EL MUNDO › AL MENOS 56 MUERTOS EN EL ATAQUE MáS MORTíFERO DEL AñO

Atentado contra jefes tribales en Pakistán

 Por Andrew Buncombe

Dos terroristas suicidas, uno por lo menos en moto, mataron a docenas de personas en el nordeste de Pakistán donde los jefes tribales se habían reunido para conocer a los representantes políticos del gobierno. Los funcionarios dijeron que por lo menos 56 personas habían muerto y otras cien resultaron heridas. El ataque, uno de los más mortíferos en Pakistán este año, sucedió en un área donde el ejército había luchado recientemente contra el talibán. Uno de los artefactos causó una pequeña explosión pero el segunda era más grande y creó una enorme devastación. La gente y los vehículos estaban enterrados entre los escombros y numerosos negocios quedaron destruidos. Había niños entre los muertos y las paredes de una prisión cercana fueron dañados, varios internos murieron y otros escaparon.

“Estaba parado a unos 180 metros cuando escuché la explosión”, dijo un testigo, Riaz Hussain. “No sé cómo pasó pero pude ver varios cuerpos en el suelo después de la explosión y la gente corriendo en todas direcciones.”

El ataque fue en el pueblo de Yakaghund, en el distrito Mohmand, cerca de la frontera con Afganistán. Cientos de personas se habían reunido afuera de la oficina del administrador civil, Rasool Khan, donde los jefes tribales habían tenían previsto reunirse con él. Khan, que resultó ileso, dijo que uno de los atacantes estacionó el vehículo cargado de explosivos a pocos metros del edificio de oficinas y trató de escapar en la motocicleta que manejaba su camarada.

“Cuando se alejaban en la moto, uno de los atacantes detonó los explosivos con un control remoto a una distancia como para estar a salvo”, dijo por teléfono. “Ambos terroristas suicidas murieron y su moto quedó destruida.” Entre los heridos había gente que estaba desplazada por la permanente lucha entre las fuerzas de seguridad y los militantes y entre los escombros había carretillas, herramientas y hasta sillas de ruedas. Algunos de los heridos fueron llevados para ser tratados en Peshawar, la capital de Khyber-Pakhtunkwa, antes conocida como la Provincia de la Frontera noroeste.

Algunos informes en la televisión paquistaní sugerían que los miembros de una milicia antitalibán, o lashkar, se habían reunido en el área y ellos eran el blanco intencionado del ataque. El ataque de ayer por la mañana, del que un vocero talibán se adjudicó la autoría, nuevamente subraya la persistente capacidad de los militantes para atacar a pesar de una serie de ofensivas contra ellos por parte de las fuerzas armadas durante todo 2009.

El año pasado, los talibán fueron primero echados de Swat Valley, al noroeste de Islamabak, y en octubre las tropas comenzaron una importante operación en Waziristan Sur. Esta primavera, la ofensiva se extendió a Orakzai. Los oficiales militares afirman que están mayormente en control de Mohmand y han echado a la mayoría de los militantes, aunque las explosiones de ayer desmentirían eso.

Hace pocos días, los líderes políticos del país dijeron que querían llevar a cabo una conferencia nacional de todos los partidos para discutir nuevas maneras de combatir la violencia de los militantes. Los tres años de violencias han causado la muerte de 3400 personas por lo menos y dejado heridas a decenas de miles más.

“Nos gustaría convocar a una conferencia nacional para formular una política nacional sobre el terrorismo”, dijo el primer ministro Yousuf Raza Gilani.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Unos residentes remueven un cadáver del sitio de la explosión.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.