SOCIEDAD › PEDIDO JUDICIAL PARA QUE SE ANULE EL CASAMIENTO ENTRE DOS HOMBRES

Matrimonio de “desobedientes”

Un abogado vinculado con el nacionalismo católico presentó ante la Cámara Nacional en lo Civil un recurso para que se declare nulo el matrimonio entre Freyre y Di Bello. Y pidió que los esposos y la gobernadora Fabiana Ríos sean investigados por “desobediencia”.

El casamiento de Alex Freyre y José María Di Bello fue un “verdadero escándalo” que está cerca de configurar delito de “desobediencia”, argumentó el abogado Pedro Javier María Andereggen al momento de presentar, sobre el filo de la feria judicial, un pedido de nulidad del matrimonio ya formalizado. El abogado vinculado fuertemente a los sectores nacionalistas católicos de la revista Cabildo y la Asociación Cristo Sacerdote, entre otras agrupaciones, realizó el trámite ante la Cámara Nacional en lo Civil, a la que demandó que los flamantes esposos y la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, sean investigados penalmente por desobedientes. Andereggen, además, solicitó que la Justicia anule el matrimonio proceda a secuestrar “la partida y libreta”, aun cuando el segundo documento no existe porque el Registro Civil fueguino está en deuda con la entrega de libretas desde hace dos años.

La presentación, que hasta el momento es la primera, sostiene que Freyre, Di Bello y Ríos, al realizar la boda, obraron “en abierta violación a la medida cautelar” dictada el 1º de diciembre por la Sala E de la Cámara Civil nacional. “En tales condiciones, la desobediencia judicial resulta evidente y manifiesta por parte de los Sres. Alejandro Freyre y José María Di Bello”, porque Freyre sería parte de la causa judicial abierta en la ciudad de Buenos Aires y por lo tanto habría sido notificado de la suspensión de su boda. La nueva demanda, sin embargo, es falaz al menos en ese término: la causa previa que refiere como impedimento no involucra a Freyre. Se trata, en realidad, según publicó este diario el 5 de diciembre, de la consecuencia de un pedido realizado el 17 de noviembre, y que la jueza María Rosa Bosio, del Juzgado Civil 92 había rechazado por improcedente (de la misma opinión fue la fiscal Raquel Mercante): Andereggen pedía la nulidad de la autorización de Seijas que posibilitaba el matrimonio, argumentando que esa magistrada no tenía competencia para revisar una cuestión de fondo relacionada con el Código Civil. Luego de que Bosio desestimara la demanda, Andereggen encontró aliados en la Sala E de la Cámara (integrada por los jueces Juan Carlos Dupuis, Fernando Racimo y Mario Calatayud), que el mismo 1º de diciembre, fecha del casamiento, dictó la medida cautelar y la notificó sin demoras al Registro Civil, mientras Freyre y Di Bello esperaban el inicio de la ceremonia.

En lo que a Ríos refiere, Andereggen solicitó que se inicie una investigación por desobediencia para determinar “si existe imputación de ese delito también a la gobernadora”. Los contrayentes y la funcionaria habrían violado, según entiende el abogado también conocido porque en 2004 pidió el cierre de la exposición antológica de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta, la mismísima lógica. “Se extiende la demanda de nulidad planteada en estos autos, por lógica consecuencia, a este hecho nuevo, es decir al matrimonio celebrado en la ciudad de Ushuaia”, escribió Andereggen, quien pidió a la Cámara Civil que habilite la feria judicial para tratar su pedido de anulación del matrimonio.

Alex Freyre y José María Di Bello lograron convertirse en marido y marido el lunes 28 de diciembre, en la que fue la última boda de 2009 celebrada en Ushuaia. Lo consiguieron luego de que el Registro Civil fueguino les denegara el turno para casarse y, así, les diera pie a presentar un recurso jerárquico, en el que, por el camino administrativo, solicitaron la intervención del Poder Ejecutivo provincial. Ríos, tras un dictamen favorable de los abogados de la gobernación, firmó el decreto que autorizó la celebración del matrimonio, habida cuenta del fallo de Seijas, el planteo de inconstitucionalidad del impedimento, y una recomendación presentada por el Inadi.

Inicialmente, la pareja planeaba casarse en la ciudad de Buenos Aires el 1º de diciembre. En una decisión que sorprendió a propios y ajenos, el jefe de Gobierno Mauricio Macri no había apelado el fallo de la jueza porteña Seijas, por lo que ya había quedado firme y despejaba el camino para celebrar el matrimonio. Sin embargo, a horas del inicio de la ceremonia, un juzgado y la propia Cámara Civil del ámbito nacional decidieron suspenderla.

Compartir: 

Twitter
 

El abogado reclamó que la Justicia secuestre el acta de matrimonio firmada en la ciudad de Ushuaia.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared