EL PAíS

Asignación universal, ¿con qué se financia?

 Por Eugenio Semino *

Mucho se ha hablado en estos días acerca de que la anunciada asignación universal por hijo sería financiada con los fondos de los jubilados y pensionados. No es así. Los recursos que recibirán los hijos de desocupados y trabajadores informales provienen del Programa de Asignaciones Familiares, uno entre aquellos de los que dispone la Seguridad Social para distribuir el financiamiento integral que la sustenta.

¿Estamos hablando de Seguridad Social o de “seguridad etaria”? La Seguridad Social antecede y excede el ciclo vital de cada sujeto, suministrándole cobertura desde su pacífica estadía en el seno materno hasta bastante después de su desaparición terrenal (por ejemplo, reconvirtiendo su beneficio de jubilación en pensión para sus derechohabientes).

De ahí que, en términos históricos, los seguros sociales surgieron cubriendo las contingencias de vejez, invalidez y muerte, hasta que a mediados de 1950 la Seguridad Social pasó a ser integral al incorporar los derechos a la salud, las asignaciones familiares y la cobertura por desempleo, en lo que dio en llamarse el “Estado de bienestar” (faltando aún por sumar la educación, en opinión de algunos, entre los cuales me incluyo).

De todo esto se desprende que la Seguridad Social no pertenece a un grupo etario, sino que responde a una concepción de vida y del deber ser que lentamente vamos recuperando.

Así, la “asignación universal por hijo” integra el programa de asignaciones familiares que

se financia genuinamente con los aportes y contribuciones de los trabajadores activos más los impuestos de aportación estatal a la Seguridad Social administrada por Anses. Y lo hace a través de una cuenta propia, obviamente diferenciada de la que corresponde al programa de vejez (SIPA).

Queda claro entonces que no se debe mentir a los jubilados diciéndoles que “su plata” se utiliza para financiar otras prestaciones. Pero tampoco –y lo subrayamos– claudicar en la lucha histórica por la recomposición del haber jubilatorio, para lo cual el programa específico de Vejez cuenta con recursos más que suficientes.

Frente a este cuadro de situación, la incontinencia de las críticas nos induce a confundir las cuentas y no a esclarecer los conceptos.

Entendemos que para completar el financiamiento de una seguridad social concebida como integral y universal queda pendiente la necesidad de recuperar los valores históricos de las contribuciones patronales rebajadas en los ’90 con el argumento de sostener el empleo, rebaja que, paradójicamente, contribuyó a generar el desempleo y la informalidad que hoy buscamos parcialmente solucionar con esta asignación universal por hijo.

Más allá de las especulaciones de la coyuntura, la Seguridad Social no hace a un tema etario. Jóvenes y viejos formamos parte de la misma sociedad.

* Ombudsman de la Tercera Edad.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.