SOCIEDAD › LA CORTE NO INTERVENDRá EN EL FALLIDO CASAMIENTO GAY

Un recurso convertido en excusa

 Por Andrés Osojnik

La Corte Suprema de Justicia rechazó por improcedente el planteo que hizo la ciudad de Buenos Aires cuando decidió no casar a la pareja de hombres y trasladar la cuestión al máximo tribunal. Lo que había hecho el procurador porteño fue pedirle a la Corte que le dijera cuál de los fallos debía cumplir: si el de la ciudad, que le ordenaba unir en matrimonio a Alex Freyre y José María Di Bello, o los dos de la Justicia nacional, que lo prohibían. Los supremos le contestaron que no corresponde la pregunta, que formalmente no es ésa la vía de llegar a la Corte. Así, Mauricio Macri se quedó sin el argumento central para no cumplir con lo que había prometido: casar a Alex y José María.

Cuando el pasado 1º de diciembre los dos militantes de la lucha contra el sida llegaron el Registro Civil de Palermo con turno para casarse se encontraron con que tenían dos fallos diferentes (en realidad, eran tres). Uno de ellos, de una jueza de la ciudad, Gabriela Seijas, que ordenaba unir a los dos hombres (más una intimación a que se cumpliera con su sentencia). Y otros dos, de la jurisdicción nacional, que mandaban frenar ese enlace: en un caso se trataba de una jueza de primera instancia, en otra causa era la Sala E de la Cámara en lo Civil.

Los abogados de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt) adujeron que el gobierno porteño no debía dudar: que por la autonomía de la ciudad no podía admitir que la Justicia de otra jurisdicción (la nacional) anulara un fallo de la Justicia porteña.

La sentencia de Seijas quedó firme cuando Macri decidió no apelarla. Pero a pesar de haberse pronunciado a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, cuando llegó el momento –críticas del cardenal Jorge Bergoglio mediante—, no hubo casamiento. Ayer, la Corte se expidió. No se expidió sobre la cuestión de fondo (la constitucionalidad del matrimonio gay) ni sobre el dilema de los dos fallos: solo rechazó el planteo en lo formal. “El recurso no es válido”, dijo el presidente, Ricardo Lorenzetti, y señaló que la boda en cuestión “no está en competencia” del tribunal supremo. “Con esto se cae la argucia del gobierno de Macri para no acatar el fallo de la jueza de la ciudad –aseguró Carolina von Opiela, del equipo de abogados de la Falgbt y asesora legal del Inadi–. Ellos inventaron el planteo de competencia, pero ahora la Corte lo rechazó.”

–¿Esto quiere decir que si Macri quiere puede casar a Alex y José María?

–Sí, no hay restricción. Hoy, en la Argentina sigue siendo posible desde el derecho que dos personas del mismo sexo se casen. Pero en la práctica sigue trabado por una decisión política.

Ahora, la Falgbt apelará los dos fallos que prohibieron el casamiento. Así el caso podrá terminar en la Corte, aunque esta vez por la vía adecuada. Mientras tanto, la campaña por el matrimonio gay sigue adelante: la semana próxima, decenas de parejas se presentarán, con el apoyo de la Federación, ante la Justicia de la ciudad y 14 provincias, para reclamar autorización para casarse. La Falgbt confía en encontrar otra jueza Seijas en la ciudad o el interior.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.