SOCIEDAD › LA POLICíA REVISA VIDEOS DE CáMARAS DE SEGURIDAD Y DE TRáNSITO

En busca de una imagen del tirador de Morón

No hay certezas en torno del caso del –presunto– tirador misterioso de Morón. Hasta el cierre de esta edición la investigación seguía careciendo de sospechosos. Mientras que la salud de uno de los dos hombres heridos entraba en “estado crítico”, algunos rumores relacionaban con el caso una serie de allanamientos realizados en villas de Morón y La Matanza (ver aparte), pero el jefe policial de Morón desmintió la vinculación. Sin identikits de sospechosos ni datos del vehículo, sin móvil claro para los ataques, los pesquisas aguardan las pericias y el fiscal de Morón, Matías Rappazzo, busca pistas en videos de cámaras de seguridad y de tránsito instaladas en las zonas de los ataques.

Por lo demás, “hasta ahora no hay ninguna novedad”, ratificaron fuentes de la fiscalía a este diario al anochecer. Los resultados de balística se conocerán el jueves, pero fuentes de la investigación contaron a este diario que son fuertes las presunciones de que, en ambos casos, los hombres fueron heridos con una 9 milímetros. La aparición de nuevos testigos hace suponer que, además, en ambos casos habrían participado el mismo auto, el mismo tirador y el mismo acompañante.

Los pesquisas policiales sí dejaron en claro que ha quedado descartada “totalmente” la hipótesis del robo en los casos de los dos hombres baleados el domingo, con diferencia de minutos, en Morón. “Toda la zona oeste está trabajando para detener a esta persona”, dijo durante una rueda de prensa matinal el comisario mayor Sergio Bianchi, jefe de la Departamental de Morón, en referencia al “tirador”. Ningún posible móvil, ninguna hipótesis acerca de quién realizó los disparos puede descartarse, aseguró Bianchi, porque “evidentemente esta persona no tiene escrúpulos, no tiene motivos para hacerlo y no sabemos a qué obedece”.

Algunas hipótesis sostenidas en un primer momento podrían, en realidad, no tener asidero. Expertos en criminalística señalaron a este diario que la hipótesis del tirador serial, solitario y que no sigue más razones que su capricho –al estilo del tirador de Belgrano, Martín Ríos– no parece aplicarse a los episodios de Morón. Aun cuando las pericias estén aún inconclusas, fuentes de la investigación afirmaron a este diario que los relatos de los testigos, la cercanía geográfica y temporal entre los ataques y la modalidad sustentan la hipótesis de que se trató, en ambos casos, de los mismos atacantes. Los testigos también refieren un auto blanco (Fiat Duna o Fiat Uno, de acuerdo con la versión) abordado por dos hombres, uno de los cuales efectuaba los disparos. Esas descripciones son, precisamente, las que llevarían a desestimar la hipótesis del tirador serial: rara vez actúan acompañados.

Una hipotética iniciación criminal también estaría desechada como móvil porque no hay antecedentes de tal ceremonia o requerimiento.

Las víctimas permanecen internadas, con pronósticos diferentes. El portero y gasista Alberto Ida, de 64 años, se encontraba en terapia intensiva, conectado a un respirador artificial y en “situación crítica”, luego de que debiera extirpársele un riñón. El vigilador privado Carlos Moyano, de 52, seguía internado pero fuera de peligro.

En la causa no hay detenidos. No se ha secuestrado ningún vehículo, y de momento los investigadores no tienen certezas sobre cuál fue el modelo utilizado. En el auto, de acuerdo cuál sea el relato de los testigos que se observe, podría haber habido dos o tres personas, todos ellos varones.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.