ECONOMíA › SHELL ANUNCIó UNA SUBA DEL 5 POR CIENTO EN NAFTAS, RECIéN DESCONGELADAS

Salió del freezer y entibió el mercado

Un día después de conocida la resolución de Comercio derogando el congelamiento del precio de combustibles, Shell anunció un ajuste en sus precios de surtidor del 4,8 por ciento en Capital y hasta 7 por ciento en el interior.

 Por Raúl Dellatorre

La petrolera Shell no necesitó demasiado tiempo para meditarlo. No habían pasado 24 horas desde que la Secretaría de Comercio hiciera pública la resolución que deroga el congelamiento de precios y ya había decidido otra vez “hacer punta” con los aumentos de combustibles. Tampoco se “anduvo con chiquitas”, ya que el ajuste resuelto sobre los precios del surtidor promedia el 4,8 por ciento en todo el país (hasta 7 por ciento en algunas provincias). El aumento aplicado es más del doble del que había dispuesto la misma empresa en febrero, que motivó la resolución de Comercio obligando a retrotraerlo. Fuentes de las otras petroleras principales que comercializan combustibles de sus propias marcas señalaron que seguirán monitoreando el mercado, pero todavía no han tomado ninguna resolución sobre modificar los precios.

En un mercado oligopólico como el de combustibles, cualquier modificación de precios provoca una distorsión que no se resuelve mediante la competencia. El precio de la nafta súper de Shell en Capital Federal era hasta ayer de 4,14 pesos por litro, contra alrededor de 3,93 de YPF. A partir del aumento dispuesto ayer, el primero se eleva a 4,37 pesos. En una carga habitual de 40 litros, la diferencia entre cargar una marca y otra se estira ahora a más de 17 pesos, más del 10 por ciento del valor total de la carga. Este factor indudablemente impulsará a los automovilistas hacia los surtidores de YPF en forma masiva. Pero por las limitadas condiciones de la oferta, en vez de resultar un buen negocio para esta última, el resultado será –como ya ocurrió otras veces– el desabastecimiento de las estaciones de la marca YPF. En definitiva, YPF también se verá arrastrada a aumentar para no verse perjudicada por largas colas de automovilistas insatisfechos.

Este funcionamiento imperfecto del mercado sustituye la cartelización, es decir, el acuerdo de precios entre las empresas para aumentar, pero con los mismos resultados: el aumento generalizado y unificado, aunque con discrepancia de unos pocos días. Frente a esta perspectiva, cada vez que se produce un aumento estacional de la demanda –como sucede en verano por los automovilistas que salen de vacaciones, y en invierno por la demanda del campo para la cosecha–, el Gobierno incorporó en el último año el mecanismo del congelamiento de precios por resolución de Comercio. Esta “solución” temporaria ahora enfrenta el desafío que ayer le arrojó sobre la mesa Shell al aplicar un aumento sensiblemente mayor al esperado.

La falta de regulación de este mercado no competitivo lleva a que todas las empresas terminen aumentando los precios más allá de sus diferencias en materia de integración vertical. YPF, Esso (ahora en manos de Bridas) y Petrobras procesan el crudo que extraen de sus propios pozos, mientras que Shell debe comprarles el petróleo a terceros. Sin embargo, es la última la que “fija” los precios del mercado, al liderar los aumentos. No es cartelización, pero se parece.

El aumento aplicado por Shell en la nafta súper es del 5,5 por ciento. La V-Power, que pasó de 4,89 pesos a 5,09, tuvo un incremento del 4,1 por ciento. El diésel, en tanto, subió también 20 centavos, equivalentes al 5,3 por ciento. Estos valores, cabe aclarar, son los vigentes desde ayer para la Capital Federal. En el resto del país, como es habitual, los precios varían para arriba, así como los aumentos, que en algún caso alcanza al 7 por ciento. El aumento que había aplicado Shell en los últimos días de enero (que provocó la resolución 13 de Comercio retrotrayendo y congelando los precios al 28 de enero) oscilaba entre el 2 y el 3,6 por ciento. Es decir, la mitad del aplicado ahora (que va del 4 al 7 por ciento). La firma Shell justificó la suba por “el aumento en el costo de la materia prima en febrero y marzo, además de los acordados para abril”, aludiendo a los contratos de abastecimiento de crudo para sus refinerías.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, la participación de YPF en el mercado de combustibles alcanzaba en el primer bimestre al 60 por ciento. Cabe recordar que Petrobras está a punto de oficializar la venta de parte de su red de estaciones Oil, lo cual repartiría su actual participación en el mercado.

Compartir: 

Twitter
 

El aumento de Shell estiró la diferencia de precios con YPF a 44 centavos por litro en la nafta súper.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.