ECONOMíA › EL REAL BRASILEñO SIGUIó SUBIENDO PESE AL IMPUESTO AL INGRESO DE DóLARES

El ataque especulativo no para

Brasil enfrenta un ingreso de dólares por préstamo que amenaza bloquear el sendero de crecimiento de su economía. No logró detenerlo ni con un impuesto extra a la entrada de divisas. Ayer, el dólar cotizó en su valor más bajo en 30 meses.

El endurecimiento en los controles de capitales que estrenó ayer el Banco Central de Brasil no impidió que el real continuara con su apreciación frente al dólar. La divisa estadounidense se negoció con un aumento de 1,25 por ciento para cotizarse en 1,62 reales por billete verde, lo que representa su menor valor de la divisa estadounidense desde agosto de 2008. La apreciación de la moneda propia complica al sector exportador brasileño, porque provoca pérdida de competitividad internacional de sus productos. La autoridad monetaria difundió una actualización de sus proyecciones económicas, en las cuales redujo su pronóstico de crecimiento para este año e incrementó el de inflación. El documento deja en claro que no aplicará ninguna política con el fin de regular los precios.

El gobierno brasileño gravó anteayer con una tasa del 6 por ciento todos los créditos tomados en el exterior por bancos y empresas hasta un año de plazo. La iniciativa explicada por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, tiene como objetivo reducir la masiva entrada de divisas a Brasil y contener el endeudamiento internacional de privados. Ese ingreso de capitales especulativos –el gravamen excluye a la inversión extranjera directa– provocó una fuerte apreciación de su moneda, principalmente a partir del estallido de la crisis financiera internacional. Desde el desplome de los mercados, en septiembre de 2008, el real es la moneda que más se valorizó en el mundo. El año pasado el real acumuló una ganancia de 4,6 por ciento en relación con el dólar y en 2009 se valorizó 32,7 por ciento.

El dilema que enfrenta el gobierno brasileño es cómo contener la inflación sin incentivar el ingreso de capitales. El mes pasado anunció un nuevo aumento de tasas de interés para mantener a raya la inflación. Se encuentra entre las más altas del mundo, con el 11,75 por ciento, y estimula el ingreso de capitales especulativos. En tanto, la inflación continúa siendo un problema para las autoridades brasileñas. El Banco de Brasil dio a conocer su informe trimestral de inflación, en el cual dejó en claro que no tomará medidas más estrictas a las previstas para controlar a las subas de precios, las cuales dejará que sobrepasen al límite superior de su objetivo (6,5 por ciento) este año para converger al 4,5 deseado recién en 2012.

“Esta posición se debe al costo en términos de Producto que tendría un mayor control inflacionario, inadmisible dada la actual desaceleración en el crecimiento, el cual fue pronosticado en 4 por ciento para 2011 (desde el 4,5 anterior)”, señala un informe de la consultora Capital Markets Argentina. El organismo emisor explicó que revisó hacia abajo su proyección para el producto interno bruto en 2011, tras haber constatado una desaceleración económica en los dos primeros meses del año como resultado de las medidas restrictivas adoptadas por la administración Rousseff. El gobierno, en cambio, calcula que la actividad crecerá un 5 por ciento en 2011.

Compartir: 

Twitter
 

El real se fortalece, los exportadores pierden competitividad. Preocupación en el gobierno de Dilma.
Imagen: Reuters
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.