SOCIEDAD › LA CIUDAD NORTEñA FUE ESCENARIO DE LA FINAL MUNDIAL DEL CITY CHASE

Salta, un tablero de ajedrez

Los participantes debieron sortear casi 50 pruebas y recorrer más de 200 kilómetros en bicicleta, a pie y a nado. La final fue el corolario de una serie de pruebas realizadas en Estados Unidos, Italia y Marruecos. Los ganadores fueron una pareja canadiense.

Primero Canadá. Segundo Singapur. Tercero Portugal. Después de tres días de competencia entre las maravillas naturales y culturales de la ciudad de Salta, finalizó la edición 2009 de la Final Mundial de City Chase (Ajedrez Urbano). El premio no fue económico sino benéfico: el team ganador viajará en pocos meses a Africa para realizar una misión solidaria. Antes, mientras las cámaras de National Geographic Channel (Nat Geo) registraban las proezas, los participantes debieron sortear casi 50 pruebas y recorrer más de 200 kilómetros: en bicicleta por Coronel Moldes, a pie sobre el cerro San Bernardo y a nado por el dique Cabra Corral. Con la experiencia de haber realizado el raid (físico y mental) en ciudades como Roma y Chicago, el creador y conductor del reality show, Nick Jelinek, admitió que “Salta es un lugar increíble porque nos proveyó de una variedad única de paisajes y, al mismo tiempo, excitantes y extremas aventuras”.

La ceremonia final de City Chase fue el sábado a la tarde. Durante el festejo nada faltó: gauchos a caballo, orquesta sinfónica de la policía provincial, champagne y fuegos artificiales. También, mucha destreza física y algo de ingenio. Sobre uno de los laterales de la plaza 9 de Julio del centro salteño, los 14 participantes que habían sido eliminados previamente se apostaron en un gran escenario a la espera de los equipos que aún estaban en competencia. Los hermanos Jeremy y David Crane (de Canadá) fueron los primeros en atravesar la “Llegada”. Luego los sucedieron la pareja de Singapur (Robert Shand y Cameron Richards-Savage) y la de Portugal (Paulo Santos y Nuno Pereira).

Sin comida, carpa o abrigo para pasar la noche, los participantes españoles (Alex García y Felipe Villa), portugueses y de Singapur amanecieron en una isla del dique Cabra Corral. Sin embargo, para los irlandeses (Cirian Pollard y Lorcan Walsh) y los hermanos canadienses el despertar de la última jornada de aventura fue totalmente distinto al de sus competidores.

La prueba final del viernes produjo la diferencia en el amanecer del sábado. Los “chasers” debía recorrer en bicicleta casi 70 kilómetros atravesando distintas prendas hasta llegar a la puerta de un hotel cinco estrellas ubicado al borde del dique. Una vez concluido el raid, el conductor de City Chase les informó a los ganadores: “Canadienses, como fueron los primeros en llegar van a dormir y comer aquí. Además, tienen que elegir otra pareja que los acompañará en su descanso. El resto de los competidores pasará la noche en una isla desierta”. Minutos después y ante las miradas expectantes del resto de los equipos, los hermanos oriundos de Toronto escogieron a los participantes que alcanzaron últimos la meta: los irlandeses.

De todas maneras, la mañana siguiente primó el ingenio más que la fuerza. Sentados sobre la hierba aún húmeda de rocío matutino, los competidores (isleños como hoteleros) debieron responder distintos interrogantes culturales y no tanto. “¿En qué año fue la independencia argentina?”, “¿Cuál es el santo más alto de Salta”, “¿Qué apodo tiene el cocinero más famoso de empanadas salteñas?”. Aunque pensaron y pensaron, los españoles fracasaron ante el nombre de “Topeto” (el chef Roberto Argentino Díaz) y debieron abandonar la competencia.

Mientras García y Villa regresaron en canoa hasta la orilla sur del dique Cabra Corral, el resto de los participantes lo hizo a nado. Entonces, fue tiempo de eliminación para los irlandeses. Pollard tuvo un calambre en su pierna derecha y debió ser rescatado antes de llegar a la meta por una patrulla de la policía local. Para los hombres de Dublín no hubo gloria sino pena: “En relación a los otros chasers, van a tener una hora de ‘descanso’ antes de realizar rafting por el río Juramentou”, ironizó en un mal castellano Nick, el conductor. El retraso fue fatal y cerca de las 11 el show se quedó sólo con tres equipos en competencia: Portugal, Canadá y Singapur.

Los canadienses (y el equipo de camarógrafo, sonidista y productor de Nat Geo que los filmaba) fueron los primeros en amarrar su gomón y montar nuevamente las bicicletas. Escoltados milimétricamente por los participantes de Singapur, los hombres de Toronto alcanzaron el casco histórico de la ciudad de Salta cerca de las 16. En el Monumento al General Güemes los esperaba un grupo de voluntarios de la Gobernación local, quienes les entregaron la siguiente pista. Primero buscaron y cargaron sandías entre los compradores locales del mercado San Miguel y, luego, los canadienses fueron los primeros en encontrar el “chase point” final.

Dentro del Museo Arqueológico de Alta Montaña, muy cerca del cofre donde se encuentra uno de los niños incaicos momificados, Jeremy (el mayor de los Crane) halló la última pista: los muchachos debían subir el cerro San Bernardo hasta la cima del telesférico. Allí, Nick les dijo: “Si quieren ganar, corran hasta el lugar de la ‘Largada’”.

Escoltados por cuatro motos policiales, tres patrulleros y una docena de gauchos a caballo, los canadienses pisaron la plaza 9 de Julio cerca de las 18.30. Después, sólo se escucharon las trompetas y los fuegos artificiales. Y la competencia terminó.

Informe: Mariana Seghezzo.

Compartir: 

Twitter
 

Los competidores recorrieron calles de la ciudad, cerros y el dique Cabra Corral.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.