SOCIEDAD › UNA DETENCION RARA EN ROSARIO DE LA FRONTERA

Acusación tirada de los pelos

 Por Emilio Ruchansky

El único sospechoso de instigar una serie de suicidios en Rosario de la Frontera “parece una víctima más” de un complejo problema social, dijeron anoche fuentes judiciales. Tiene 18 años y fue detenido el domingo pasado en ese pueblo salteño, desde donde lo trasladaron hasta la cercana ciudad de Metán para declarar ante el juez. “Pero no pudo –agregó la fuente– porque se quebró emocionalmente. Ahora lo mantenemos custodiado para que no se haga daño a sí mismo, hasta que se le haga un peritaje psiquiátrico y veamos que esté en condiciones de declarar.”

La policía venía investigando al joven hace un mes, luego de que fuera señalado como posible instigador por la directora del colegio donde asistían tres de las cinco personas que se quitaron la vida este año. No lo detuvieron entonces porque no había pruebas y el joven quedó internado en el hospital local cuando se divulgó su identidad. Tuvo un brote psicótico. “El primer informe policial no arroja nada y el segundo lo mete de los pelos... Están analizando un problema social desde la lógica policial”, confió una fuente del juzgado, a cargo del juez Mario Teseyra.

El joven mostró sus brazos con cicatrices hechas con una trincheta, contó que había intentando matarse seis veces y admitió que tenía una profunda relación con F., antes de descompensarse. Según el informe de la División de Inteligencia Criminal de la policía salteña, el sospechoso conocía a otras dos chicas que se quitaron la vida, aunque el joven lo negó. Los elementos peritados fueron cuatro computadoras y varios teléfonos celulares, entre ellos los de los cuatro adolescentes fallecidos entre abril y junio (hubo otro caso más, pero no tendría vinculación).

“Del material analizado de F. y del sospechoso surge que existía contacto entre ambos y que intercambiaron imágenes emo, figuras con alas que representan la libertad del alma y el espíritu, sinónimo de escapar de la realidad”, dice el informe policial. Además se menciona el trinomio: “Amor, sufrimiento y muerte”, como parte de “la tendencia emo”, que comparten quienes “exaltan sus problemas emocionales manteniéndolos en su propio mundo, creando barreras sobre sus familiares y allegados, buscando la salida en quitarse la vida”. El informe también señala que hay un video del joven simulando un ahorcamiento.

Sin embargo, la clave de su detención es un mensaje que el sospechoso dejó en el fotolog de F. un mes después de su muerte. “Sabes yo no tube tiempo de conocerte bien... pero ahora voy a poder conocerte mejor espero que me acepte como tu amigo... debe ser que te hiciste amigo de corbatita y de B (otra chica que se suicidó) sabes ellos son unos buenos chicos y buee ya taremos juntos los 4, asi que esperemen si...”.

Los investigadores creyeron ver en “corbatita” a la personificación del “juego del ahorcado”, que se difundió como desencadente de las muertes. Sin embargo, desde el juzgado aclararon que “corbatita” era el apodo de Facundo Alvarez, un muchacho del pueblo que murió cuando chocó su moto contra un auto el año pasado. “Para nosotros, ese mensaje no tiene una intención de convencimiento a otros”, dijo una fuente judicial.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.