EL PAíS › LOS ASAMBLEíSTAS DE GUALEGUAYCHú VOLVIERON A MANIFESTARSE

Una volanteada contra Botnia

En coincidencia con el comienzo del fin de semana regresaron a Arroyo Verde y repartieron folletos para concientizar a quienes pasaron por ese lugar. También se apostaron sobre la ruta 14. No descartan otras medidas y analizan qué hacer después de la tregua.

 Por Laura Vales

La asamblea de Gualeguaychú volvió a la ruta y en el comienzo del fin de semana largo hizo una volanteada contra Botnia-UPM. Los ambientalistas repartieron folletos a los turistas que cruzaban por Arroyo Verde y volantearon también en la ruta 14 –la del Mercosur–. Esta semana podrían decidir otras medidas.

“Hay gente que quiere hacer nuevas acciones. La idea es recordar que estamos en 60 días de tregua para facilitar las negociaciones con el Uruguay por el monitoreo, pero seguimos reclamando que Botnia se vaya”, sostuvo José Pouler.

Martín Alazard fue uno de los que participó en la volanteada. Contó que en la ruta se encontraron “con un poco de todo. En general, la gente que viene de la Capital Federal está menos abierta, algunos aceleran la marcha y si no te corrés te pasan por arriba, pero los de la provincia de Entre Ríos e incluso los uruguayos son más receptivos”.

Los volantes tenían información sobre las características de la pastera y la historia de las movilizaciones en Gualeguaychú. La tregua en el corte se mantendrá por lo menos hasta el 19 de agosto, cuando se cumplan dos meses del levantamiento del bloqueo. Entonces, la Asamblea se reunirá para evaluar si está conforme con el plan de vigilancia de Botnia que los gobiernos de Argentina y Uruguay están diseñando.

El martes pasado el canciller uruguayo Luis Almagro le entregó a su par argentino, Héctor Timerman, la contrapropuesta uruguaya para el monitoreo de Botnia y del río Uruguay. Las cancillerías vienen manteniendo la negociación en reserva, y todo indica que si llegan a un acuerdo dejarán el anuncio a cargo de los presidentes. Cristina Kirchner y José Mujica se reunirían el 2 y 3 de agosto en San Juan, en la próxima cumbre del Mercosur. La fecha –si finalmente se concreta la cumbre, que se iba a realizar inicialmente este mes– será ideal, porque el 2 se cumplirá el plazo que los mandatarios se pusieron para diseñar la vigilancia ambiental.

La semana pasada, una delegación de la asamblea fue recibida por Timerman para hablar sobre el tema del monitoreo. “La gran mayoría considera positivo el hecho de haber restablecido el diálogo con el Gobierno, pero algunos creen que la asamblea vino de esa reunión con las manos vacías, porque no les dijeron nada sobre cómo va a ser el monitoreo”, relató Pouler.

Al respecto, Osvaldo Fernández, uno de los abogados que participó en la reunión con el canciller, dijo que “todavía es temprano para evaluar si sirvió o no sirvió haber levantado el corte”. El abogado confirmó que no les dieron “mayores detalles sobre de qué manera se van a implementar los controles”.

En la ciudad, levantado el corte del puente internacional, el ingreso de uruguayos comenzó a mostrar un incremento. Los comerciantes locales dicen que esto favoreció sobre todo a las estaciones de servicio, porque el precio del combustible en la Argentina les resulta barato a los uruguayos, y repercutió en las ventas de los hipermercados. En los comercios chicos, sin embargo, aseguran que todavía no se nota una diferencia.

Para Alazard, es imposible prever qué decisión tomará la asamblea finalizada la tregua. “La situación es muy cambiante, muy evolutiva, y en la asamblea hay muchas opiniones, siempre puede salir para cualquier lado. Estamos todos a la expectativa en este período de 60 días, para ver qué se resuelve.”

Los asambleístas que se reunieron con Timerman le dejaron un escrito de 13 páginas con su propia propuesta de monitoreo para Botnia. Quieren que el control se realice dentro de la pastera, que se haga un seguimiento de los tóxicos asociados al blanqueo de la pasta de celulosa, como dioxinas y furanos, que se realicen controles de las especies animales y vegetales de la zona para detectar si están bioacumulando sustancias tóxicas.

Ambos gobiernos y la asamblea esperan distintas cosas del monitoreo. Los funcionarios buscan garantías de que la pastera no causa daño ambiental y hacer, en general, prevención de la contaminación en el río, mientras que en la asamblea la expectativa es que a través del monitoreo se pruebe que Botnia contamina y esto haga que la planta sea desmantelada.

Compartir: 

Twitter
 

Los asambleístas aprovecharon el fin de semana largo para concientizar a los turistas.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.