ECONOMíA › LA AFIP LANZó UN PROGRAMA DE REGULARIZACIóN DE DEUDAS IMPOSITIVAS Y PREVISIONALES. BENEFICIA A 800 MIL CONTRIBUYENTES

Otro plan para salvar a morosos crónicos

Economía anunció un nuevo salvataje para morosos impositivos. Espera recuperar unos 6000 millones de pesos de los 8000 millones que los contribuyentes no pagaron en 2008 y hasta fines de octubre de este año. El pago mínimo será de 150 pesos mensuales.

 Por Cristian Carrillo

Economía anunció un nuevo plan de salvataje para los morosos impositivos, iniciativa controvertida que de tanto repetirse va camino a incorporarse en el programa tributario doméstico. Desde mediados de los ’80 se han instrumentado varios planes en ese sentido. Por un lado, las diferentes crisis económicas impulsaron después un esquema de regularización, y por otro, la escasa cultura contributiva de empresas y personas estimula al fisco a buscar alternativas para tratar de capturar una porción de los impuestos impagos. En ese contexto, ayer se informó que los contribuyentes con deudas con el fisco de los últimos dos años tendrán un plan de facilidades para regularizar su situación. El programa lanzado ayer en forma conjunta con la AFIP prevé un cronograma de hasta 24 cuotas para deudas impositivas, previsionales y aduaneras que se hayan gestado entre 2008 y 2009. El pago mínimo será de 150 pesos mensuales y la tasa de interés que se aplicará será de 9,6 por ciento anual. Con este plan de facilidades, el órgano recaudador estima recuperar unos 6000 millones de pesos, de los 8000 millones que se encuentran en mora en dicho período. La medida responde además al pedido que las cámaras empresarias, encabezadas por la Unión Industrial, elevaron al director de la AFIP, Ricardo Echegaray, para que se sumen las deudas del año pasado al Acuerdo Fiscal que se cerró en agosto último. La intención es que “los distintos sectores puedan aprovechar las buenas perspectivas económicas que se presentan para el 2010”, dijo el ministro de Economía, Amado Boudou. Se podrá ingresar a ese nuevo régimen de pagos hasta el 28 de febrero.

El plan fue presentado en la sede de la AFIP por Ricardo Echegaray, su titular, y el ministro Boudou. Si bien la primera lectura que se hizo del anuncio fue que se trataba de una nueva moratoria, fuentes de ambas dependencias se encargaron de remarcar las diferencias respecto del Acuerdo Fiscal. Sucede que la posibilidad de un nuevo programa con ventajas para los que no cumplieron con sus obligaciones impositivas podría enviar una mala señal al resto de los contribuyentes. “No hay un ánimo político de andar viviendo con planes”, señaló a Página/12 una alta fuente de la AFIP, quien además reiteró que la iniciativa “no pasa por una cuestión de caja”.

El Gobierno prevé incorporar a unos 800 mil contribuyentes que mantienen algún tipo de deuda con el fisco y que “representan unos 8400 millones de pesos”, según explicó el titular de la AFIP. Ingresarán todas las obligaciones correspondientes de 2008 y con vencimientos anteriores al 31 de octubre de 2009. El trámite se realizará por Internet y quienes tengan comprometida su deuda dentro de otro plan de facilidades podrán reformular los vigentes. “Es una medida contracíclica que esperamos sirva como plataforma para el despegue económico para el 2010”, señaló Echegaray.

Desde la AFIP advirtieron que un elevado porcentaje de pequeños contribuyentes quedó atrapado por la crisis financiera y acumuló deudas, multas, intereses y presentaciones fuera de tiempo. “Hay muchas pequeñas y medianas empresas que, por procurar hacer pie y no despedir personal, han hecho malabares. Es indudable que la crisis nos pegó, aunque tuvimos una buena recaudación mes a mes”, explicó la fuente del órgano recaudador. Por su parte, el ministro de Economía reconoció que “los años 2008 y 2009 fueron difíciles para las empresas, los trabajadores y los gobiernos”.

“Los gobiernos se prueban en momentos de crisis, cuando tienen que tomar decisiones y medidas anticíclicas para superar las dificultades”, dijo a este diario el titular de la AFIP. Echegaray reiteró el carácter excepcional de la medida, con el objetivo de dar oportunidad a los sectores productivos de ponerse al día e iniciar la recuperación de sus actividades el año próximo. El funcionario explicó que no se incluyó al 2008 en el Acuerdo Fiscal para evitar que año a año aparecieran reclamos por deudas del ejercicio anterior. Echegaray remarcó que no se trata de una moratoria, ya que “no existe condonación de deuda o intereses, sino el pago del total de las obligaciones”. “Ellos pedían las 60 cuotas y el plan es de 24”, agregó un colaborador. De acuerdo con datos difundidos por la AFIP, la medida alcanzará a 557 mil personas físicas y a 243 mil jurídicas. De esa cantidad, el 34 por ciento se encuentra en planes de facilidades ya caducos y el 66 por ciento es nueva deuda. El sector que más saldría beneficiado con este programa es el comercio, que representa el 22,6 por ciento del total deudores, según informó el ente recaudador.

Desde la AFIP rechazaron que se trate de una medida para incrementar la recaudación. El total de lo adeudado asciende a 8000 millones de pesos, sin embargo el potencial de cobro sería de unos 6000 millones. En cuotas se trataría de unos 250 millones de pesos al mes, mientras que la recaudación suele rondar los 30.000 millones. “Esto no nos mueve el amperímetro”, dijo la fuente de la entidad. Si bien la regularidad en el pago de las cuotas es una condición para continuar con la vigencia del plan, los incumplimientos en las obligaciones corrientes no harán caer el programa, algo que sí sucedía con el Acuerdo Fiscal. “Para estos casos se seguirá con los controles fiscales”, advirtieron. El ingreso al plan es voluntario. Las cuotas fijadas en un mínimo de 150 pesos –en el caso de que la deuda total sea menor se calculará la cantidad de cuotas para cumplir con ese piso– vencerán el 16 de cada mes, a partir de la adhesión al régimen. Los pagos se cancelarán exclusivamente por débito directo en la cuenta corriente o en la caja de ahorros del contribuyente.


Empresarios conformes

Las pequeñas y medianas empresas fueron las primeras en manifestar su respaldo a la decisión del Gobierno de poner en marcha un plan de facilidades para contribuyentes con deudas en mora entre 2008 y octubre de este año. La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y la Confederación General Empresaria de la República Argentina (Cgera) distribuyeron sendos comunicados explicitando su apoyo a la medida. “Recibimos muy satisfechos este anuncio que vuelve a demostrar que el Gobierno actual tiene oídos para los reclamos empresariales, cuando son hechos en una mesa de consenso y no con exposiciones públicas”, señaló el titular de la Cgera, Marcelo Fernández. El directivo reconoció que lo que más “entusiasma” al sector es la tasa de interés fijada por la AFIP para la deuda, que podría marcar tendencia para el año próximo. En tanto, el presidente de la CAME, Osvaldo Cornide, afirmó que hace tiempo que el sector reclama un plan de facilidades “porque las pymes tenían dificultad para afrontar sus obligaciones fiscales del 2008 y parte del 2009”. “Hasta ahora no se había tenido en cuenta que la crisis internacional y el conflicto con el campo afectó a un vasto sector del empresariado”, agregó Cornide.

Compartir: 

Twitter
 

Amado Boudou y Ricardo Echegaray. El cronograma es de hasta 24 cuotas para deudas impositivas, previsionales y aduaneras.
Imagen: DyN
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.