SOCIEDAD › LOS DOS ADOLESCENTES DETENIDOS POR EL CASO CáCERES SE DECLARARON INOCENTES

Una coartada que lleva al boliche

Los chicos acusados de balear al ex futbolista aseguraron que a esa hora estaban bailando. El fiscal no les cree y asegura que ambos incurrieron en contradicciones. Cáceres sigue grave.

Toto y Ricardo Ezequiel, los dos adolescentes que ayer fueron reconocidos por testigos como partícipes del asalto en el que fue baleado el ex futbolista Fernando Cáceres, se declararon inocentes. Dijeron que durante la madrugada del domingo pasado, cuando ocurrieron los hechos, ambos estaban bailando en distintos boliches. Sin embargo, el fiscal del Fuero Penal Juvenil de San Martín, Fabián Hualde, aseguró que los jóvenes “incurrieron en contradicciones” y dedujo que “mintieron para desvincularse del hecho e intentar mejorar su situación procesal”. Mientras Cáceres permanece en terapia intensiva, varias autoridades exigieron que se apruebe una ley penal juvenil. Aún hay dos mayores prófugos por este caso.

Según la versión esbozada por Toto, de 16 años, a la hora de los disparos estaba en una disco en Ramos Mejía, en el oeste bonaerense y cerca de Ciudadela, donde el auto de Cáceres fue interceptado por otro vehículo en donde viajaban cuatro delincuentes y un remisero (dueño del auto y secuestrado por la banda). Ricardo Ezequiel, de 15 años, quien habría disparado contra el ex futbolista, aseguró que estaba con un primo en un boliche de San Martín, partido cercano a Ciudadela también. Ambos dijeron que podrían aportar testigos que ratifiquen sus versiones. Si bien Hualde dispuso medidas restrictivas de la libertad para los dos, Ricardo Ezequiel no puede ser acusado por el delito ya que por su edad es inimputable y debería ser restituido a sus padres.

El fiscal adelantó que buscará testigos que desacrediten estas coartadas y recordó que en la rueda de reconocimiento del lunes pasado, de la que participaron Laura Von Der Heide (la novia de Cáceres) y el remisero, fueron contundentes. “Hay muchas pruebas que nos hacen tener la convicción de que estamos ante los autores del ataque a Cáceres”, comentó Hualde.

Las cinco personas mayores de edad que fueron detenidas el domingo pasado no fueron identificadas por los testigos en las rondas de reconocimiento. “Por ahora no hay nada que los vincule con el hecho”, aclaró el fiscal Hualde y es probable que sean liberados pronto, aunque quedaron acusados de tenencia ilegal de armas. “Estamos haciendo tareas de inteligencia para rastrearlos”, aseguró ayer a este diario una fuente calificada de la Policía Bonaerense.

Los peritajes balísticos para determinar si las vainas encontradas en el lugar del ataque a Cáceres salieron de la pistola calibre .380, secuestrada en la casa del menor de 16 años, aún no terminaron. Desde la fiscalía pedirán a los médicos del Hospital Carrillo, donde está internado Cáceres, que envíen una radiografía del cráneo donde se observe el proyectil alojado en la cabeza para, a través de mediciones, comparar esa bala con alguno de los calibres de las cuatro armas recolectadas durante la investigación.

“Además de las vainas de los proyectiles, hay algunas huellas digitales en el auto del remisero y marcas de arrastre de este vehículo (que fue abandonado en Caseros). Todo esto está siendo peritado y de a poco se van ampliando las pruebas”, agregó la fuente policial consultada por este diario. Por su parte, el jefe de la Policía Bonaerense, Juan Carlos Paggi, aseguró ayer que el caso “en menos de doce horas estaba esclarecido, a pesar de que cuando llegamos al lugar de los hechos no teníamos nada”.

Paggi también se refirió a los de-sarmaderos y su vinculación con los delitos de robo de automotores. “Es notoria la cantidad que se ha desmantelado en los últimos tiempos; esa lucha la viene llevando adelante la policía, pero en casos como (Santiago) Urbani y Cáceres, sustraen autos para garantizarse la huida y luego los abandonan o los prenden fuego, no son casos donde los vehículos vayan a desarmaderos”, dijo.

El director del Hospital Ramón Carrillo, Rubén García, contó anoche que Cáceres está en un coma farmacológico en la Unidad de Terapia Intensiva y consideró que, en adelante, lo más importante es controlar la presión intracraneana de Cáceres. Por la mañana, el parte médico decía que “continúa en estado crítico, con asistencia ventilatoria mecánica, bajo sedoanalgesia”. Por esas horas había presentado un síndrome febril, aunque el resto de los parámetros clínicos permanece estable.

Por primera vez desde que ingresó en terapia intensiva, el parte incluyó una noticia alentadora. “Es un paciente grave, pero se observó una respuesta al dolor en el hemisferio derecho, lo que es considerado como favorable”, dijo García. El médico adelantó que el ex futbolista no será sometido a nueva intervención quirúrgica y confirmó que “no va a ser extraída la bala porque por el momento no afecta la situación”.

Compartir: 

Twitter
 

La madre y la hija de Cáceres, en el hospital donde está internado.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.