SOCIEDAD › MATAN A UN TURISTA ARGENTINO FRENTE A SU FAMILIA CUANDO LE ROBABAN EL AUTO

De un disparo, en Canasvieiras

La víctima, Raúl Baldo, oriundo de Córdoba, había bajado a la playa a la medianoche mientras buscaba albergue con su familia. Un hombre subió al auto y en el forcejeo lo mató.

Apenas llegaron a la ciudad brasileña de Florianópolis, quisieron tocar la arena, frente a una hostería. Desde la arena, el hombre vio cómo un ladrón subía a su auto y corrió. Luego de un forcejeo, el delincuente disparó y mató de un balazo en la cabeza al turista, un argentino, frente a su esposa y sus dos hijos. El episodio se produjo minutos después de que la familia oriunda de Córdoba llegara al balneario Canasvieiras para pasar sus vacaciones. En diálogo con Página/12, el cónsul argentino en el estado de Santa Catarina, Alberto Coto, remarcó que la policía “está trabajando en la búsqueda” del delincuente, en tanto el auto robado fue hallado con la ropa y documentos, aunque faltaron “una netbook y un teléfono”.

Todo comenzó pasada la medianoche de ayer, cuando Raúl Aurelio Baldo, de 48 años, llegó con su esposa de 40 y sus hijos al balneario brasileño Canasvieiras, uno de los más concurridos por los turistas argentinos, en la isla de Florianópolis, al sur de Brasil. Al llegar a la playa, el hombre detuvo el auto sobre la calle Rudolf Hickel, frente a una posada, para averiguar si había lugar disponible para quedarse allí. “Mientras la mujer bajó para ver si había lugar en la posada, el marido y los dos hijos fueron hasta la playa”, describió el cónsul.

Cuando estaban en la arena, Baldo notó que un hombre entraba a su vehículo y de inmediato volvió, a la carrera. “Hubo una pequeña discusión, pero fue todo muy rápido, muy breve. El delincuente sacó un arma y le disparó un balazo que impactó en la cabeza de Baldo y le provocó la muerte en el acto”, explicó Coto. En medio de los gritos de su familia, Baldo se desmoronó mientras el asaltante trepaba al auto, arrancaba y aceleraba a fondo para esfumarse.

El turista trató de decirle al agresor “que se bajara, que era su auto”, explicó Coto, pero fue baleado. La escena se produjo tan sólo a 200 metros de un puesto de la Policía Militar brasileña.

“Fue un espanto”, dijo el cónsul. “Los hijos (de 12 y 14 años) vieron todo, estaban con él”, relató. Dentro del vehículo de la familia Baldo estaban todas las valijas y pertenencias de la familia, oriunda de la localidad cordobesa de Santa Rosa de Calamuchita.

Por la tarde, la policía halló el vehículo de la familia argentina abandonado en una playa a 10 kilómetros de la isla de Florianópolis. Luego, fue sometido a peritajes en busca de huellas del agresor. “Dentro del auto, salvo una netbook y un teléfono, el resto estaba todo, la ropa, la documentación”, dijo a este diario el cónsul, y aseguró que se pretende “esclarecer el hecho lo antes posible”.

El cuerpo de Baldo fue trasladado al Instituto Médico Legal (IML), donde su esposa realizó el reconocimiento y los trámites necesarios para repatriarlo hacia Córdoba. En diálogo con Página/12, Coto precisó que “no viajó ningún familiar” y que el gobierno local puso un avión para llevar la familia a Porto Alegre y de ahí volará a la Argentina. “El féretro sale en otro avión y va directo a Córdoba”, adelantó.

La conmoción por la noticia recorrió las calles de Santa Rosa de Calamuchita, donde el hombre era radiólogo del Hospital Eva Perón. El padre del hombre contó que era la tercera vez que su hijo con su familia viajaba al país vecino para disfrutar las vacaciones. En general, contó, su hijo no tenía destino fijo: “Ellos viajaban y cuando veían un lugar lindo que les gustara, se quedaban”. Además, contó que su hijo le dijo antes de partir: “No quiero llegar muy de noche” a Brasil. Baldo además era familiar del flamante jefe de la Policía Federal, Enrique Capdevila.

Hasta ayer, según Coto, sólo se habían registrado “robos pequeños”. A su vez, recomendó a los turistas “estar atentos. Y en líneas generales, tener cuidado con la documentación, ya que su pérdida implica uno o dos días menos de vacaciones”.

Baldo se convirtió en el segundo turista argentino asesinado en temporada de verano en el estado de Santa Catarina. En enero de 2006, Ariel Malvino fue asesinado en una pelea callejera en el balneario de Ferrugem, crimen por el cual se encuentran procesados tres jóvenes correntinos.

Informe: Soledad Arréguez Manozzo.

Compartir: 

Twitter
 

Rastros de sangre en el lugar donde Baldo recibió el disparo que le provocó la muerte.
Imagen: Gentileza Diario Catarinense
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.