar al de los monos modernos y más chico que el de la famosa Lucy –el Australopithecus de 3.200.000 años–, que tenía entre 400 y 550 centímetros cúbicos. El del hombre moderno tiene 1500. Sin embargo, “el cerebro del Ardipithecus no se parece al de un chimpancé”, y “pese a su tamaño reducido, pudo haber empezado a desarrollar aspectos de la forma y función del cerebro humano”, según Gen Suwa, autor de varios de los trabajos que publica Science. A partir de la forma de los dientes del Ardipithecus ramidus, deducen que “la primera dieta de los homínidos fue omnívora, en lo cual difería de la de los monos vivientes”.

Las manos del Ardipithecus, que “se encontraron prácticamente completas e intactas”, eran muy diferentes de las de los monos africanos actuales”, según el trabajo de Owen Lovejoy, para quien “este descubrimiento pone fin a años de especulación sobre la evolución humana: las manos de nuestros ancestros diferían profundamente de las de los grandes monos y, por lo tanto, había profundas diferencias en las maneras en que se trepaban, se alimentaban y se guarecían”. Esto quiere decir que “la anatomía de los monos vivientes en Africa no es primitiva sino que cambiaron más que los seres humanos respecto del antecesor común”.

El fósil más antiguo de los reconocidos como homínidos es el Sahelanthropus tchadensis, que tiene entre seis y siete millones de años. Hasta ayer existían dudas de si este fósil era homínido o antecesor de los monos, pero “sus semejanzas con el Ardipithecus confirman que era homínido”, según el trabajo de Gen Suwa y colaboradores incluido en Science.

Lovejoy señala, en el Ardipithecus, “la ausencia de los largos dientes caninos en los machos”, presentes en los monos actuales: los grandes caninos son “el correlato anatómico del conflicto entre machos”, están para ser mostrados al adversario ante una posible pelea. Lovejoy considera que los caninos pequeños de estos antecesores se debían a que “las hembras preferían machos no agresivos, que lograban su éxito reproductivo obteniendo de ellas la cópula a cambio de suministrarles alimentos”. Es que estos homínidos, al igual que la especie humana, no tenían un período de celo, en que las hembras son fértiles y los machos pelean por ellas, y “el éxito reproductivo dependía de la frecuencia copulatoria, ante hembras que nunca se sabe cuándo ovularán”. Todo esto habría propiciado “una expansión cooperativa que condujo a la explotación de nuevos hábitats”.

Héctor Pucciarelli, jefe de la sección Antropología del Museo de La Plata, destacó, de los hallazgos publicados en Science, “la confirmación de que, en el Ardipithecus, el pulgar oponible es más semejante al humano que al de los monos. Sin esta característica hubiera sido imposible el desarrollo del pensamiento”. De todos modos, el investigador argentino observó que “los descubrimientos comunicados todavía son hipótesis y no certezas”. Vivian Scheinsohn, profesora de Antropología en la UBA, consideró “un avance enorme el hecho de que Science dedique este número al tema”, pero advirtió que “todavía falta ver si los trabajos logran pasar la crítica de la comunidad científica”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.