SOCIEDAD › SE VERá PLENAMENTE EN LA PATAGONIA; EN BUENOS AIRES SERá DEL 42 POR CIENTO

Eclipse de Sol al atardecer

El fenómeno se podrá ver entre las 17 y las 18 sólo en puntos que tengan libre la visual hacia el Oeste-Noroeste, sin interferencias de árboles y edificios. Recomiendan observarlo usando filtros o placas de radiografías.

 Por Mariano Ribas

Mañana, al caer la tarde, los aceitados engranajes de la maquinaria cósmica volverán a sorprendernos: una vez más, la Tierra, la Luna y el Sol volverán a formar una línea recta en el espacio, dando lugar a un eclipse solar. La regordeta sombra de la Luna pegará de lleno en una larga pero estrecha franja de nuestro planeta, recorriendo parte del Océano Pacífico, la Isla de Pascua y una pequeñísima parte del Sur de Chile y Argentina. Sólo allí el eclipse solar será total. Fuera de la franja de “totalidad”, tendremos un eclipse parcial, mayor o menor según la distancia a esa zona clave.

En Argentina, sólo habrá eclipse total en el extremo Sudoeste de Santa Cruz, incluyendo los alrededores de El Calafate. Aun allí, el gran espectáculo del Sol completamente tapado por la negra silueta de la Luna, y rodeado por su fantasmal “corona”, sólo podrá verse en puntos que tengan completamente libre la visual hacia el Oeste-Noroeste. La razón es simple e inmodificable: el eclipse total ocurrirá minutos antes de la puesta del Sol, y apenas a un grado sobre el horizonte.

En todo el resto del país –e incluso en países vecinos– el eclipse será parcial, ocurrirá entre las 5 y las 6 de la tarde, a poca altura sobre el horizonte noroeste, y con grados de profundidad muy distintos. Así, en las provincias del Norte, la Luna sólo llegará a cubrir entre el 20 y 30 por ciento del diámetro solar: en Salta, por ejemplo, será el 26 por ciento. En la misma franja horaria, la región central de Argentina tendrá un eclipse más generoso, de un 40 a 60 por ciento: en Córdoba será del 44 por ciento; en Mendoza, del 54; en Santa Rosa, del 59. En Buenos Aires, puntualmente, el eclipse comenzará hacia las 17.15, y alcanzará su pico justo en la puesta del Sol, a las 17.56, con la Luna tapando el 42 por ciento del diámetro solar. La Patagonia tendrá la mejor parcialidad (justamente por tener cerca la zona de totalidad): en Viedma será del 67 por ciento; en Neuquén, del 70; en Rawson, del 78 y en Río Gallegos, del 98 por ciento.

En cualquier caso, para todos los observadores hay dos cuestiones fundamentales. Primero: el eclipse sólo podrá verse en lugares altos o con el horizonte noroeste libre de obstáculos visuales (árboles, edificios, carteles). Segundo, y no menos importante: nunca mirar el Sol –eclipsado o no– con binoculares y telescopios sin filtros especiales. El daño en la vista puede ser irreparable. Y para mirar el eclipse a simple vista también hay que ser cuidadosos: a modo casero, pueden usarse máscaras de soldar, la parte negra de las placas radiográficas y películas veladas, pero sólo echando vistazos cortos, de unos segundos. El próximo eclipse, que será parcial, llegará puntualmente el 13 de noviembre de 2012. Y luego, en 2019 y 2020, tendremos dos totales. La maquinaria celeste no se detiene.

Compartir: 

Twitter
 

Mirar el eclipse sin protección puede provocar daños irreparables.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.