SOCIEDAD › PERFORMANCE FRENTE AL OBELISCO

No al femicidio

Un grupo de ONG se instaló en la Avenida 9 de Julio para concientizar sobre la violencia de género.

Mujeres y hombres que sostenían perchas con ropas desgarradas y quemadas sorprendieron a los automovilistas y peatones que pasaron ayer al mediodía por la Plaza de la República. El motivo de la original manifestación fue poner en la agenda ciudadana la problemática del femicidio, máxima expresión de la violencia de género, que según datos de la ONG Casa del Encuentro alcanzó al menos a 262 mujeres en 2010 y a 63 en lo que va de este año. “Ni una víctima más. Basta de violencia contra mujeres, niñas y niños”, fue el grito a coro de las cerca de 200 personas que participaron de la actividad. Las organizadoras anunciaron que realizarán este tipo de performance una vez al mes.

“Todavía no hay mucha conciencia del tema”, sostuvo Cristina Bertelli, de la Asociación Argentina de Prevención de la Violencia Familiar. Y puso de ejemplo que en Argentina “se idolatra a Ricardo Barreda, que mató a cuatro mujeres”. Bertelli entiende que “la violencia doméstica forma parte de una sociedad que en general es violenta”. En el mismo sentido, Roberto Zucarelli indicó que “a mucha gente le parece normal que un padre le pegue a un hijo o que el marido a su mujer”. Por eso el hombre aseguró que estas actividades “son necesarias para que se tome dimensión del problema”.

La representante de la APVF resaltó que cuando se le explicó a la gente el sentido de la manifestación, “la recepción fue muy buena”. De todas formas, hubo quien no comprendió la problemática que se puso de manifiesto. Por ejemplo, a Yamila Cenci, de la Red de Mujeres de La Matanza, un hombre le preguntó, a modo de “chiste de mal gusto”, si se le había quemado la remera, que ella sostenía en una percha como símbolo de los continuos casos de mujeres incineradas por su parejas. Al respecto, Zelmira Ardiles, de la APVF, apuntó que “ahora no sólo asesinan a las mujeres sino que aparecen quemadas, es decir, se incrementa el odio”.

Otra persona que pareció no entender el reclamo fue un automovilista que le requirió a Liliana Pluis “instrucciones para pegarle mejor” a su mujer. Pluis, miembro de la Asociación Civil de Especialistas en Violencia Familiar (Acevifa), evaluó que ese tipo de expresiones “forman parte de los latiguillos machistas naturalizados como bromas”.

Como contracara, un joven se acercó a dialogar con Pluis porque su madre es víctima de violencia de género y le preguntó por la prevención. En ese sentido, la integrante de Acevifa le respondió “que con acceso a la Justicia, salud, y educación con perspectiva de género se puede hacer un gran trabajo preventivo”. Sobre este punto, Bertelli evaluó que “siempre se llega tarde con la prevención” debido a que “no alcanzan los recursos que otorga el Estado”. Por su parte, María Eva Sanz, de la Acevifa, reflexionó: “Si todas las ONG trabajamos juntas se puede abordar la prevención y así nadie debería morir en el país por violencia de género”. “Esta actividad es parte de eso”, agregó.

Katalina, una joven colombiana que pasaba frente al Obelisco, se detuvo a ver la performance. “En Colombia también hay muchas golpizas a mujeres. No conozco tanto esto de que las queman”, contó. “Es muy bueno que puedan dar a conocer esto porque pasa en todos lados y acá en Argentina se suelen organizar para repudiar”, celebró un amigo de la joven.

Marta (54 años, Córdoba), Macarena (16 años, San Luis), Carmen (44 años, Misiones), eran algunos de los nombres escritos en los carteles pegados sobre las prendas destrozadas que sostenían mujeres y hombres. “Ellas no podrán usar esta ropa nunca más”, señalaba una pancarta.

Informe: Leonardo Rossi.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo personas con ropa desgarrada y quemada como símbolo.
Imagen: Rafael Yohai
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.