SOCIEDAD › LOS DIPUTADOS BONAERENSES APROBARON EL LíMITE HORARIO EN LOS BOLICHES

La noche, cada vez más corta

La Cámara de Diputados aprobó el proyecto, pero como introdujo cambios volverá al Senado. El horario de cierre de los locales será a las 5.30. Se prohíbe en las barras la venta de bebidas energizantes. Horarios más estrictos para la matiné.

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó, ayer, por unanimidad, la decisión de intervenir en las diversiones nocturnas. Tanto la velocidad del trámite como las voluntades de los distintos bloques para propiciar consensos indican que, en el cortísimo plazo, la noche bonaerense cambiará de manera contundente: los boliches cerrarán a las 5.30, exactamente una hora después de haber dejado de vender bebidas alcohólicas (y a casi tres horas de haber dado “inicio a la actividad bailable”); las barras no podrán ofrecer bebidas energizantes “de ningún modo”; los locales deberán contar con “videovigilancia” en todo su perímetro, conservar las grabaciones durante dos meses y asegurarse de que el acceso a ellas sólo sea facilitado a autoridades judiciales. Además, en las inmediaciones de los boliches no podrá venderse alcohol entre las 21 y las 10 de la mañana siguiente; idéntico horario aplicará a los deliveries de alcohol. En los próximos días, lo aprobado por los diputados será tratado en sesión del Senado, donde se descarta un tratamiento tan veloz como favorable.

Los proyectos aprobados, en realidad, son dos: uno de ellos regula fuertemente los horarios de funcionamiento de boliches tanto para menores como para mayores de edad, los controles de acceso, el expendio de bebidas puertas adentro y la supervisión de lo que sucede en las inmediaciones; el otro redefine las sanciones y multas económicas para el expendio de alcohol. El primero de los proyectos había recibido ya media sanción del Senado, pero una serie de modificaciones propuestas y aceptadas por los diputados en la sesión de ayer obliga a que el texto regrese a la Cámara de Senadores. Los cambios, sin embargo, sólo profundizan en el espíritu de la ley, al detallar con más énfasis la manera en que se deben modificar hábitos y costumbres de la diversión nocturna. Los “locales bailables, confiterías bailables, discotecas, discos, salas y salones de bailes, clubes y demás locales donde se realicen actividades similares” abrirán a la 1 y podrán admitir personas sólo hasta las 2 de la mañana, además de cerrar a las 5.30. Además deberán contar con videovigilancia para cubrir “todo el perímetro” del boliche, sin dejar puntos ciegos; ese material será preservado durante 60 días y sólo podrá ser requerido por la Justicia. Las barras dejarán de vender bebidas alcohólicas a las 4.30 y su funcionamiento previo está reglado: no podrán vender “bebidas alcohólicas en envases abiertos que superen los 350 mililitros de capacidad”, una manera de definir en la ley a la habitual jarra loca. Tampoco estará permitida la venta de bebidas energizantes ni “suplementos dietarios”, como muchas de ellas son definidas para su comercialización. Por otra parte, “restaurantes, cantinas, cervecerías, cafeterías, bares” donde se venda alcohol para consumo in situ sólo podrán admitir la presencia de menores de 14 acompañados por un mayor responsable; “casinos, bingos y salas de juego” no podrán admitirlos de ninguna manera. La canilla libre (“entrega ilimitada ya sea en forma gratuita o mediante el pago de un precio fijo previamente concertado”), por lo demás, queda prohibida en boliches, y las entradas no pueden ofrecer más de una bebida alcohólica como consumición.

La nueva ley regulará, además, la matiné, para la cual dispone límites horarios (que actualmente existen pero no se cumplen), y sanciones para sus posibles infracciones. Los boliches abrirán sus puertas a las 17.30, “al solo efecto de que los padres, tutores o responsables legales de los niños tengan la posibilidad de realizar la revisión de las instalaciones”. A las 18.00 “se dará inicio a la actividad bailable”, que necesariamente deberá terminar a las 24.00. Chicos y chicas de entre 14 y 17 no podrán estar en el mismo local con mayores de 18.

“En realidad, la ley es un instrumento para ayudar a los padres a poner límites en las salidas al boliche y el consumo de alcohol”, explicó el ministro de Desarrollo Social bonaerense, Baldomero Alvarez de Olivera, en diálogo con este diario. “Los cambios complican la compra de alcohol por parte de los menores y determinan que en lugar de llegar a las 4 al baile, lo hagan más temprano. Las 5.30, en lugar de las 9, es una hora razonable para que igual se puedan divertir y va a ayudar a retomar hábitos más sanos respecto del alcohol.”

–¿El Estado prevé instrumentar controles en los ingresos de los boliches para asegurarse de que se cumplan las nuevas disposiciones?

–Estimamos que lo van a hacer naturalmente los dueños de los boliches, nadie va a querer tener en el local a un menor en el horario inadecuado porque se arriesga a penalidades que van de la clausura hasta una multa importante.

Compartir: 

Twitter
 

Los boliches deberán contar con “videovigilancia” y conservar las grabaciones dos meses.
Imagen: Pablo Piovano
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.